Propósitos de año nuevo

Este año he decidido que  voy a pensar lo primero en mí, pero como el año pasado aprendí que todos somos lo mismo y entendí el sentido de la unicidad, pues al pensar en mi pensaré en ti, en que todos somos lo mismo y mis acciones irán enfocadas a amarme, o lo que es lo mismo, amaros.

Y ahora que he llegado a ese convencimiento, me pedís que deje de amaros y digo que eso es imposible, porque todos somos uno, porque me amo y os amo. Porque el sentido de la vida es amar sin apegos, sin ataduras, siendo libres, sintiéndonos libres. Es entonces cuando dejaremos de pensar en hacer las cosas por uno o por otro, las haremos por dejar fluir las energías y dejaremos que se vaya lo que se tiene que ir para que venga lo que tiene que venir, para evolucionar a través del disfrute, aunque para eso haya que sufrir un poquito, al menos hasta que nuestras palabras sean coherentes con nuestros pensamientos, nuestro actos con nuestras ideas, y entendamos nuestro amor más allá de una tercera dimensión, más allá de los límites del tiempo y del espacio, más allá de las palabras, de las etiquetas y de los sentimientos, meras ilusiones.

Todos somos parte de esa explosión del Big Bang de amor incondicional que da forma a lo conocido y a lo desconocido.

Ahora, no me pidáis que deje de amar, de entregarme y de servir, porque solo quiero amarme de la forma que sé, lo he aprendido en este camino que compartimos. Amarme para entender el sentido de la vida que no es otro que llegar amándoos hasta la muerte física en este plano material que de nuevo nos ha juntado.

Jose Mª Escudero Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *