¿Hay que romper los lazos que nos unen a otras personas?

No hay que tener lazos con nadie, hay que vivir sin apegos, sin emitir juicio y evitando la tentación de atarse a nada ni a nadie. Todos somos libres, todos somos uno.

El otro día escribí que lo bueno de hacerte preguntas es que encuentras respuestas que te plantean nuevas preguntas…mi vida como una bola cristal con nieve dentro que a su vez está dentro de una bola de cristal, dentro de otra bola…cuando un ser coge la primera y más grande bola cristal de nieve, nos mueve a todos, porque esos minimundos están unidos por algo, yo lo quiero llamar átomo cuántico o Fuente principal de luz de amor incondicional.

La meditación de Chopra de hoy no ha dicho nada nuevo, pero está bien que nos lo recuerden personajes como él. “Todos somos el maravilloso milagro de la vida”, todos estamos hechos de la misma esencia que un rayo de sol, Dios o tu enemigo. Es el milagro de la UNICIDAD. En el momento en que entendamos eso y lo llevemos a sus máximas consecuencias, no podremos hacer daño a nadie. A nadie. No podremos desear el mal a nadie porque nos lo desearemos a nosotros, no podremos odiar a nadie porque nos odiaremos a nosotros, no querremos alejarnos de nadie porque nos alejaremos de nosotros.

Cada persona que llega a nuestras vidas llega en el momento adecuado, idóneo. Si nos hacen mal es porque quizás nosotros hayamos preparado ese terreno para nuestra propia evolución, lo dice Louis L Hay y Bruce H. Lipton.

Nuestros seres interiores han provocado aquello que nos pasa, para bien o para mal. En el momento en el que dejemos de juzgar, entenderemos. En el momento en el que nos pongamos en la piel del prójimo en relación a nosotros podremos saber qué es lo que nosotros hemos hecho para que se comporten así. He dejado que me roben, he dejado que me griten, he provocado que me roben, he provocado que me griten… es difícil de entender, hay que trabajar mucho la meditación.

Ahora que estoy viviendo mi separación y divorcio, en vez de odiar a mi ex, la amo más. Agradezco todo lo que ha hecho por mí, y veo que nuestros seres interiores nos hemos estado haciendo un boicot tras otro para hacernos ver a nuestros seres físicos que la felicidad no la conseguimos estando juntos. Entender eso y ser coherente con nuestros actos es lo difícil porque aun pensando que uno es un ser muy evolucionado, yo tiendo a dejar de pensar con el corazón y gana el hígado, entonces sale la bilis y me irrito…posibilidad de tomar consciencia de nuevo. Coherencia y a trabajar en ser mejor persona, al final, nuestros seres de luz saben mejor que nosotros qué es lo que necesitamos en cada momento. ¿es duro? Pues no voy a negarlo, se me hace más duro infligir dolor, ser la causa del sufrimiento, pero eso es también algo que cada uno tiene que pasar. Todos los  implicados en el proceso tenemos que llevar nuestra mochila, yo no puedo llevar la de mi hija, ni mi madre la mía, ni yo la de mi ex, etc. Todos tenemos que pasar por esa experiencia, mirar nuestros sentimientos y dejar fluir para que podamos seguir el camino de la vida según estaba planeado desde ese nivel energético que es la gran enciclopedia universal del conocimiento donde se encuentra escrito lo que ha pasado, lo que va a pasar y lo que está pasando.

Yo escribo esto dictado por mi intuición creativa, dejo que los dedos se muevan por el teclado empujados por una voz interior y ser consciente de ello es precioso. Yo no creo, yo transcribo las ideas que están en esa campo morfogenético.

Tenía una amiga que un día se enfadó conmigo por un malentendido que se podía haber solventado comunicándonos, pero en vez de eso, dijo su decreto favorito. ”te doy todo mi amor y te alejo de mi vida”. Y nos alejamos. Era una muy buena amiga, en vez de enfrentarse  a las lecciones de la vida y la convivencia decidió abandonar años de amistad, sufrir, avanzar, disfrutar y crecer juntos por un mal entendido de unos minutos. Pues muy bien. Yo no soy quien para juzgar/me, no soy imparcial, pero creo que de todo hecho se puede sacar partido, hay que dar tiempo y oportunidades. De cada caída un aprendizaje. No digo que solo se pueda aprender a base de caídas o sufrimiento, pero podemos aprender mucho si en vez de llorar o lamentarnos observamos el origen y causa del sufrimiento. Lo abrazamos y lo dejamos ir en vez de regodearnos en ello.

Quiero recordar que, además, todo lo que nos pasa o hacemos tiene una repercusión, el adjetivo bueno malo lo ponemos nosotros pero las cosas SON, sin más. Y como dice el Talmud hebreo no vemos las cosas como son sino como somos.

4 comentarios en “¿Hay que romper los lazos que nos unen a otras personas?

  1. Berta

    Pero no olvidemos que todo lleva su tiempo, un duelo que hay que pasar. Es entonces, cuando ya se ha pasado, con perspectiva y sin el hígado puesto en el tema, cuando se pueden ver las cosas claramente. Esta es mi humilde opinión, claro.

    Responder
    1. Jose Escudero Autor

      Tienes toda la razón. Todo lleva su tiempo, en el escrito digo que es difícil y que cada caída es un despertar.
      Además no debemos nunca reprimir sentimientos pero si aprender de ellos y ver que es lo que resuelve y perjudica.
      No es nada fácil vivir sin emitir juicio.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *