Conversando con… Ana María Santos Vázquez

Entrevista preparada entre Desam Ferrández y Jose Mª Escudero Ramos

 

Ana María Santos Vázquez es la autora de un libro hermoso, “Curso avanzado de terapia floral”, lo hemos elegido libro del mes. Ana María vive enamorada de las flores, tiene la experiencia de treinta años trabajando con ellas, haciendo remedios Florana, basadas en las Flores del Dr. Bach. Adaptando, ampliando el conocimiento adquirido gracias a los descubrimientos que el Dr. Bach compartió con el mundo, ahora le llega el turno a Ana María, con gran humildad y desde el corazón, para toda la humanidad.

 

 

¿Por qué escribir este libro?

Porque tras treinta años de experiencia trabajando con ellas he creído oportuno, desde mi corazón, plasmar todo lo que he podido aprender durante tantos años al servicio del lenguaje de las flores: para qué sirven, cómo se utilizan, qué ocurre donde nacen, dónde crecen y lo que pasa después cuando ya tienes el elixir; cómo va llegando la gente en el momento de la elaboración y cómo una vez elaborados sus elixires pueden mejorar la vida de todas las personas que se quieran acercar a ellas.

¿A quién va dirigido?

A todas las personas que en algún momento se han preguntado por qué les ocurre lo que les ocurre, o ¿cómo puedo salir de ese estado emocional en el que estoy metido?, o en algún momento se han interesado en el significado de las flores que tienen en su entorno y, principalmente, está muy recomendado para las abuelas, para que conozcan más profundamente aquello que casi siempre les gusta: las flores, para que, conociendo sus propiedades, puedan decirles a sus nietos “esta flor sirve para esto y si te duele la barriguita puedes tomarte estas dos gotitas” o “si te ha picado una abeja y tienes pupita relájate y no seas tan tremendo”… Además, también va dirigido a todas aquellas personas que se dedican al cuidado de los demás como pueden ser psicólogos, médicos, terapeutas, acupuntores, masajistas, esteticistas, peluqueros, cualquier persona que tenga pasión por conocer al ser humano en su profundidad. A ellos les aportará una mayor visión de qué somos, cómo actuamos los seres humanos y les dará una lectura de cómo funcionan las energías en nuestro entorno. Y para los que ya conocen las flores de Bach, pueden encontrar en el libro “Curso avanzado de terapia floral” la mirada diferente de esta maravillosa terapia.

¿Cuándo y cómo fue tu primer contacto con las esencias florales?

Mi primer contacto con los elixires florales fue mientras estudiaba Naturopatía. Un día una amiga que era muy sensitiva y una gran sanadora me habló de un curso de flores de Bach y de que si encontrábamos personas para hacerlo, sería el mejor curso que podríamos hacer, así que nos pusimos manos a la obra para organizarlo. Y así fue como conocí al que fue mi iniciador en el mundo de las Flores de Bach, Carlos Cruz, un maestro increíble lleno de entusiasmo y de pasión por lo que hacía, inspirando amor y pasión a todos los que con él aprendíamos a utilizar los elixires. Como yo conocía las plantas (gracias a mi abuela que fue la que me enseñó y me introdujo en el mundo de las plantas y los elementales) y mi maestro sabía cómo se hacía un elixir pero no dónde estaban las flores, decidimos ir a preparar alguno, siendo así como me inicié en la elaboración de elixires.

¿Eres la creadora de los elixires Florana?

Mas que la creadora, soy la hacedora de los elixires florales. Florana es un hada, un elemental del agua, que recoge toda esa energía de la planta y la muestra al mundo. Florana es, y ha sido mi trabajo durante treinta años que llevo haciendo y estudiando elixires, porque fue hacer el curso y en el transcurso de ese año aprendí lo que significan las plantas, para lo que sirven y a elaborar sus elixires. Es como si la vida me empujase hacia allí. Iba encontrándome cada una de las plantas, cada una de sus historias, aprendiendo la manera de cómo se hacen las cosas. Descubrí la sincronicidad de la vida y el tiempo redondo. Al conjunto y resultado de todo ello le llamamos Florana, el hada que sale de la flor y te dice…”mmm! Cuantas cosas tengo para vosotros”. Su nombre (después lo supe) viene de Flora la diosa de las flores, los jardines, la primavera, y Ana la mujer que recoge las semillas que ella le da y las planta haciendo un mundo lleno de colores.

¿Has encontrado las flores de Florana como lo hizo el Dr. Bach, casi por casualidad ya que se las encontraba a su paso y al sentir que algún síntoma desaparecía entonces empezaba a estudiar la flor, o buscabas la flor concreta para luego estudiarla?

En mi caso también fue por casualidad, fue a consecuencia de trabajar con los elixires de Bach. Creo que todos los que empezamos con las Flores de Bach nos centramos sólo en Bach pero llega un momento en el que los que paseamos por la naturaleza para vivir en presente la energía de las plantas, en que nos damos cuenta de que en la naturaleza hay mas flores. Eso fue lo que me ocurrió y así fue como empecé a trabajar con los nuevos elixires. Como ya estaba elaborando las flores del método Bach, me di cuenta de la sincronicidad que ocurría, de que uno simplemente es el hacedor, el medio para hacer la obra mágica del elixir. Y esto ocurre en una sintonía, por lo que cuando haces el elixir te encuentras con la parte negativa que corresponde al estado negativo que se debe corregir, y ves que cuando la obra alquímica está acabada, es cuando se corrige el estado. Así de esta manera fue como aprendí a leer el lenguaje de las flores para poder después utilizarlo en lo que es el Sistema de Flora Ibérica. Y así poder ir descubriendo para qué, y para quién irían bien los beneficios de estos nuevos elixires.

En el libro nos cuentas cómo encuentras cada flor, ¿cuál ha sido la que más te ha sorprendido dentro de las 38 de los remedios de Bach?

Me es difícil decidirme por una, pero venga vamos a ello. Me encantó encontrar por primera vez el Cerato. La encontré en Francia en Montsegur, cuando la vi me puse súper contenta, saltaba de alegría, me reconecté con mi niña interior por haber encontrado esta flor. Para mí era muy importante porque ya estaba en plena búsqueda de las plantas que me permitirían elaborar mis propios elixires. El Cerato en principio era una de las plantas más difíciles de encontrar, por eso el verla en ese lugar me enseñó muchas cosas, me hizo evidente lo que empezaba a descubrir sobre dónde decidían vivir las plantas.

¿Y cuál dentro de los elixires de la flora ibérica?

De la flora ibérica la que más me sorprende es la Alcaparra, que nos habla de la tradición, de lo que hay oculto tras las paredes, de lo que hay oculto bajo el suelo, de lo que hay oculto tras esa historia que hay allí donde nace, mientras ella está abierta y preciosa mostrando la grandeza de lo oculto, de la historia profunda del lugar donde, de forma súper extraña, ha decidido vivir.

Cuéntanos como viviste la etapa de la creación de tus propios remedios florales.

El inicio fue una etapa llena de aventuras, de búsqueda, de vivencias internas y externas. Cada vez que elaboro un elixir ocurren muchas cosas que enriquecen mi vida. A veces me acompaña alguna persona amiga y otras veces ocurre la magia de la sincronicidad atrayendo a los diferentes personajes que darán vida y sentido al elixir. Es una gran labor para vivir esta vida por las satisfacciones que da el poder aportar una herramienta más para nuestra humanidad.

¿Te has sentido Dr. Bach en la búsqueda de la esencia adecuada?

Pues verdaderamente no. Lo que si he sentido es que Bach estuvo en el lugar adecuado y en el momento oportuno, que su alma le hacia las preguntas adecuadas para que él fuera a buscar lo que necesitaba y se encontraba con los pacientes adecuados para que tuviese que buscar esos remedios que le ayudarían a sanarlos. De esa manera me he sentido yo, viendo que la vida me ha llevado. No he sido yo quien ha empujado a la vida, porque por mucho que la empujes, he podido descubrir que no hay manera, es la vida la que te lleva a hacer lo que tienes que hacer. Te coge de la mano y te lleva hasta la dificultad para que te des cuenta de lo que sí que es importante de verdad. Lo que si que he hecho es agradecerle inmensamente su obra, este legado para todos porque para mi es como un manual de instrucciones para el ser humano. Esta es verdaderamente una de las cosas que me hicieron querer escribir este libro.

Sabemos que Florana tiene el Aroma Celestial, el cual dices que además de armonizar “y otras cosas”, limpia las memorias.

El aroma celestial es una formula de elixires que da una información concreta. La fórmula se compone de flores que nos van a ayudar a transformar y transmutar la energía densa, o dolorosa del objeto, lugar o persona, cambiándola por una nueva información de mas alta vibración y con una frecuencia armoniosa.

En un cuarzo ¿qué tipo de memoria limpiaría?

En un cristal de cuarzo borra las programaciones emocionales y mentales que se hayan hecho anteriormente y que no estén selladas, devolviendo al cuarzo o gema a su vibración original. En cambio, en los Elestiales cristales, que guardan memorias de la humanidad, sólo transformará lo que contamine esa información.

¿Por qué poner este elixir en los zapatos? Cuéntanos el motivo.

Pues porque es una manera al igual que en los cristales y las piedras, de transformar la información densa, que sostiene la persona durante todo el día, cambiándola en vibración y frecuencia de bienestar, alegría y belleza. Cuando la persona se vuelve a poner los zapatos se impregna de toda la nueva información, sintiéndose de nuevo con bienestar, relajación y paz. También lo podemos poner en la cama, la ropa, en el armario, en la habitación. A los niños les encanta, lo suelen llamar la colonia de las hadas y muchas veces cuando sienten miedo o se notan “raritos”, se la ponen ellos solitos.

El Aroma celestial ¿es cómo el remedio Holly de las flores de Bach o es más completo?

El Aroma celestial no es como sino que lleva Holly-Acebo en su formula que está compuesta por flores del método Bach y Flora Ibérica trabajando en una maravillosa sinergia para un bien común, además de muchas otras flores para armonizar y transformar la energía densa y desagradable de los lugares u objetos.

Seguro que has realizado muchas consultas florales, cuéntanos la que más te ha gustado

Hay una maravillosa, una que me impresionó, la de una mujer que no podía tener bebes y había intentado todo tipo de tratamiento. Al llegar a la consulta por otra cosa (porque eso, el no tener un bebe, ya lo tenía asumido) nos dimos cuentan de que había habido un gran trauma en su vida, así que se le administró la flor adecuada para los traumas, y cuál fue mi sorpresa, al saber que a los dos meses de tomarla se había quedado embarazada.

Y la más original

Más que la consulta te contaré una aplicación muy original que ayuda a explicar los patrones de energía que nos encontramos y que impregnan las cosas.

En una ocasión nos encontrábamos en una casa en la cual desde hacia veinte años no se le había cambiado ningún grifo ni tubería. En ese momento se quería cambiar el mueble del baño y el lampista-fontanero que vino a arreglarlo también había estudiado Flores de Bach. Al empezar a sacar los tubos para colocar el nuevo mueble se encontró con que no había forma de poder abrirlos. Utilizó todas sus herramientas, hasta un soplete, pero sin éxito. Yo que trabajaba en la habitación continua oía un ruido tremendo, así que decidí preguntar que pasaba. Cuando me dijo lo que era, sin dilación cogí y le llevé el elixir para las resistencias, fue ponerle dos gotitas y salir sin esfuerzo alguno. Los dos nos quedamos asombrados y, evidentemente, aplicó este mismo elixir para la otra tubería que salió fácilmente y sin esfuerzo.

Esta flor para quien se lo pregunte es… la Estrella de Belén.

¿Cuál es el remedio, después del Rescate, más utilizado por ti?

En mi caso más que el Rescate utilizo el Hepta Remei, que como dice el nombre son siete remedios. Tiene los mismos elixires que el Rescate y dos más, estos son el Nogal (Walnut) y el Castaño dulce (Sweet Chestnut) dándole un mayor abanico de aplicaciones. El Nogal nos aporta su función de adaptador y protector en situaciones inesperadas, además de haber demostrado ser un gran remedio para controlar un sangrado. Y el Castaño dulce es esencial en momentos de desesperación ante un dolor emocional o físico muy fuerte, como la pérdida de un ser querido, la ruptura con una pareja, socio, etc.

¿Has tomado muchas flores en tu camino?

¡Siii! He tomado muchísimas flores en mi camino, tanto del método Bach como las de Flora Ibérica. Cada vez que hago un elixir lo tomo durante un tiempo para trabajar con sus efectos y en este momento tenemos ciento cuarenta elixires de Flora Ibérica más los treinta y ocho del sistema Bach; además de trece Preparados Florales para cosas cotidianas y siete formulas para equilibrar los chakras. Imagina si he tomado y tomo flores en mi día a día.

¿Cuáles son los remedios que llevas en el bolso?

En el bolso siempre llevo el Hepta Remei y el Protecflor, dos formulas que me cubren un gran abanico de posibilidades.

¿Florana tiene una guía de flores solo para remedios físicos?

En Florana tenemos unos productos especiales para temas físicos, pero de momento no tenemos una guía solo para problemas físicos.

¿Qué remedio necesita el Ser Humano como especie en este momento que estamos viviendo?

Creo que uno de los elixires más importantes para el ser humano en este y en otros muchos momentos es el que ayuda a aprender de lo vivido, a no repetir el mismo error una y otra vez y su nombre es Brote de castaño o Chestnut Bud. Es el elixir más espiritual del sistema Bach por eso, porque nos ayuda a aprender fácilmente de la vida y no tener que volver a repetir el mismo error una y otra vez.

Dinos una película que te haya marcado la vida…

Una de las películas que marco mi vida fue “El Séptimo sello”, película que vi cuando tenia siete años y me dejó impactadísima porque no entendía nada pero si me llamó mucho la atención.

Y después la saga de The Matrix, sus tres películas, creo que es una grandes películas con grandes guiones, que pueden ayudar mucho a entender donde estamos y hacia donde podemos ir.

Y ahora un libro

Un libro, Siddhartha de Herman Hesse me encantó, me llenó hasta lo mas profundo de mi ser. Me gustaría también señalar un cuento pues son como el guion de vida que sin querer nos trazamos desde chicos. En nuestros cursos trabajamos también con ellos y les damos los nombres de las flores o dicho de otra manera vemos el elixir que le corresponde.

Mi cuento preferido era La bella y la bestia. El cuento en el que, por egoísmo, un ser dichoso se transforma en una bestia y cómo el amor lo vuelve a transformar en hombre pero esta vez ya con conciencia.

Si pudieses volver al pasado y encontrarte contigo cuando tenías 16 años ¿qué consejo darías a la joven Ana María?

Pues le diría a la joven Ana María que crea en ella y en la vida. Que nunca crea que está sola y que todo lo que sucederá en su vida es para llevarla a realizar una labor que le va a encantar y aportar algo hermoso a la vida.

Muchas gracias por compartir toda tu sabiduría florar. En cuanto podamos nos fundimos en un abrazo, nos lo debemos.

Gracias, Ana María.

1 comentario en “Conversando con… Ana María Santos Vázquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *