Meditación por la paz

Queridos lectores
Os propongo una  meditación.
Imaginemos que el planeta tierra es un tablero en el que se está jugando una partida de ajedrez.
Hay unas fichas negras y unas blancas… Unas representan la oscuridad y otras la luz.
Como en una buena partida de ajedrez, se mueve ficha pensando en la repercusión que tendrá en jugadas posteriores.
La propuesta es mandar luz a «la partida» que se está jugando en este momento para que que esos seres que juegan la partida tomen las decisiones adecuadas y necesarias para que gane la luz a la oscuridad.
En una partida hay sacrificios y una serie de fichas y movimientos que pueden descolocar al adversario…
Todo es perfecto.
Vamos a mandar luz a estos seres que juegan la partida para que los que jueguen en la oscuridad tomen las decisiones que favorezcan a la Luz, que ellos mismos vean la Luz que son y que no duden en convertirse poco a poco a la luz blanca que gana, en presente, la partida.
Existe el libre albedrío, no lo olvidemos,  mandamos luz desde el No Juicio, desde el amor incondicional.
A menos juicio más luz.
A más amor, más luz.
A más conciencia más beneficio para toda la humanidad.
Quizás tengamos que jugar esta partida para creer que necesitamos mandar luz para los demás pero puede que en verdad la mandemos para nosotros, también somos parte de la humanidad, para mantener en equilibrio nuestra luz que brilla inmensamente para alumbrar a todo aquel que se aproxime a esta partida.
A más luz, mayor sombra, sí, pero menos oscuridad por eso se perfila tan bien la sombra.
Antes de hacer la meditación nos protegemos imaginando como una esfera de luz violeta cubre nuestros cuerpos físico, mental, espiritual y supramental.

Nos protegemos visualizando como una luz violeta en forma de esfera brota de una chispa en nuestros corazones y con cada respiración se va haciendo más grande hasta que forma una esfera de luz violeta que nos rodea, formando un círculo protector de luz violeta.

En la medida en que podamos aprender algo de cada situación nos aproximamos más a la Fuente de luz, la Luz brillará con más fuerza en nuestros corazones. Si no podemos cambiar las cosas, libre albedrío, al menos podemos cambiar la forma en que nos afecte y así seguir mandando luz a cada situación adversa desde nuestro rincón de paz, desde el No Juicio y el Amor Incondicional.

Gracias Gracias Gracias

Jose Escudero

www.susurrosdeluz.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *