Aburrirse puede ser muy divertido

Estuve hace un par de días en la presentación de un libro de una autora muy especial, la conocí a través de Fidel Delgado, se llama Pepa Horno, es psicóloga infantil, tiene una bonita voz. Transmite muy bien, y no es fácil de entender lo que cuenta, al igual que a Fidel, “nos entenderán los que tienen que entendernos” y daros cuenta de que yo voy y me incluyo en el pack, podía decir paquete, pero esa palabra castellana tiene connotaciones feas, sin embargo en inglés da cierto estatus.  Durante la presentación de El lenguaje de los árboles, Pepa brindó la oportunidad de de preguntar o comentar lo que quisiéramos. Hubo una mujer que levantó la mano y comentó su experiencia de cuando era físicamente niña, de cuando iba en el coche, de cuando en los coches no había distracciones tipo reproductores de DVD, y de pronto, en los días de lluvia, ibas sentado en la parte de atrás, sin cinturón, desafiando a la muerte, y nuestra mente infantil, ajena al bien y al mal, se fijaba en una gota que se movía por la ventanilla buscando su hueco entre las demás gotas que, curiosamente o estaban quietas o se movían a otra velocidad. Nuestra gota protagonista buscaba su camino, iba de un lado al otro de la ventanilla a gran velocidad hasta desaparecer en el abismo de su universo o hasta fusionarse con otra gota. Había veces que te fijabas en dos gotas y hacia carreras, ¿a ver cuál llega más lejos? Claro ese es el pensamiento de los que hemos crecido en la competitividad. Me encantó escuchar ese relato de las gotas. Concluyó la buena señora con la frase “aburrirse tiene su punto”; yo diría, “aburrirse puede ser divertido y muy evolutivo”.

Estamos en la sociedad de la constante desinformación, o información, porque toda información que nos llega puede ser reflejo de una realidad, son posibilidades por lo que en planos paralelos pueden ser reales, lo piensas, lo creas. Por eso es tan importante no escuchar tanto, para no dar vida a eso que nos quieren contar. Tenemos constantemente puesta la radio, la televisión, los whatsapp, redes sociales, periódicos. No nos damos tiempo para aburrirnos, el poco tiempo que dedicamos a no ingerir información le damos vueltas a la cabeza a temas que nos mortifican, generando a su vez egregores que nos puede debilitar.

Yo considero al aburrimiento un proceso creativo, es cuando tu mente puede generar tus propias ideas, está considerado que han de ser malas porque el refranero se ha ocupado de dar mala prensa a eso del aburrirse, “Cuando el diablo no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo”, sin embargo, Newton desarrollo una teoría tras un pernicioso estado de descanso, cuando cayó una manzana de un árbol y él estaba en disposición de observar, que es lo que estamos perdiendo ahora, nuestra capacidad de observación y de sorpresa. Yo creo que ahora así como observar, se observa a través de cámaras, de microscopios, como con un fin. Pero no se observa porque sí.

Muchas de mis pocas buenas ideas han venido tras una obcecante cabezonería de querer hacer las cosas de una determinada manera, cuando me rindo y comienzo otra vez desde cero, me retiro, me aíslo y dejo de pensar, me doy mi espacio para no pensar, entonces en cuando encuentro el secreto del éxito.

Quizás sea que con nuestros pensamientos limitantes bajamos nuestras frecuencias y al relajarnos sintonizamos con el ordenador universal que contiene toda la información de la historia del mundo, elevamos nuestra frecuencia y damos con la respuesta, nos viene, sola. La respuesta, la fórmula, o el entretenimiento.

Me encantó estar en la presentación del libro de Pepa Horno, El lenguaje de los árboles, me hizo recordar lo bien que me lo pasaba aburriéndome, haciendo garabatos en un papel, o mirando el tintinear de una vela. Tenemos que dejar que los niños se aburran para que aprendan a desarrollar la imaginación, como he dicho en algún otro post lo que suelo decir a María, que no te cuenten la vida, vívela…pues mejor todavía, créala. Los mejores momentos los hemos pasado, ella y yo, jugando con nada, con una caja de cartón o desarrollando ideas…hubo un tiempo, cuando era muy pequeña, en el que dábamos utilidades a los objetos, cogíamos un vaso y nos preguntábamos que era…un vaso, un sombrero, una fuente, un bebedero para pájaros, una piscina para mosquitos, un portalápices….ahora que lo pienso, eso es trabajar el multi espacio y la unicidad.

Hay muchas formas buenas para no aburrirse pero ver dos gotas viajar por el pequeño inmenso espacio que es una ventanilla de un coche es toda una aburrida experiencia metafisicacuanticaenergeticaevolutiva, ojala nos diéramos más tiempo para aburrirnos.

Gracias, Fidel, por aportar personas y experiencias interesantes en mi vida, gracias Pepa, por compartir tu conocimiento y tu cariño con todos nosotros.

3 comentarios en “Aburrirse puede ser muy divertido

  1. Amelia

    Hola Jose
    La verdad es con la agenda tan apretada no me da tiempo a aburrirme, ya que en cuanto tengo media hora libre leo, yo creo q hago las cosas rapidamente para q me sobren unos minutos para leer jeje.
    Aunque si recuerdo que de joven me aburria con facilidad, era como si el tiempo me cundiera mas y diera para aburrirme.
    Ahora estoy pensando y recuerdo que no hace mucho que fui a una cena con conocidos y como me aburria, me levante, les desee las buenas noches y sin cortarme un pelo me fui, es la primera vez que lo hago jeje con la edad se pierde la vergüenza.
    Gracias por contar cosas lindas que me hacen recordar.

    Responder
    1. Jose Escudero Autor

      Hola Amelia
      Gracias por escribir, lo que más me gusta es comprobar que no te aburren mis escritos.Con la edad se adquiere vergüenza qe luego se pierde porque de niños no nos importaba gritar en medio del supermercado para conseguir nuestros fines, una tableta de chocolate, al menos, jajaja…
      Sé como eres, eres feliz, se te nota.
      Feliz hoy
      Jose

      Responder
      1. Amelia

        Siiii jajja
        Es como un anuncio que hicieron en la tele hace ya tiempo, un niño se coge la pataleta del siglo en un super y la madre sin cortarse ni un pelo, hace lo mismo que el niño y lo deja descolocado jajja. Siempre me alucina la imaginacion que tienen para hacer anuncios, cuando ya esta casi todo hecho.
        Gracias Jose, si soy feliz, ya que esto solo depende de mi.
        Feliz Blog

        Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *