Archivo de la categoría: Abrazos Gratis

Kedada de abrazos en Castellón

De nuevo nos animamos a colaborar, junto con Revista IMO y la Asociación Namasté La Plana, en la Kedada de abrazos que organiza Desam. Ferrández en Castellón.

Será el sábado 5 de mayo en la Plaza de Santa Clara, junto a la entrada a la Feria del Libro.

En este enlace podéis ver el vídeo de la conferencia que Desam ofreció en enero en La Bohemia de Castellón, titulada Abraza, sonríe y ama, en donde menciona los beneficios y los tipos de abrazos .

Te esperamos con los brazos abiertos

Gracias amigo, Stephan

Desde hace tres semanas llevo una chapa que dice ¿Me das un abrazo?

He ido con ella a todas partes y nadie me ha pedido un abrazo, será porque no se han fijado en la chapa o porque no quieren dar un abrazo…

Ayer estaba esperando a mi hija en una calle de Madrid. Yo estaba metido en mis pensamientos, abstraído del mundo, hasta que veo a un hombre, de aspecto muy particular, acercarse hacia donde me encuentro. Sube despacito la calle, se para a hablar con cada grupo de personas que ve. Intuyo que está pidiendo dinero y nadie le presta atención.

Cuando llega a donde yo estoy me mira a los ojos. Mirada profunda. Puedo ver su ser interior guiñándome un ojo. Me río y le digo que de todo corazón no puedo darle nada, es cierto, no tenía ni para…bueno ¿Para qué os voy a contar mi vida ahora?…veo que lee detenidamente la chapa y le pregunto ¿Me das un abrazo? Me mira y me sonríe, ¡claro que sí!…Nos damos un abrazo. Le pregunto que si quiere la chapa, la acepta encantado y se va.

Al rato vuelve y me dice…¿Quién hace las chapas? Yo, le respondo. “pues pon ¿Me das un abrazo y una sonrisa?. No es mala idea…Quizás para la próxima.

¡Cuánto cuesta dar abrazos!, a ver si así es más fácil arrancar una sonrisa…como el ángel de la chistera plateada que venía pidiendo dinero y me regalo un nuevo despertar.

Gracias amigo, Stephan. No somos invisibles, gracias por hacerme salir de la cueva en la que me estaba metiendo…estaba teniendo miedo de la oscuridad…

Hasta me encuentro cierto parecido…y es que perfectamente yo podía ser él. Todos somos uno.

 

¿Me das un abrazo?

img-20161021-wa0039

“¿De qué se trata esto?” Me han preguntado más de una persona mientras me abrazaban. “¿Necesitas un abrazo? Yo te doy uno que es muy reconfortante”. Mi respuesta es siempre la misma, se trata de confiar y de transmitir confianza, de demostrar al mundo que podemos seguir confiando en el prójimo, que yo confío con los ojos cerrados y que sepas que tú y yo no somos tan diferentes ¿Confías?.

Yo hoy he confiado, he ido a una céntrica plaza de Madrid donde el transitar de turistas y madrileños es incesante, he puesto mi mochila en el suelo rodeada de los carteles que he usado de reclamo, me he tapado los ojos con una bandana y he abierto los brazos pidiendo un abrazo. No ha tardado en llegar el primero, ha sido muy hermoso.

El no ver agudiza otros sentidos y mi oído se percataba de cosas que viendo no hubiese sido capaz. La persona se acerca sigilosa, sin querer asustar, susurra “te voy a dar un abrazo” y lo hace suavemente. Ahí es cuando llega el mayor deleite, sientes calor en el corazón, en la ombligo y cómo se fusionan las energías, es precioso cuando se acaba la tensión en brazos y hombros y se relajan, se entregan. Ahí es cuando revelas  el fluir de la energía del amor incondicional pasando por los cuerpos.

No me ha dado tiempo a pensar mucho, he tenido pequeñas reflexiones de instantes. No podía contabilizar el tiempo, sentía su paso por el calor del sol, según atardecía hacía más fresco. Cuando llevaba un buen rato abrazando, me vino a la mente que no se me había ocurrido imaginarme como eran las personas que me envolvían con sus brazos mí cuerpo, realmente me daba igual, yo no las podía ver físicamente pero sí he sentido su esencia, entonces me imaginé que venían seres de luz en fila deseando dar abrazos. De ahí pasé al pensamiento sufí “Si haces algo malo a un ser humano, se lo haces a toda la humanidad; lo bueno que le hagas a un ser humano, se lo haces a toda la humanidad”, y visualicé a todas estas personas que se han acercado a darme un abrazo, abrazando a toda la humanidad y, así, elevando la frecuencia de todos los corazones, de todos los individuos que formamos este gran universo.

Estar con los ojos cerrados me ha servido para sentir más profundamente, cada abrazo recibido es sentido de una manera muy especial, muy amorosa.

De los comentarios que me han hecho me han llamado la atención primero uno que me dijo que era muy valiente por hacer esto, otros me daban las gracias, la enhorabuena o un par de personas que me dijeron que el mundo necesita más gente como yo. Yo soy uno entre muchos en diferentes lugares del planeta. Cada vez somos más pero en la mayoría de las ocasiones no somos noticia.

Recibir abrazos sí que es muy reconfortante, no voy a extenderme sobre los beneficios de dar y recibir abrazos (te hace feliz, sube las defensas, mejora la autoestima…) sólo puedo decir que al terminar la sesión, tras casi dos horas, estaba metido en una burbujita de felicidad y con una cara tal de éxtasis, que todavía mantengo al escribir este artículo. Confieso que ya estoy deseando hacer otra quedada pero esta vez sin taparme los ojos para poder mirar a los de esos “ángeles” que se acerquen a mí.

Me ha llamado la atención que ha habido personas de todas las edades, casi igual número de hombres que de mujeres, aunque he de decir que éstas abrazan diferente, cuesta que un hombre se entregue pero cuando lo hacen sientes esa energía masculina. Vivimos es una sociedad tan condicionada y programada que hace muy difícil dar abrazos, los cambios se han de hacer poco a poco para que la sociedad pueda ir integrando eso que se ha de cambiar. Romper viejos paradigmas, desprogramarnos, es tarea de todos pero para ello tenemos que despertar y lo estamos haciendo muy bien. Ayer así lo sentí.

Destacar que como estaba en una zona turística han pasado muchos extranjeros, alemanes, franceses, estadounidenses lo que para mí ha significado que un abrazo no conoce fronteras, ni es xenófobo. Es más, nos hermana, nos hace iguales, nos invita a amar. Una joven me susurro maravillada “es mi primera vez en Madrid y me encuentro con esto”. ¡Qué hermoso momento!

Una de las últimas personas en abrazarme en esta hermosa jornada fue una niña, su madre la acercó y me dijo que una niña quería abrazarme, dejé el cartel en el suelo, me puse de rodillas y estuvimos un buen rato abrazados. De la emoción se me caían las lágrimas que quedaban atrapadas en la bandana azul que cubría mis ojos.

Al terminar mis compañeros, que estaban grabando en vídeo, me comentaron lo que habían sentido ellos, estaban muy sensibles y emocionados, me informaron de lo que yo no vi, había bastantes estudiantes observando, unos se acercaron a darme abrazos y otros no quisieron, una de esas jóvenes que no quiso darme un abrazo no paraba de mirar, al parecer también estaba muy emocionada, hasta lloró. Sus amigos preguntaron por qué se hacía esto, “necesitamos romper las barreras que nos han estado separando, nos cuesta dejar que nos toquen cada vez más o que nos abrace un desconocido, vamos a volver a la cultura del tacto, al abrazo, volvamos a confiar”.

No hay nada más hermoso que eso, dejarse abrazar confiando en que el universo solo nos ofrece las cosas buenas que en cada momento  necesitamos y que ese abracito que ahora recibo es mi premio del día a la vez que es el premio del que está al otro lado del abrazo, fusionando corazones, llegando a la unicidad espiritual, sin máscaras, sin pretensiones, y amando incondicionalmente, tal y como se debe hacer.

Yo confío, amo y agradezco.

Hay personas que actúan y personas que hacen que algo  suceda, gracias a todos los que han hecho posible éste momento mágico.

 img-20161021-wa0043

Gracias por las fotos a Jesús y a Juana

Gracias por el vídeo Pepi y Juan Carlos

Artículo publicado en la Agencia de Noticias No Violentas, Pressenza ¿Me das un abrazo?

EL poder ilimitado de un abrazo

Quería compartir una hermosa experiencia con vosotros.
Hace una semana fui a trabajar como fotógrafo a una obra que estaba a punto de terminarse.
Al parecer, cuanto más próximo a la fecha de entrega, los directivos y ejecutivos de la empresa constructora están más nerviosos.
En esos tres días que estuve hablé del poder del pensamiento positivo y de la gratitud…hasta me dijeron que debía ir todos los días para motivarlos.
Había una joven con especial tensión, era de seguridad, muy estricta. En una de mis explicaciones, cuando hablaba del poder ilimitado del abrazo, me mira sorprendida y sonríe. Inmediatamente le pedí me diera uno. Tras el abrazo su expresión era otra, paz era lo que transmitía ahora.
Ayer, diez días después de ese abrazo, voy a la caseta de obra para entregar mi trabajo y me encuentro a esta mujer con dos compis, un chico y una chica.
Me dice, “perdona, no recuerdo tu nombre.” Me presento.
Continua ella diciendo a la chica “que te de un abrazo que da Reiki y te deja nueva” y me mira diciéndome “lo necesita como yo el otro día”.
Al final repartí tres abrazos y yo me sentí muy afortunado y agradecido.
Me gusta ser yo en cada momento a pesar de las etiquetas y situaciones.
Habla de amor, de abrazos y vive acorde a tus valores. Muchos nos llamarán locos pero en otros despertaremos sentimientos que tenemos olvidados precisamente por tener que vivir con etiquetas.
El poder de un abrazo, corazón con corazón, no tiene límites.
Gracias

Kedada de abrazos gratis

brazos Castell´n_n  He tenido la hermosa oportunidad de repartir abrazos en  Castellón en una Kedada de Abrazos Gratis que organizó la maravillosa Asociación Namasté La Plana y la maestra quien me introdujo en el arte de Abrazar, de  pedir abrazos porque “uno es el que los necesita”, mi amiga Desam. Estuvimos en las proximidades del Hospital Provincial de Castellón.

Nos juntamos unos pocos voluntarios en una maravillosa mañana que había amenazado con llover pero no, al final hizo el magnífico día de primavera que todos esperábamos, no podía ser de otra manera, fresco en la sombra, calorcito en el sol o con los abracitos que nos llevamos al cuerpo.

He de reconocer que cuando cambias de ciudad todo es diferente, ni mejor ni peor, la experiencia es maravillosa, uno la vive de otra forma, no puedo explicarlo bien. Lo vives de una manera diferente, como si fuese la primera, única y última vez que lo haces. Estuve muy a gusto, y me sentí sorprendido por lo bien que abrazan en Castellón, jejeje…hubo experiencias maravillosas. Los jóvenes, tanto chicas como chicos, dan abrazos sentidos, prolongados. Me encantó porque los sienten de verdad. Las personas mayores también  se dejan querer, te van a dar dos besos pero uno aprieta bien fuerte e intenta estar eso 20 segundos de rigor que marcan las pautas del buen abrazo.

En estos  eventos ves todo tipo de personas, los que van con prisa, o con miedos, los que van con curiosidad…otros nos miran y dicen que no pero acaban  regresando a por su abrazo ¿quién puede negar un abrazo cunado te pide que “necesito uno”?.  Ves a jóvenes que continúan andando, parece que no nos hacen caso, al rato se paran y se abrazan entre ellos. ¡Me encanta!.

Desde los coches nos mandaban abrazos, el conductor de un autobús nos pita y nos abraza desde la distancia…detales hermosos de un mundo que está  deseando ser amable y amar.

Y es que se siente mucho amor.

Hubo tres experiencias especiales, una con perros, pasó una mujer con dos canes, ella se llevó su abrazo de parte de una de mis compañeras, siguió caminando y se vuelve y dice, justo a la vez que yo iba hacia ella como si nos hubiésemos leído el pensamiento…los perros también quieren abrazos. Uno de ellos me cogió el cartel y estuvo jugando un  buen rato.

Otro caso hermoso fue el de un padre y un hijo, estuvieron mirando un buen rato y no se atrevían a darnos abrazos, pero al final el niño dice a su padre que quiere un abrazo, se acerca a mí y me lo da, inmenso, precioso. Estuvimos hablando un buen rato, al final, regalé mi cartel al crio para que pida abrazos en clase.

 El tercer caso, sencillamente espectacular, muy  especial. Sale un grupo de pacientes del hospital, tienen aspecto de tener algún tipo de enfermedad mental, no importa cuales sean. El grupo se para, junto con sus cuidadores, frente a nosotros  y nos dan un abrazo a cada uno. Estuvimos un buen rato sintiendo una fuerza de amor tan especial que cuando se fueron, nos miramos Desam y yo con los ojos vidriosos sin nada que decir, nada más nos quedaba guardar ese tesoro en nuestra memoria como la “fotografía del día”, los sentimientos se harán cada vez más grandes, los recuerdos harán de ese momento una gran enseñanza llena de amor incondicional y humildad. ¡qué pequeños somos pero a la vez que grandes!

Hubo un caso curioso de una familia que pasa corriendo como con miedo y el abuelo, el último de todos, saca unas monedas del bolsillo y me las ofrece. Yo le digo que gracias pero no, no estamos aquí para eso. Me hizo reflexionar. Hay cosas que no tienen precio, un abrazo es gratis y se da porque sale del corazón y eso es lo que junta, corazones, para cambiar la frecuencia del mundo,  para elevarla. Para romper barreras, disfraces y etiquetas.

Para vivir y amar sin pedir nada a cambio. Solo porque lo necesito.

13122819_10209695779096892_9002188052622200471_o

Crónica de la III Quedada de Abrazos Gratis

En la vida suceden cosas maravillosas, esta semana ha pasado algo inmenso.

El fin de semana pasado mi amiga Desam estuvo dando Reiki y dando Abrazos en la Feria Alternativa en Castellón, me lo contaba y se me ponían los dientes largos, a lo tanto, hace unos 14 meses que no organizo yo una en Madrid, entre unas cosas y otras no he tenido oportunidad, o no me he dado tiempo para esto.

Pero el mismo domingo creé el evento en Facebook, no podía esperar, las otras ocasiones en las que hemos realizado las quedadas he salido en una burbujita feliz.

Total que a lo largo de la semana van pasando una serie de cosas que no voy a contar ahora, el viernes me siento algo triste, desganado y el sábado tengo una gran necesidad de Abrazos. El universo es así de listo, mi ser interior sabía cómo iba a estar hoy y ha organizado todo en una semana, ¡una semana!, para que hoy pudiese recibir los abrazos que tanto he necesitado.

ab 3

La vida no está siendo fácil para muchas personas, lo sé, soy afortunado y doy gracias y bendigo cada acción que me pasa en la vida, ya sea buena o mala, los momentos de flaqueza sirven para levantarse reforzado, sobre todo cuando te rodean todos estos ángeles, soy muy afortunado.

Hoy nos hemos juntado Carmen, con quien pude compartir unos minutos de charla previa, según hablábamos me estaba respondiendo a todas mis dudas y miedos de los últimos días que me hacían flaquear. De ahí a dar abrazos, a pedir abrazos reconfortantes; Yvonne, Cristina, con toda su tropa, mamá, sus dos hijas, prima y sobrina, Ana María, Moira y Olivia Nieves y Ruth, casi que podían haber montado la quedada ellas solas, jajaja, que gran familia.

Me encanta vivir una jornada de estas, realmente se aprende mucho. Lo primero de todo es pedir que te den un abrazo, porque el que lo necesita es uno, en primera persona. Vas pidiendo y ofreciendo y te dicen de todo, desde “como te voy a negar un abrazo” hasta “no estoy para gilipolleces”…El principio básico es no sentirse ofendido, vivir la experiencia como observador, estamos en la plaza de un hospital donde hay mucho sufrimiento, tienes que ponerte en el lugar de tu prójimo y si ves rechazo, respetar, si sientes que hay una necesidad de ser ayudado, preguntar, en eso consiste la  agoraterapia, la escucha amorosa, es precioso, dejar que te hablen y se echen a llorar si es necesario para que puedan desahogarse. A saber qué es lo por lo que estén pasando.

ab 4

Si puedes aprovechar para dar un poco de Reiki, dejar esa semillita de luz, de amor incondicional en los corazones de todos los que han pasado  por tu lado, pues mejor. Al recibir un no por respuesta, al dar un abrazo o al escuchar.

Es verdad que un abrazo reconforta, es cierto que la comunicación es el principio de la amistad. Todo es muy hermoso, todo. Hoy necesitaba un abrazo y he recibido cientos, físicos y virtuales, de amigos que no han podido venir. Soy muy afortunado.

He notado que en esta ocasión, a diferencia de las anteriores quedadas, el personal del hospital estaba reacio a recibir abrazos,  aunque sí ha habido muchos que sí nos han abrazado. Los he notado muy quemados, alguna persona se me quejaba de falta de personal y demasiado trabajo. Amor y luz para todos, necesitamos una sanidad alegre, vital, con ganas de dar amor en su trabajo. Tienen todo mi apoyo y amor.

Como detalles a destacar contar que un grupo de tres gitanos vienen hacia mí y les pido un abrazo y me dicen que no. Se meten al Materno Infantil, al rato salen a fumar y me ven, me piden si se puede hacer una foto conmigo uno de ellos, le digo que no, sino me dan un abrazo. Me lo da, me hacen la foto y luego les pido una foto con mi cámara pero esta vez abrazándonos, accede a regañadientes pero lo hace, el compañero que coge la cámara se hace el tonto y tarda más de la cuenta, mientras el que es abrazado  por mí se pone nervioso. Nos reímos, al final me lleve el abrazo de los tres. Y no acaba ahí la cosa. Seguimos pidiendo abrazos y al rato baja uno de ellos con su mujer y su hija, la mujer no quiere abrazos, a pesar que el marido dice que abrazarme trae suerte, pero la niña de unos tres años, sale corriendo hacia mí y me aprieta un abrazo que me llevaré conmigo a la tumba, lo recordaré toda mi vida. Impresionante. Al rato sale otro de los gitanos con su mujer, quien me mira y me dice, ¿cómo no? Y me da otro hermoso abrazo.

ab 2

Quiero destacar el abrazo de Guille, uno de eso seres de luz que viene a este mundo a dar amor y que le demos amor a raudales, iba en su silla de ruedas empujado por su padre. Le pregunto cómo se llama y me responde el padre que no puede hablar que no es un niño normal, yo le respondo que los que no somos normales somos nosotros, que Guille es un ángel, un ser de luz y que le está dando mucho amor. El padre asiente. Yo me quedo mirándoles cómo pasean bajo el sol antes de la hora de comer. Me encanta la vida.

Otra niña sale corriendo a darme otro abrazo, todavía estaba en la plaza, junto a su madre, cuando me fui y le di uno de mis carteles, me dice su madre que lo llevará mañana a clase, ¡bien! Difundirá la terapia de los abrazos entre sus amigos.

Ver abrazar a las niñas, ver a todas mis compis dar abrazos, sentir el auténtico significado de la Abrazoterapia en primera persona me ha emocionado mucho.

Muchas personas nos preguntan siempre por qué hacemos esto, que de dónde somos, jajaja, somos de la tierra, intentamos mejorar el mundo a través de la escucha amorosa, de un abracito, pero en verdad, hoy yo si necesitaba esos abrazos y agradezco al universo y a mis compañeras que lo han hecho posible, hoy sí he mejorado mi mundo.

Ha sido otra mañana inolvidable, por lo menos para mí.

Gracias, gracias, gracias.

abrazos gratris