El universo como una flor

El universo bien podría ser como una flor de las compuestas, ¿por qué no?

He estado  haciendo un bonito curso sobre aceites esenciales durante la Semana de la Ciencia. Fui gracias a mi amiga Alicia, una angelita botánica. Nuestra profe, Paz, nos explicó de dónde se puede extraer la esencia y al hablar de las flores me abrió los ojos con un comentario sobre los tipos de flores. Las flores compuestas son multiflores, me explicaré. Lo que yo siempre he creído era una flor, una margarita, en realidad son muchas flores, cada pétalo, eso que se arranca diciendo Me quiere-no me quiere, en realidad no es una flor, es una planta con flores, las del centro de color amarillo son flores tubulares hermafroditas, las blancas de alrededor son flores liguladas femeninas.

Hay otro tipo de inflorescencia llamada Umbela (del inglés umbrella-paraguas) que se asemeja a un paraguas, son como bolitas unidas por un tallo y los pequeños universos saliendo del centro de cada un de los núcleos.

Aquí fue cuando me vino la visión de un multiverso, universo central con cientos de multiversos, paralelos o no, pero todos con vida propia, en diminuto para nosotros, pero quizás gigantes para otros que vivían en sus propios multiversos paralelos, o no. Al imaginarme el infinito universo como si fuese una flor, entre los pétalos de una margarita, un montón de universos rodeando a otros miles, o las de la zanahoria silvestre, unas minúsculas flores colgando desde un eje central o tallo, como nexo de unión de todos los universos o mundos posibles, entré en un estado de consciencia plena, fue como encontrar la respuesta a aquello de que no estamos solos, y me imagine a un Gulliver llegando a diferentes mundos, unos de gigantes y otro de diminutos personajes para los que sería un Dios.

Todo me pareció precioso esa mañana de taller, el poder relativizar todo, es decir, no es tan importante la forma que tengamos, la situación en ese universo; lo bonito sería no perder la capacidad de sorpresa y de aprender…he estado tanto tiempo equivocado pensando que una margarita es una flor, que agradecí el que me sacaran de mi error. Sonrío y confío en que lo mismo pasa en el universo, hemos estado tanto tiempo pensando que somos el centro del universo que nuestras mentes programadas no pueden asimilar la posibilidad de tener dobles, como dice Garnier-Malet, o la de que exista vida en otros planetas de otras galaxias. Hay una teoría de Salvador Freixedas, curiosamente me habló de ella otra amiga llamada Paz, dice que el planeta tierra es una granja humana…da mucho que pensar y contar esa teoría nos llevaría un tiempo, mi punto ahora es convencerme de que no somos los únicos y que las posibilidades de realidades en el universo son tan infinitas como el universo en si mismo. Lo mejor es tener la mente abierta y vivir con la armonía adecuada para disfrutar cada instante con esa capacidad de sorpresa y de amar con la que viven los niños, entonces disfrutaremos del presente con la paz que nos corresponde, con la sensación de amar plenamente lo que se hace mientras dure ese momento, cuando pase, amaremos lo siguiente como si fuese lo único.

Así deberá ser, así es para mi, para vivir en Paz. Gracias Paz por tus enseñanzas.

Más cosas que hacer, más que compartir.

Vivimos en universos compuestos, que hermosa posibilidad de realidad la que yo creo cada mañana.

5 comentarios en “El universo como una flor

  1. Paz

    Me encanta!!!!!!!!!!! Es precioso, y personalmente me siento halagada y feliz. Hago esos talleres por amor al arte, y me dan una satisfacción enorme, precisamente por cosas como esta. Fuisteis un público excelente, soy yo la que os da las gracias.

    Responder
  2. PAZ

    Otra reflexión: en el taller de la semana de la ciencia me preguntaste porqué los aceites esenciales actuaban de un modo holístico, y yo me salí por la tangente diciéndote que al ser una mezcla de componentes, actuaban a distintos niveles en el organismo. En realidad, lo que debería haberte contestado es que los aceites esenciales poseen una acción a nivel de todo el organismo, lo cual potencia aún más su efecto a todos los niveles. El aceite de lavanda usado en aromaterapia tiene propiedades relajantes, en uso externo calma la piel, evita la caída del cabello, en uso interno es bueno para afecciones estomacales, y gracias a sus propiedades antibacterianas y antivíricas es muy bueno en afecciones respiratorias. Y muchas cosas más. Pero a lo que iba es que todo este conjunto de propiedades tiene un efecto global sobre nuestro organismo. Cuando utilizamos aceites esenciales estamos potenciando infinitas reacciones, que van desde lo sensorial hasta lo físico. Yo recomiendo probarlos, olerlos, usarlos. Sin olvidar que un aceite esencial es un producto químico. Sintetizado por las plantas, pero química pura. Has probado ya tu bruma de almohada? Hoy enseño a mis alumnos a hacer jabones. Y sigo aprendiendo para enseñar….

    Responder
    1. Jose Escudero Autor

      !Tenemos tanta información por compartir!
      Muchas gracias.
      Sí he probado mi esencia, la uso todos los días.
      En cuanto cambie de casa me pondré más en serio a hacer mis mezclas.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *