Editorial de junio

La verdad en cuarentena

En estos momentos de la partida uno no sabe si hacer trampas y remover las fichas para volver a empezar o esperar a ver si remonta esta partida de la que estamos bien cansados, pues ya dura mucho tiempo. Parece que vamos a perderla pero eso es lo último, antes la muerte que el deshonor, ¡NO! el deshonor es la muerte sin jugar… espera… ¿Qué es el honor? ¿Qué es la muerte? ¿Qué es jugar? ¿Acaso no hemos venido a “este plano” a jugar?

Hemos venido a este plano a jugar,

nuestro plan de vida es vivir aunque te mueras,

no hay plan B.

Para desacreditar ciertas teorías

algunos juegan con las palabras

y nos hablan de la plandemia

Pero es a lo que hemos venido…

¡A jugar!

¿cuál es el plan?

Vivir

¿Y si las palabras crean realidades?

¿Qué crean todas estas?

Distanciamiento social

Cubrebocas

Nueva normalidad

Tú responsabilidad

Saldremos Fortalecidos.

Resulta que es “Tú responsabilidad” pero “saldremos fortalecidos”.

¿Qué tal si cambiamos la fórmula?

Es nuestra responsabilidad, saldrás fortalecido.

De la noche a la mañana nos conformamos con compartir nuestras alegrías al salir unas determinadas horas usando unos metafóricos tapabocas y poder tener experiencias de compra en la nueva normalidad con distancia-miento social.

Me da igual el color del que gobierne, el color del sari o de la sotana, me da igual todo lo que he creído hasta ahora.

No quiero dar valor, fuerza ni vida al “nuevo orden”. Prefiero el desorden, la convivencia pacifica y el respeto al libre albedrío y derecho de elección. En la mezcla y el respeto está el crecimiento de la sociedad.

Exijo el derecho a ser escuchado además de la libertad de expresión pues si hay oídos sordos ¿para qué vamos a hacer el esfuerzo de hablar?

Quizás el plan de vida sea jugar cual Minions a buscar a nuestro villano favorito, por cierto la productora de los Minions es ILUMINATIon, ¡vamos a “despertar” con un buen “despertador” ahora que sabemos que el tiempo es relativo!

Vamos a jugar al juego de la duda, de la mentira, del despertar y el de la “iluminación”… todo viene en el mismo pack… esto a lo que algunos llaman vida y que ahora mismo, como la verdad, sigue en cuarentena.

Lo único que ahora no pongo en duda es la fuerza del amor incondicional y desinteresado. Eso es lo que, como la fe, todavía puede mover montañas o al menos te hace sacar fuerzas para cruzarlas y en lugar de vivir en busca de sentido, vivir dando un sentido a la vida, a pesar de toda duda.

 

Jose María Escudero Ramos

Editor y presidente de Susurros de luz

Revista y asociación sin ánimo de lucro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *