Cuando los ángeles rozan mi alma

Pensamiento compartido por Desam. Ferrández

Limpio, Paraguay, 21 de agosto de 2018

 

A veces los ángeles se disfrazan de humanos para pasar desapercibidos y te hablan creyendo que no los vas a reconocer, sin embargo tienen algo que los hace inconfundibles, ¿será la mirada?

No sabría contestar con certeza razonable o criterio mental, lo que si sé, es que si escucho a mi corazón, este me susurra “Desam presta atención te está hablando un ángel”, para que me percate antes de que desaparezca de mi vista, claro que una vez chivada la información, miro al personaje y confirmo que la personita que está frente a mí, mirándome con ojos atentos a la vez de cálidos, es un ángel…

A veces salgo de casa con toda la excursión programada y otras veces dejo que fluya, pues eso pasó el domingo, salimos de excursión Jose y yo sin nada planificado más que ir a Emboscada para pasear por un parque en el que hay unas replicas de la pirámide de Keops y sus dos eternas compañeras, sin mas objetivo que el de disfrutar del entorno, sin prisas.

Parque de las pirámides en Emboscada

Nos gusta abrazar árboles, observar a los animalillos y estar al aire libre. En el parque nos cruzamos con una familia que iban huyendo, de una forma muy simpática, de unos pájaros que según nos explicaron, se habían sentido amenazados pues debían de tener un nido con huevos muy cerca de donde ellos pasaron sin darse cuenta, sin haber visto ni nido ni huevos, pero por el escándalo y el recelo de las aves lo daban por hecho, nos cuentan que son aves que te pueden atacar si a pesar de los chillidos y de revolotear sobre tu cabeza, no desistes y sigues rondando cerca de los huevos o las crías, hay que proteger a la futura prole de los cuadrúpedos, supongo que pensarán los pajarillos. Entre risas les decimos que no seremos nosotros los que se acerquen, no sea que nos confundan con ellos y seamos nosotros los atacados. Así empezamos una conversación que mantendremos durante horas ja ja.

Después de una charla en el parque y las presentaciones correspondientes, nos preguntan si tenemos planes para después, a lo que les contestamos que no pues, como digo, salimos de paseo sin ningún plan concreto. “Si quieren les llevamos a la ciudad más limpia de Paraguay” nos dicen después de comentarles que venimos de Limpio, la ciudad más sucia que conocemos, y tras hacer la típica crítica de que la ciudad de Limpio no hace honor a su nombre, no denegamos su invitación y nos montamos en su auto.

Atyrá

Seguimos con una muy interesante plática, mientras nos enseñan las cosas más bonitas del camino, después de un rato en carretera llegamos a Atyrá, la ciudad más limpia de Paraguay y la séptima más limpia de América, este gran logro se debe a la iniciativa del municipio que ha propiciado una cultura de cuidado y perseverancia entre sus habitantes, a mi me deja con la boca abierta por lo bonito y lo limpio. Después nos vamos a Marianela un complejo nuevo y muy lindo donde se hacen retiros espirituales, para acabar comiendo en un lugar donde hay buffet y se paga al peso, ja ja, esto me llama mucho la atención es la primera vez que pago a peso mi ensalada. Seguimos la ruta que nuestros nuevos amigos nos han preparado para, de camino a casa, pasar por Areguá la ciudad de la “frutilla” y hacer la parada correspondiente para comprar algún recipiente con sus olorosas fresas.

Marianela

La familia que nos lleva de turismo en este país, todo nuevo para nosotros ya que llevamos poco tiempo, se compone de tres personitas, al más jovencito ya lo había calado enseguida, a pesar de su juventud es muy educado y con una calidez extremada, al poco de estar a su lado en el asiento trasero del vehiculo, ya me percaté de su mirada y pensé que bueno ir sentada al lado de un angelito. Al finalizar la excursión, por cierto una jornada muy interesante tanto por la conversación como por el paisaje, nos despedimos y quedamos en seguir en contacto.

Luego ya, solos Jose y yo, de regreso a casa, agradecemos a estas personitas sus hermosos corazones que sin conocernos nos invitan a mostrarnos la cara mas amable de los paraguayos, enseñándonos otras realidades, desconocidas hasta ahora por nosotros. Le comento a Jose que somos muy atrevidos y que nos vamos con cualquiera, a lo que me responde “no son cualquiera”, “cierto, amor” le contesto, son ángeles disfrazados de guías turísticos.

Estamos súper agradecidos por nuestra estancia en este país, y la gran acogida por parte de las almas con las que nos cruzamos, es increíble, ¿será que nos atraemos?

Dani, el ángel mas grande del domingo, nos dice que los paraguayos entre ellos no son tan amables, pero que es costumbre agasajar a los extranjeros, ¡wow! Pues con nosotros lo han hecho más que bien.

Universo, energía, o lo que seas que mueves nuestros hilos, mil gracias por cada ángel que pones en nuestro camino, en nuestro hogar y a nuestro cuidado.

Si crees que no existen los ángeles, mira a tu lado, nada sucede por casualidad, encontrarás la ayuda necesaria cuando dejes de resistirte, como ya he conseguido hacerlo yo, me ha costado tiempo, sin embargo ha valido la pena el entrene de soltar y no esperar un resultado cerrado, seguro que el resultado es mejor si dejas de ponerte límites.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *