Otra expresión de amor por Desam. Ferrández

DESAM. FERRÁNDEZ, Asunción, 11 de diciembre de 2019

 

No sé cómo empezar a pesar de conocer muy bien cómo me siento.El amor entra en nuestras vidas de formas muy variopintas.

Siempre he sentido que muchas personas me aman, sin embargo esta expresión de amor tan intensa como la que estoy viviendo ahora, no hablo sólo de la que vivo con mi amado compañero de viaje, me refiero a la que estoy viviendo con muchas y diversas personas de mi alrededor, con la gente en general, por las sonrisas que me dedican las personas, muchas de ellas desconocidas, que me rodean. Así con esta intensidad y de esta manera, no la había vivido nunca antes.

El amor al que me refiero no tiene límites y es algo que mi mente desconocía, porque la mente me ponía límites de pura ignorancia. Aludo a ese amor que si te abres, y dejas que alcance su máxima expresión, es infinito.

La selección de actos amorosos que me llegan me abruman tanto que a veces me da vértigo, aunque me abrazan con suavidad para no asustarme, entro en una espiral que me lleva ampliar la percepción de esta emoción, hasta me generan mareos.

Quizás puede parecer un poco empalagoso y he de decir que tampoco tengo costumbre de expresarme así, sin embargo, es tan intenso y profundo lo que estoy viviendo qué no puedo expresarme de otra manera.

El amor me está dejando ver todas sus caras, como un enorme prisma el cual me enseña sus lados. Hasta ahora pensaba que si amaba a una persona no podía amar a otra, bien ahora puedo decir que sí que puedes amar con mucha intensidad a muchas personas, se me saltan las lágrimas solo de pensarlo, personas que apenas me conocen me hablan con tanta dulzura que me derrito por dentro, esas mismas personas cuyos amigos me habían dicho eran frías y poco empáticas, conmigo se muestran sin ningún tipo de armadura, quizás porque algún día yo dejé colgada la armadura a la entrada de la casa. Desde luego que no me la pienso poner ahora, en todo caso puede que me quite hasta la bata de los límites y la tire con fuerza al cubo de la basura. Ya sé que es cierto que yo sola me pongo los límites, pero ahora que sé que mi amor es ilimitado, el único límite que tiene la carcasa de mi cuerpo es mi mente y como estoy viviendo desde la gratitud, la creencia obsoleta de que tengo límites se desintegra, ¡ya soy muy grande para limitarme!

Recibo el amor con los brazos abiertos, abrazándome y dejándome abrazar, que entre por mis poros la cantidad que quiera. Solo pido una cosa: que se deje ver para engrandecer esa corta palabra que define un sentimiento tan grande como es el AMOR.

A veces se me escapan lágrimas de emoción y de agradecimiento hacia esta vida, me quedo sin palabras para expresar la magnitud del amor que estoy viviendo en este periodo de mi vida en el cual ni siquiera me había planteado descubrir cosas nuevas, en cuánto a emociones estoy hablando, porque descubrir cosas nuevas siempre lo estamos haciendo, día a día aprendemos algo más o quizás no tanto lo aprenda si no que me doy cuenta de ese puntito extras, a veces un puntito significa un desierto, a veces una gota significa un océano y otras veces la forma del corazón significa la inmensidad del amor saliendo de un diminuto órgano. Cuántas veces he dicho que las palabras se quedan pobres para expresar lo que estoy sintiendo, este es otro momento de esos y tengo mariposas revoloteando en la profundidad de mis entrañas, quiero cerrar los ojos y sentir, sentir el abrazo tierno del amor en el conocido y en el extraño, a veces me sorprende que un simple abrazo a una persona desconocida nos deje brillando los ojos e incluso me salte una lagrima de emoción, otras veces la lagrima no salta, pero se queda al borde, inundando los ojos.

Gracias, amado, por tus muestras de amor, quizá sea la distancia la que intensifica esa emoción para que no perdamos la conexión y sigamos expandiendo el amor a nuestro alrededor.

Gracias, personitas, conocidas y desconocidas por vuestras muestras de amor que me hacen sentir como una persona singular, única y muy especial.

Dicen que un abrazo a un árbol o a una persona aquí, en este punto del mapa, genera una vibración que se recibe al otro extremo del mapa, justo en la antípoda. Keelung (Taiwán) es la antípoda de Paraguay y la antípoda de España es Nueva Zelanda.

En esta etapa de mi vida Solo tengo gratitud y aunque vivo una experiencia humana es tan intensa e inmensa que creo debo estar flotando en otro planeta donde la manifestación de amor a todos los seres que lo habitan sea lo habitual.

1 comentario en “Otra expresión de amor por Desam. Ferrández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *