Archivo del Autor: Jose Escudero

Acerca de Jose Escudero

Buscador, activista cuántico, soñador, maestro reiki, aprendiz en constante evolución. Co-Editor de Revista IMO,

¿Por qué ser voluntario?

 

Texto escrito por mi para el primer boletín especial Voluntariado de la Asociación de servicio de Reiki

Para algunas personas la labor que hacen las ONG´S y los voluntarios las deberían de desarrollar los gobiernos, es decir, piensan que a través de esos voluntarios están creando más paro, si los trabajos se hacen gratis se deja de pagar por un servicio que además tendrían que hacer los gobiernos directamente con sus correspondientes departamentos gubernamentales. Se dice que la labor de algunas asociaciones es la forma que tienen los gobiernos de privatizar servicios que tenían que ser públicos ahora en empresas privadas a las que se dan subvenciones para que se hagan esas tareas.

Ahora bien: ¿Se harían esas tareas si no fuese por las Asociaciones sin ánimo de lucro? Es una difícil pregunta. Muchas se harían, no sabemos de qué forma. Otras, seguro que no. Según surgen necesidades se van creando las ayudas y muchas veces esas ayudas llegan más rápido si no se ven envueltas entre las inmensas redes de la burocracia. Lo cierto es que esas personas que así piensan tienen razón.

Hay muchas cosas que deberían hacer los gobiernos, pero no las hacen. Es verdad que muchas de ellas deberían ser remuneradas; el dinero que se mueve genera abundancia. Yo cobro, yo lo gasto. Pero también es verdad que hay cosas que no se pagan con la energía dinero. Yo actúo porque me sale del corazón, soy activista y me encanta ser voluntario. Llevo más de treinta años haciéndolo.

He pasado todo tipo de experiencias y me he topado con toda clase de personas. Y todavía me quedan muchas más experiencias por vivir y personas por conocer. Yo no ayudo para ayudar; soy voluntario para que me ayuden, para aprender, para entregar al universo parte de lo que de Él recibo.

Soy voluntario para tener experiencias, para amar, para encontrarme en situaciones en las que no estaría en la vida cotidiana. Me encanta, cuando doy Reiki, poder ver los ojitos de los niños, o sentir las energías de los enfermos de cáncer, o de Alzheimer, o los que tiene parálisis cerebral…Cómo cambian sus facciones antes y después de una sesión. Me gusta escucharles y que me abracen.

Cuando escucho su agradecimiento me hacen sentir especial, muy pequeño en comparación al amor que hay en mí corazón. El agradecido soy yo por poder ser una herramienta de amor tan maravillosa. Yo soy el primer beneficiado a la hora de hacer un voluntariado o de organizar cualquier evento solidario…

El inmenso poder de las constelaciones hace que seamos los que tenemos que ser, desde la ONG a la que va dirigida la ayuda, hasta los compañeros, los voluntarios, los que vienen a recibir y a donar, todos son tan hermosos que lo único que puede salir de ahí es crecimiento, despertar y evolución. No es sólo ayudar a una ONG, es hacer que las cosas pasen y lo que se mueve esos días es tan hermoso que nos sitúa en nuestro lugar, en el aquí y el ahora en el momento en el que ocurre. Amor, somos amor, nos entregamos con amor y aceptamos con amor.

Cualquier evento que te haga sentir eso siendo solidario es extraordinario. Yo agradezco cada experiencia que he tenido en el mundo del voluntariado.

¿Por qué ser voluntario? Por ayudar/nos a sacar lo mejor de nosotros mismos en beneficio de algo mucho más grande que tú y que yo juntos…la humanidad.

boletin voluntariado1

Mindfulness con una mirada fotográfica en AMELyA

Tengo el enorme orgullo de haber sido invitado a dar un taller de Mindfluness con una mirada fotográfica en AMELyA para los asociados y familiares y amigos.

AMELyA es la Asociación Madrileña de Enfermos de Lupus y Amigos. 

El Lupus es una enfermedad poco común. podéis saber de esta enfermedad en el post de la Revista IMO, que publiqué cuando hice el proyecto solidario Retratos Lupus, para el Fair Saturday, el pasado mes de noviembre.

El vídeo de Retratos Lupus bien podría ser proyectado en una clase de Mindfulness pues el enfermo crónico es un gran ejemplo de vivir el aquí y el ahora. Haciendo ese trabajo fotográfico para ellos aprendí mucho.

Podéis ver más entradas en este blog de Susurros de luz sobre otros talleres que he hecho de Mindfulness tanto en Madrid como en Castellón.

En Saenda hay otro taller abierto al público en general.

Levantamiento de ALMAS por la paz

Observo un mundo en Paz

aunque algunos lo quieran ver en guerra.

 

Los hombres exaltados

alzan al cielo las manos

unos con libros de plegarias,

otros con los puños cerrados

con ganas de violencia.

 

Siempre en busca de la paz

Sin saber cómo actuar.

Unos envueltos en ira,

con lágrimas en los ojos,

mientras a  otros

les brillan

con chispas de esperanza…

 

Veo el mundo tal cuál es

Y medito sobre el sentido del Ser

En vez de que un pueblo cansado

Se levante en armas…

Yo prefiero fomentar

un levantamiento de almas

 

¿te unes por la paz?

¿Nos levantamos en almas?

 

Solo hemos de dar

¡Un paso por la paz!

Un paso por la paz

 

Después de leer, ver y comprobar que se repiten las mismas atrocidades una y otra vez a lo largo de la historia, tras mirar con el corazón destrozado la noticia que una presentadora, muy afectada por cierto, daba sobre la guerra de Siria, empecé a reflexionar sobre mi papel en el mundo como pacifista…recordé la película HAIR y comenté con Desam, que además de pareja es mi Pepito Grillo particular, la necesidad de hacer algo por la paz, no me perdonaría si un día mi hija me preguntase que he hecho en mi vida por la paz o por parar la atrocidad de una guerra como la de Siria. Desam me dijo que  lo que sea que haga no lo haré por María, lo haré por mí…y tiene razón. Tengo una necesidad muy especial de hacer algo, Pero ¿Qué?

¿Dónde debería ir para pedir que pare la guerra de Siria y que se trabaje por la paz con el mismo esfuerzo con el que se trabajan las guerras?
¿ONU…OTAN…UE…FR…USA?

Mientras pienso a dónde ir, !Vaya metáfora de mi vida! Se me ocurre, y pienso en voz alta… coger el petate y marchar pacíficamente, como hacía Ghandi, por la paz a un lugar emblemático que represente la paz en el mundo…curioseo en internet y veo un enlace muy interesante  donde plantean una encuesta para decidir el lugar emblemático de paz. Cualquiera de esos lugares podrían ser grandes puntos de referencia….pero lo que yo quiero es pedir, por favor, que los políticos actúen desde el corazón. ir a pedir como cuando pido un abrazo…”¿Me das la paz? Necesito paz, el mundo necesita vivir en paz”. Para ello he de ir a un lugar donde se reúnan los políticos con aparente poder.

Sigo pensando en voz alta: Mientras vaya a ese lugar que todavía no he decidido, podría meditar en movimiento por PachaMama, por la humanidad. También podría pedir que en cada lugar al que llegue se una gente a la meditación…hacer un camino de peregrinación por la paz en el mundo…Pero, ¿A dónde he de ir?

He pensado en Siria pero allí no toman decisiones; a Israel y luego a Alepo; a la OTAN, a Bruselas, a la Haya, a las Naciones Unidas…

Quizás sea interesante ir a la sede de la UE atravesando Europa, o a Jerusalén y luego a Alepo…

Si voy a Bruselas o a Estrasburgo, a la Sede dónde todos los políticos de la UE se juntan para brindar por el premio Nobel de la Paz, llevaría, además de mi presencia,  “un montón de kilómetros” donados por todos los que quieran apoyar la marcha pacífica por la paz sumando esos kilómetros a través de cualquier gadget electrónico que miden distancias que usan los deportistas, o a través de RRSS, con el Hashtag #unpasoporlapaz¿Te apuntarías a sumar kilómetros Por La Paz?

También se podrían fomentar meditaciones en esos lugares de Paz que podéis ver en el enlace que comparto en un punto de la presente entrada…o en vuestras casas, todos los días a una hora determinada.

La peregrinación la haría sin llevar dinero, provocando a que aparezcan ángeles en el camino, fomentando, alentando al ser humano a que saque lo mejor de ellos mismos, para demostrar que el mundo puede vivir en paz, en amor, que es lo que somos… Todo esto lo podría ir plasmando en un blog si tuviese posibilidades de conexión a internet…

¿Qué debo hacer? ¿Peregrino por la paz? ¿Bruselas, Estrasburgo? ¿Jerusalén /Alepo?

Quizás no sirva de mucho para parar una guerra, quizás sirva de algo para la humanidad,no sé, pero si sé que servirá para que yo pueda vivir y morir en paz pues al menos habré intentado hacer algo…Me ronda esa idea por la cabeza pero estoy lleno de miedos… aunque siendo honesto los cientos de miles de personas de Siria que están sufriendo todo esto lo están más…Albert Einstein dijo: “El mundo no sera destruido por los que hacen el mal sino por los que lo miran sin hacer nada”

 

 

Poemas cortos sobre la paz

 

 

 

Entrevista en Ventana al Más Allá

He tenido la oportunidad de ser entrevistado en el programa del Canal 33 de Madrid, Ventana al más allá. Aquí podréis ver la entrevista.

Gracias Victoria por hacer posible la difusión de mi libro y mis talleres.

por cierto, el próximo miércoles 19 de abril estaré dando un taller Crea tu propio oráculo en la Escuela de esoterismo La Orden de Ayala en Ortega y Gasset

 

 

Crónica III Maratón Vías Verdes Ojos Negros

Crónica de algo más que una carrera no terminada.

Si nos dejamos llevar, si dejamos que la vida fluya sin oponer resistencia, veremos que cada acto está tan bien pensado que nos podemos llegar a sentir como estrellas en un firmamento, seres de luz que es lo que somos, en un universo tan perfectamente estructurado que uno no puede dejar de agradecer y percibir que todo está bien, es perfecto tal y como es.

Nada más apuntarme a la Maratón BP de Castellón, un amigo de la terreta me dice que si nos apuntamos al Maratón Ojos Negros que tendrá lugar dos meses después del que ya estoy inscrito. El plan era pasar un fin de semana en el campo y correr otra larga distancia. Y claro, no pude decir que no.

Pero tras el maratón de febrero, el cross descalcista y la media de Illescas de marzo, acabé muy cansado de “ir a rastras”…justo igual que me está pasando con la vida “real”. De un tiempo a esta parte estoy repitiendo unos patrones que me están agotando. Cuento esto porque hay un precioso símil entre la carrera y mi vida.

Soy de horóscopo Scorpio, hay un componente autodestructivo en mi ser, algo que estoy trabajando energéticamente como he trabajado otros aspectos de mi vida. He de decir que los horóscopos no dicen que es lo que somos sino lo que podemos ser, si sabemos cuales son nuestras debilidades podemos hacer de ellas fortalezas. Esto es despertar, ser consciente, estar atento, corregir, aceptar e integrar. Así podremos ser mejores personas.

Semanas antes de Ojos Negros, mi amigo Manu me invita a una cerveza y me hace reflexionar sobre mi estado actual, sobre como está yendo mi vida y que es lo que debería hacer para variar esos patrones que me están bloqueando. Mi amiga Alicia me da unas pautas para seguir dando pasos hacia delante, y mi amigo Luis, a quien admiro y quiero más que a mis propios hermanos, me pide que no corra el maratón entero porque sabe que no estoy al 100%, Manu entre risas me dice lo mismo. Yo no les digo nada, dejo fluir. Voy a ir a la carrera y observaré las señales.
La tarde del sábado previa a la carrera, cuando vamos a por los dorsales, comentó a mis amigos, hija y pareja que a lo mejor pido el cambio de dorsal para hacer la media en lugar del maratón entero, pero una vez en el polideportivo no hago el cambio. Voy a por los 42´195m. Si no puedo llegar, no pasa nada. Y susurro en el oído de Desam “¿Sabes? Estoy cansado de sufrir y ahora quiero disfrutar de la carrera. Voy a llegar hasta dónde pueda, sin torturarme ni matarme por llegar. Voy a disfrutar” Ella me apoya en todo momento.

A partir de ahí disfrutamos tanto, mis amigos y yo, de todo el fin de semana. Es inefable. Nos dejamos sorprender por Barracas, un pequeño pueblo de la provincia de Castellón que si no llega a ser por esta carrera jamás hubiera conocido. Los paisajes son preciosos, los habitantes muy agradables, dormimos en una casa rural preciosa, pero lo mejor fue el acertado lugar donde cenamos, El rincón del caracol, para una pareja vegana-vegetariana no es muy normal comer en un restaurante que ofrece carnes a la brasa pero el universo quiso que entrásemos allí y nos encontramos con una mujer, Mónica, la dueña, que nos hizo sentir como en casa, no sólo por la comida pues cuido cada detalle para que “los raros” pudiésemos quedar satisfechos; los postres, flanes, bizcochos, me hizo rememorar mi más tierna infancia…Pedí al universo disfrutar la vida y eso me estaba ofreciendo.

A la mañana siguiente Cinta y Toño nos hicieron el desayuno ¡Más amor no podía sentir! Compartir esos momentos tan bonitos con tan especial pareja y con Desam y María, mi tesoso, mi hija, me hacen valorar la vida y agradecer cada instante.

A la carrera. Vamos a la salida, poca gente, según dicen había menos de la mitad que el año pasado, quizás sea de por la fecha que ha coincidido con la semana santa.

Comienza, voy tranquilo, junto a un grupo de corredores que no para de hablar, por suerte se van alejando. Voy un rato con tres compañeros de carrera, charlando muy a gusto, les dejo y me junto a otros dos compis más callados. Hablamos lo justo, disfrutamos de los paisajes que nos ofrece la Vía Verde Ojos Negros. Comento que al ser todo bajada voy a resentir las rodillas, otra frase profética, antes del kilómetro 21 me separo de ellos y continúo sólo.

Me gusta de la carrera que cuentan los kilómetros al revés, estaba deseando llegar al 21 para ver a mis pomponeras particulares, Cinta, María y Desam, pero se retrasa hasta el 23, yo ya estaba pensando en dejarlo ahí, pero justo en Caudiel me las encuentro tan felices, animándome con sus bellas sonrisas. No me dejaron ni hablar, así me fue imposible transmitir mis pensamientos, me dejé llevar y seguí la carrera disfrutando de tanto amor.

El siguiente punto de encuentro era en unos pocos kilómetros más de bajada. Mis pensamientos eran seguir hasta que me pillase el coche escoba, iba muy bien de tiempo.

Aún andando podía llegar a tiempo a la meta, pero no quería sufrir, quería  disfrutar. Sigo observando la naturaleza, observándome, sintiendo. La rodilla derecha comenzaba a dar señales de auxilio. Según me acercaba al kilómetro 30 pensaba en el hombre del mazo, en el famoso muro. Acabo de correr el maratón de Castellón y estoy mucho mejor de cabeza que hace dos meses, pero me siento tocado de la rodilla. No es el hombre del mazo, era el sentido común…recuerdo las palabras de Luis y de Manu…no debo arriesgar.

Llego a un túnel que se me hace largo, mira que me gustan los túneles cuando vez la luz al final de la oscuridad, además sabía que en la luz estarían esperándome mis seres queridos, y así era, pocos metro más y avituallamiento. Quedaban 11 kilómetros para la meta. Sentía como si mi cerebro fuese a salirse de la cabeza y estaba sujentandose por el buff que me la cubría. Esa presión es una señal de alerta de agotamiento.

Me detengo para beber y comer fruta y siento un pinchazo en la rodilla. Quedan 11 km de bajada y decido quedarme. Si no quiero ver las señales el universo me va a dar una buena patada en el culo. ¡Quiero disfrutar!

Decidido. Me retiro. Así que montamos en el coche y vamos hacia la meta donde vamos a esperar a Toño. Aparcamos cerca y nos vamos a pie, yo cojeo mucho, la rodilla me duele, me apoyo en Desam. Me encuentro con corredores que ya han llegado, les doy la enhorabuena, me dicen lo mismo pero les comento que me he retirado, que voy  a ver si me dan la medalla de los 21, es lo que tiene correr una carrera con varias distancias, 10 k, 21 k y maratón, si no acabas una pues te conformas con otra. Me dicen que es la misma medalla para todas las distancias y me invita a que cruce el arco de meta. Yo no creo que sea justo cruzar el arco como si hubiese llegado pues para mucho corredor es importante la clasificación y yo no quiero quitarles el mérito de llegar en su puesto. Según me acerco a la recta final, veo la alfombrilla roja, el público animando, mi hija iba por fuera del pasillo, el speaker dice mi nombre y narra que he corrido con huaraches. Me acerco a María me arranco el dorsal y se lo doy, muy de película, mientras cuento al speaker al oído que me he retirado en el km 31 y que no quiero que mi chip cruce la meta. El hombre repite mis palabras en alto y todo el mundo me aplaude, “Aquí damos la enhorabuena a todos, 31 km. Están muy bien…”me siento muy orgulloso. Cruzo la meta y me dan la medalla que creo me merezco, pues he corrido dos carreras en lugar de una, la de los 21 k más los 10 k igual a los 31 recorridos, en lugar de la maratón. Todo está bien. He disfrutado y he evitado una lesión seria…

Cuando me reencuentro con Desam me dice “Estoy muy orgullosa de ti, te amo. Siempre con la verdad por delante. Así se hacen las cosas”. Me emociono y derramo unas lágrimas. Estoy inmensamente feliz.

La rodilla sigue molestando un poco. Esperamos a Toño, hace un carretón. Llega a meta feliz. Ducha y a comer. La comida fue igual de maravillosa que la cena de la noche antes, atendidos por un ser de luz que nos ilumina. Es difícil ser vegetariano en ciertos momentos, pero el universo me lo pone muy fácil. La camarera nos dice que hay una carta muy limitada debido a la gran cantidad de corredores que estamos comiendo allí, que hay un menú y que no puede haber cambios. Aún así le pido un bocadillo vegetal y me dice que eso sí lo puede hacer, es una excepción por ser vegetariano. Estaba buenísimo.

 

Por la tarde tocaba reunión de trabajo energético en Valencia, pregunté a los Maestros cuál era el origen emocional de mi dolor de rodilla. La respuesta me dejó de piedra. “MIEDO A HACERME DAÑO”. Eso es justo lo que dije a Desam la tarde del sábado, no quiero sufrir, quiero disfrutar. Miedo a hacerme daño. ¡Qué fuerte!

El mensaje de la lesión de cuando me clavé el cristal corriendo descalzo fue “Da un paso más al frente”. Ahora el universo me susurra mis miedos, esos que o te paralizan o te hacen avanzar. Elijo disfrutar…AVANZAR.

Tengo mucho trabajo por delante.

 

Hablando el lunes sobre la carrera comenté que 31 es el día que cumplo años, y 11 es el día en el que cumple años mi hija…Desam me dice ”Para mi el 11 significa derrumbe, por el 11S. Si llegas a continuar igual te derrumbas” La numerología es maravillosa, es un regalo, puede interpretar cada uno lo que quiera, todo tiene sentido.

En verdad, da igual hacer elucubraciones, me quedé en el 31, a 11 de la meta. Hice una gran carrera, disfruté y me retiré a tiempo. He visto el mensaje y ahora toca trabajar mis miedos, seguir en el camino de esto que llaman vida y que no para de asombrarme.

Disfruto y agradezco cada sonrisa, cada palabra y cada guiño que me ofrecen los ángeles del camino, a muchos de ellos los llamo Amigos. Son mis amigos.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

¿Dónde estamos?

Leo, veo, observo, aprendo y me vuelvo a equivocar una y otra vez.

Es como si el universo me quisiera indicar algo

¿Qué es lo que tengo que aprender de todo esto?

Mi hermano mayor, que se llama igual que mi difunto padre, está repitiendo patrones que vivió mi padre. Es muy curioso, en ésta ocasión yo soy co-protagonista.

Tras escuchar algunas conferencias de bio-decodificación, leer a grandes autores y pensadores, ahora toca dar ese paso para arreglar asuntos pendientes de la constelación familiar a la que pertenezco.

Es maravilloso llegar a este punto de comprensión, ahora toca trabajar para poder arreglar el bloqueo, por mí y por las generaciones futuras.

Es muy hermoso poder ser consciente de la herramienta de limpieza energética que somos. Me encanta.

Leo libros que me llegan por esos designios del destino en el momento y lugar preciso. El universo sabe muy bien lo que se hace y lo que nos hace.

También escucho conferencias que te envían tiempo atrás pero que escuchas en el momento adecuado.

El universo es como el mecanismo de un reloj que marca un ritmo perfecto para que las manecillas bailen al compás que deben.

El árbol transgeneracional tiene sus raíces en la tierra y las ramas hacia al cielo entre recibiendo y agradeciendo todo lo que nos llega. Así me siento hoy, como un árbol maestro, dispuesto a ayudar a quien lo necesita a la vez que me dejo ayudar cuando lo preciso.

Yo soy un pequeño bonsái en el bosque natural, salvaje, de los duendes amorosos.

Observo y aprendo agradecido por la infinidad de regalos con los que me premia el universo.

Tengo miedos, no es solo uno, me armo de valor y me enfrento a todos ellos con el alma preparada para evolucionar, sea cual sea el camino.

Todo es amor, somos amor y estamos en la fuente. Vivimos unas experiencias magníficas para poder llegar a la casilla de salida que nunca hemos abandonado. Es el juego de la vida, es la pasión por sentir emociones y sentimientos que nos hacen humanos, nos hacen especiales: Ángeles de luz encarnados en forma humana.

Somos lo que cada uno quiera ser, yo de momento construyo mi vida en torno a una constelación, dentro de una galaxia, dentro de un infinito desconocido integrado en el cosmos…no terminaría nunca, como una matriuska de multiversos con infinitas posibilidades.

Me encanta sentir, vivir y emocionarme, como cuando vas al cine y ¡Qué mejor película que la de tu propia vida!

Siente, ama y emociónate y haz por los demás lo mismo, que sientan, se emocionen y amen.

¿Dónde estamos sino en el aquí y el ahora? Mira a tu alrededor y sonríe a los que te rodean, da igual que no los conozcas, brazos abiertos hacia el prójimo, como el árbol del bosque natural, salvaje.

Vamos a elevar la frecuencia del planeta para recordarnos lo que somos, nada más y nada menos que amor salvaje, natural, intentando ser domesticado.

Me encanta sentir.

Gracias por leer este post.

Pensamiento tras el taller de Reiki para niños

Recibir una sesión de Reiki es una experiencia maravillosa.

Dar una sesión de Reiki es una experiencia muy especial.

Iniciar Reiki a adultos es algo indescriptible pero hacer los talleres de Reiki para niños con esas personitas deseando aprender/recordar/enseñar que somos luz y que en nuestras manos está la posibilidad de evolucionar, eso es inefable.

Cuando en una jornada de 7 horas se mezcla la espiritualidad, la comunicación, las risas de los niños, el amor incondicional de las familias, esa experiencia es digna de ser vivida. No se puede ni intentar contar.

Susana, gran anfitriona del Centro Familiar El nido de Luz en Almassora, el ángel que nos alimenta el cuerpo y el alma y unas familias que están dispuestas a variar su rutina de domingo para “entregarse”,  dejando fluir el amor de la energía del universo en el grupo de Reiki para niños que tan bellamente se ha formado.

Este fin de semana he visto a adultos de mirada brillante, con sonrisas iluminando sus caras de felicidad. He sentido el amor en sus abrazos, la confianza, la bondad…No hay nada más hermoso que poder contar que hemos vivido el paraíso en la tierra.

Estoy deseando que el universo nos ofrezca más regalos como este.

Los maestros, en cada iniciación que hacemos somos los primeros beneficiados. Creo que hasta se nos ensancha el corazón de tanto amor que recibimos y canalizamos.

Somos amor, de eso no tengo ninguna duda, ahora tengo la certeza de que además somos “Amor en Acció pel mon”. La mejor enseñanza está en el ejemplo de vida.

Gracias por hacerlo posible.