En sentido figurado

Hace unos días tuve una conversación muy interesante con mi gran amiga Desam. ¿El tema? Fantaseaba sobre escribir un libro que tratase sobre las relaciones de pareja, cómo solucionar los problemas, evitarlos o romper el matrimonio a tiempo para no pifiarla más, es decir, que no sufra nadie innecesariamente.

Ninguno de los dos somos expertos en psicología y terapia de pareja pero tenemos nuestras propias experiencias y también observamos a nuestro alrededor para poder aprender, aunque las mejores lecciones son nuestros propios errores.

Empezamos a construir el libro por el índice poniendo nombre a los capítulos:

  • ¿estás/sigues enamorado/a realmente?
  • Sí lo que te gustaba de la pareja al principio ahora es un horror.
  • ¿darías tu vida por tu pareja?
  • ¿tenéis los mismos gustos e intereses? ¿Seguís teniendo los mismos gustos e intereses?
  • Ponte en mi lugar. Ponte en su lugar.
  • Si ves un problema, enfréntalo.
  • No quieras tener siempre la razón, posiblemente ninguno de los la tenga.
  • Todo clarito para poder no ser mal entendido.
  • Cada uno es como es.
  • Conclusión.
  • Aporta tu conocimiento.
  • Decálogo

1-¿estás/sigues enamorado/a realmente?

Hay que ser muy honesto con uno mismo para responder con sinceridad. Si no estás enamorado de tu pareja deja de leer esto.

2- Sí lo que te gustaba de la pareja al principio ahora es un horror.

Entonces vuelve al capítulo 1, lo más probable es que ya no sientas ese efervescente amor del principio, ni siquiera sientes amor, es el fin. No prolongues más la agonía, por mucho que se intente, todo irá a peor porque lo que ayer era algo mágico hoy se ha convertido en tu peor pesadilla. No culpes a tu pareja, ni a la crisis social ni a nada. El enamoramiento termina, la rutina se convierte en tediosa. Sal de la zona de confort, hay vida detrás de esa puerta.

3-¿darías tu vida por tu pareja?

Al principio de la relación todo es hermoso, tus sentimientos son movimientos zombies hipnotizados. Todo es muy bello, hasta darías tu vida por la pareja. Si ya no sientes esa necesidad de dar tu vida, es más, si piensas que tu vida sería muy diferente si dejas que el-ella diese la suya por ti, ojalá la diese, pues dale de nuevo, puerta, que cada uno dé la vida por ellos mismos, tú por ti y tu pareja por el-la. Hay Una canción de Meat Loaf que viene a decir Te prometí que te iba a querer hasta el fin de mi vida y ahora estoy rezando por que llegue el fin de los tiempos…no dejes que sea así. Se puede ser feliz trabajando el apego y saliendo la zona de confort y casa uno por su lado.

4-¿tenéis los mismos gustos e intereses? ¿Seguís teniendo los mismos gustos e intereses?

Sería fantástico poder convivir con alguien tan afín que hicieseis todo juntos, pero es muy difícil, confórmate con una persona que respete las diferencias de la pareja, yo creo que es muy sano para la relación el que cada uno se dedique su tiempo para “sus cosas”. Si a ti te gusta cantar, ve a cantar, si a tu pareja le gusta también, ir juntos pero si prefiere el baile, que elija su propio entretenimiento. Cada no a lo suyo, así, respetando los gustos de cada uno, hay cosas nuevas que contar, se amplía el grupo de amigos y la oportunidad de crecer individualmente para complementar la pareja, para crecer juntos. Sea como sea, nunca prohíbas a tu pareja que tenga sus momentos, obviamente dentro de un orden, que no se convierta tu casa en un hotel donde solo se va a comer y dormir. Entre un grupo de amigos corredores se habla de los cortirunners, son papeletas imaginarias que se consiguen para ir a carreras si haces las labores domésticas cotidianas. La rutina se premia, a colaboración también.

5-Ponte en mi lugar. Ponte en su lugar.

Muchas veces nos creemos poseedores de la verdad, sin embargo tu pareja no se da cuenta del conflicto, uno vive en el limbo y el/la otro/a se va creando su montaña del famoso grano de arena. Sí realmente hay algo que te haga sentir mal tienes dos alternativas, hacérselo saber de la manera más directa y amable posible. Si agredimos verbalmente o nos sentimos agredidos, es más difícil comunicar nuestras realidades pero peor es que nos entienden. Poniéndonos en el lugar de la pareja entenderemos sus sentimientos, si de verdad estáis enamorados, comunicaros, la comunicación es el principio de la amistad.

6- Si ves un problema, enfréntalo.

Ya no es tanto el tema del problema, eso se verá después, asegúrate de que haya un problema y de que tu pareja lo vea. Muchos de los problemas están en  nuestra cabeza y todo se arreglaría más fácilmente comunicándonos entre las partes afectadas en lugar de ir contándolo a otros. Si te gusta algo de mi, cuéntalo por ahí, si no te gusta algo de mi, házmelo saber.

Hay una triste pero hermosa historia que dice que después de toda una vida, la mujer, en su lecho de muerte, confesó a su marido que no soportaba sus bromas, él respondió que no eran muy buenas bromas porque él era un tío tímido y serio, hacía un gran esfuerzo todos los días por hacer bromas, porque pensaba que a ella le gustaba su carácter bromista.

7-No quieras tener siempre la razón, posiblemente ninguno de los la tenga.

¿cuántas realidades hay en la vida? Hay infinitas posibilidades, ¿cuál quieres crear? ¿cuál quieres creer? Repítela hasta la saciedad y se hará realidad, tú realidad…¿pero ocurrió en verdad? ¿cuál es la verdad real? ¿tu verdad o la suya? ¿y si fuese que ninguna de las dos?

8- Todo clarito para poder no ser mal entendido

En la vida está muy bien poner ejemplos de otros, metáforas muy profundas, cuentos zen y toda la parafernalia que queremos en nuestra vida pero todo es mucho más sencillo que eso. Basta ya de hablar en sentido figurado. A mí dímelo directamente. Si quieres que lave el baño dímelo, no me hagas sentir mal porque no te entiendo, ni hagamos nosotros a los demás sentirse mal. El victimismo es una forma de chantaje que destruye, no construye.

9- Cada uno es como es.

Yo no tengo tu mente, tus pensamientos ni tus preocupaciones, ni siquiera tengo preocupaciones. Mi único punto es la felicidad en la relación. Si no se consigue, al menos no hagamos sufrir a terceras personas, eso es para nota. No hacer daño a nadie, ni a parejas, por muy mal que creamos va nuestra relación, ni a sus padres, al final ellos quieren lo mejor para su hijo/a, y si os ven discutir no es la imagen de felicidad que ellos piensan, ponte en su lugar. Y mucho menos hagamos sufrir a los hijos, los niños entienden mejor que nadie la situación, han nacido en un mundo donde el divorcio es legal y habitual, si ponemos en su mente el dramatismo y el sufrimiento, sufrirán dramáticamente.

10- Conclusión

Si de verdad estás enamorado/a de tu pareja, haz lo posible por no estropear la relación, si se estropease, que no se llegue a romper, si se rompe, quedar como amigos. A lo mejor no podéis ser un  buen matrimonio pero si grandes amigos.

Haced lo imposible por regar el jardín el amor que se sembró en el periodo de noviazgo, es más, intentar vivir en un constante enamoramiento, el amor se puede acabar de no usarse, para mantener una buena cosecha de enormes corazones hay que regar constantemente la plantación, sino se acaba secando. Es bueno que tengáis citas, que os enamoréis, cada poco tiempo, que se sigan sintiendo esas mariposas en el estómago. Es muy bello el amor,  sentirse enamorado y que enamoras.

No dejes pasar la oportunidad de decir las cosas que te gustan de tu pareja, las cosas que crees hace bien. Así como no menosprecies lo que cuente tu pareja. Cierra el libro, deja el móvil, el libro, el periódico o apaga la televisión. Miraros a los ojos  deciros cosas bonitas.

Cuando prevalece lo negativo más que lo positivo, entonces se llega a un punto de no retorno, entonces, aunque estéis los dos muy enamorados, cuando se ha faltado al respeto, entonces es mejor romper con dignidad, por las buenas, con coherencia. Si no recuerdas las cosas que, hasta ahora,  te hacían feliz con tu pareja, ya no las habrá nunca más.

Amar con corazón, si pero también cabeza  coherencia. El matrimonio es, en teoría, para toda la vida pero también lo es la felicidad, y prevalece hacer feliz a tu pareja, para eso también lo tienes que ser tú.

Muchas veces cuando se discute la carga energética que dejas, la programación es terrible, hay cosas que se dicen en sentido figurado que hacen que te aproximes al punto de no retorno, si la cruzas, no hay vuelta atrás…revisa bien tus palabras, se sincero, claro y directo. Olvídate del sentido figurado…frustrado es fracasado, un fracaso es la posibilidad de volver a intentarlo…pero será por su cuenta, por tu cuenta, cada uno por su lado, y todo por hablar en sentido figurado, la pena es que no te pilló su significado que no era otro que querías que te prestase más atención. Jope, pues haberlo dicho…comunicación, el principio de la amistad, de la felicidad, el autentico sentido de la convivencia y la felicidad. De ello depende el matrimonio, quizás valga la pena el esfuerzo de practicar la escucha compasiva y el habla amorosa. Todo por hacer real aquello de que el matrimonio es para toda la vida, el amor es eterno, al menos mientras dure pues como dije, el amor se apaga e no usarse. Contigo, pan y cebollas, que se note, ah, que eso era antes, ahora hemos conseguido el estatus de la sociedad del bienestar, y la convivencia es muy dura, sobre todo si no se tiene las ideas claras… Contigo, pan, cebollas, champan, caviar y tres vacaciones al año, mínimo y si no, a la calle…

Te invito a que vuelvas a leer las preguntas y respondas con corazón. Trabaja el amor, trabájalo por y para ti misma/o, sin buscar más excusas, es por tu propio bien. Si quieres añadir alguna pregunta o algún truco para que el amor dure eternamente, manda un comentario,será bienvenido. Esta entrada puede ser muy viva si participamos todos, para ayudar a esas parejas que todavía no han llegado a ese punto de no retorno. Ya que yo he fallado en mi matrimonio, si con ello puedo ayudar a que otros no caigan en lo mismo, pues adelante.

Decálogo:

  1. Puedo vivir sin ti pero no quiero. No es apego, es placer, me gusta estar contigo.
  2. Cumple lo que prometes y se coherente, pensamiento, palabra y acción.
  3. Toma tu tiempo para hacer lo que te gusta, correr, cantar, manualidades, bailar…y deja a tu pareja la libertad para que disponga del suyo.
  4. Daros una cita, el amor se acaba de no usarse. Jugar a tener una cita con vosotros, volver a enamoraros, sentir las mariposas en el estómago aunque llevéis años casados, juntos. Si hubiese pasión sería todavía mejor.
  5. Todos tenemos un mal día, ponte en su lugar. Comprensión, empatía.
  6. Ama sin condiciones. Ama por que le amas, no porque te aman a ti. Sin expectativas. No esperes nada a cambio. Ojo, esto es cosa de los dos.
  7. No te quedes con ninguna duda, la inseguridad produce celos y debilita la relación.
  8. Vive como si fuese el último día de tu vida. Agradece cada minuto de tu relación.
  9. Alaba las cosas que te gustan de tu pareja.
  10.  Pase lo que pase, nunca te vayas enfadado a la cama.

Si de verdad amas a tu pareja, lucha por mantener siempre la llama del amor encendida aunque soplen vientos destructivos…y no hablo en sentido figurado. Sin miedo a gastar el último cartucho, pero sin sufrir, aunque también hay que darse cuenta hasta donde pues hay veces en que hay que dejar que se vaya lo que se tiene que ir para permitir que venga lo que tiene que venir, sobre todo si es para la evolución de cada uno como individuo lo que no se ha podido evolucionar como pareja.

2 comentarios en “En sentido figurado

  1. Desam

    Hola Jose
    Leyendo el articulo, que por cierto me gusta mucho como ha quedado, me he acordado de otro error que yo cometia, te cuento: llevaba una mochila y en ella ponia todas las cosas negativas, o sea, todo lo que a mi me fastidiaba lo metia en la mochila. Cuando a veces me planteaba dejar la relacion, vaciaba la mochila sobre la mesa, lloraba durante horas al ver todo lo que guardaba en ella. Esta mochila no llevaba dos compartimentos para poner lo bueno y lo malo, no, solo lo odioso y te aseguro que cosas bellas tambien vivimos, el error, no ponerlas en la mochila.
    Voy un poco mas alla, llevar una mochila agujereada ja ja, si te puedes reir. Quiero decir, no guardar las cosas negativas, quizas pudiera ser sinnonimo de no guardar rencor. Si la mochila esta vacia, si las discursiones caen en saco roto, la relacion se agriara menos y se podra hablar con mas amor.

    Responder
    1. Jose Escudero Autor

      Gracias por compartirlo. Es verdad que nos aferramos a lo negativo, lo cargamos hasta que puede con nuestras fuerzas. Lo positivo, lo que reconforta, lo que nos aporta el Por qué para aguantar los cómos, no lo queremos ver, como ignorando el valortn importante de los buenos momentos.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *