Somos barro

 

Somos Al2O3 • 2SiO2 • H2O,  o lo que es lo mismo, barro…a eso se reduce todo. Cuando las escrituras, sagradas para muchas culturas y religiones, aunque ahora que lo pienso, toda escritura es sagrada en la medida en que esté escrita desde el corazón. Una cosa es la idea que una mente recibe del universo para canalizarla y otra la interpretación que hace el canalizador y, posteriormente, cada lector…pero volvamos al asunto que da título a este artículo. Somos barro, una mezcla de tierra y arena.

Somos una especia que proviene del barro, he leído una investigación sobre el origen de la vida y dice eso mismo, en nuestra fórmula química hay barro, los polímeros que vienen del barro hacen que vengamos de una especie capaz de mutar para adaptarse a cada época.

Es apasionante, los escritos antiguos que hablan de un Dios que cogió barro y formo al hombre a su imagen y semejanza…¿a su imagen y semejanza? No hay que ser muy listos para averiguar cómo es Dios si nos hizo a su imagen y semejanza, lo que parece que nos cuesta más entender es que nosotros somos todos lo mismo, somos dioses, animales, plantas, amaneceres, somos barro, sí, pero en esencia somos luz. Somos como una hucha con forma de cerdito, de esas de barro, con una ranura en la espalda. Estamos llenos de luz, vale, el cerdito alcancía está lleno de aire, pero todos estamos llenos. En la medida en que seamos conscientes de nuestra esencia y de nuestro envoltorio, entonces y solo entonces, entenderemos el hermoso significado de la vida y de la muerte.

Desde hace unos meses trabajo con un grupo de Valencia de Metafísica, que colaboramos con los Médicos del cielo, en Metafísica se habla de desencarnados cuando el ser humano fallece. Se desencarna pero sigue vivo. Ya hablé hace poco sobre ha muerto o estar muerto. En inglés morir es Pass Away. Me encanta. Tiene más sentido que el frío morir. Morir, dejar el envoltorio de barro, arcilla y agua, en definitiva somos eso, muchas gotas de agua que junto con la arcilla nos da forma mientras nos preparamos para pasar lejos, (pass away).

En esta sociedad en que vivimos, nos alejan de la esencia para decorar el recipiente de arcilla y agua con lisonjeras piedras preciosas, telas, colonias (esencias para ocultar nuestra verdadera esencia)… Nacemos y nos moldean, crecemos y se rasga ese barro con el paso del tiempo. Se agrieta por fuera mientras por dentro nuestro ser interior juega con el niño y con el adolescente que fuimos. No queremos hacer caso a las intuiciones y no queremos escuchar la voz interior…y como digas que oyes voces te atiborran a químicos que hacen que durmamos…por eso lo llamamos DESPERTAR, en muchos casos, cuando uno descubre que lo que ha hecho hasta ahora es vivir un camino que moldea, templa y curte nuestra alma.

Ahora no me salen las palabras pero si tuviese que pintarlo sería una hucha rompiéndose por el impacto de un ángel asexuado, de cara preciosa, muy femenina, andrógina…y de las grietas de la hucha sale esa luz, esta vez la veo violeta, quizás programada por la vía de la metafísica. Luz transmutadora del ser de barro al ser de luz.

A través de un shock, nace lo mejor de cada ser, en tanto seamos capaces de asimilar el dolor, encontrar el mensaje e integrarlo.

Si no queremos ver, no vamos a sanar, si no queremos sanar, no vamos ver.

Todo tiene su lado espiritual, cada día es un camino más que nos lleva al gran templo de nuestro ser  y yo doy gracias por ello.

Todo esto que acabo de contar en Zen sería así…

Un joven fue a preguntar al maestro.

¿Cómo podemos saber cuándo nuestra luz es lo suficientemente intensa? A lo que el maestro respondió, cuando no te haga falta saber cuándo es tu luz lo suficientemente intensa. Como el alfarero sabe cuándo el barro está preparado para servir de candil, así lo sabrás.

1 comentario en “Somos barro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *