¿Y ahora qué? reflexión tras una primera etapa

Escrito en Limpio, Paraguay, por Desam Ferrández y en Madrid, España, por Jose Escudero Ramos.
20 de octubre de 2018

 

¿Y ahora qué?

Pues ahora comienza otra etapa y no importa lo que viviste ayer, ni la semana pasada, ni siquiera el mes pasado, sólo importa hoy, ahora… el “Eterno Presente”

El tiempo sigue y da igual que intentes pararlo, este pasa inexorablemente, aunque yo me encuentre viviendo una experiencia maravillosa y  quisiera que el tiempo se detenga para que esta no llegue a su fin, sin embargo el incansable Tic Tac del reloj continua su ritmo.

Por otra parte si ni siquiera existe el tiempo, ¿cómo poder detenerlo? si tampoco existe el futuro, porque hay mil y una probabilidades, ¿para qué preocuparme en cuál me va a tocar vivir? lo que sí sé es que vivo mí presente aunque intente proyectarme, colapsando la agenda con eventos futuros, estos siempre los realizaré en mí eterno presente.

Se ha terminado mí primera etapa de la expedición a Paraguay, los primeros 90 días han llegado a término, en esta experiencia han habido muchos proyectos, algunos se han llevado a cabo y otros no, sin embargo el reto más importante fue convivir con mí pareja de camino (Jose) durante 90 días seguidos, trabajando juntos, conviviendo, paseando, enamorándonos juntos, el primer reto superado y con nota. Gracias mí amor, gracias por estos inolvidables 90 días.

El otro reto ha sido trabajar para “Amor en Acció” ONG no gubernamental española, en diferentes ámbitos, en el colegio SEO  ha sido un verdadero placer estar con todos estos muchachos magníficos y con sus espectaculares docentes, también nos hemos dedicado a presentarnos a ministerios, consulados, municipalidad dándonos a conocer, realizando así tarea burocrática. El segundo reto superado.

Entre estos retos ha habido alguna aventura, algún viaje, alguna sorpresa, algo de estrés… estos desafíos han sazonado emociones, bendecido personitas y generado muuuchos amigos.

Retomo la pregunta del título ¿y ahora qué?

¿Por qué esta pregunta? Porque en esta nueva etapa mí compañero de luz ha regresado a España a iluminar con su solidario corazón otros caminos, y ahora yo empiezo mí nueva etapa, mí nuevo reto. Este es seguir trabajando para Amor en Acció, por supuesto y vivir sola en este hogar que ya se ha hecho a nosotros o quizás al revés, nosotros a él, con sus rasguños y sus acompañantes este hogar me acoge amable y hay una sintonía entre estás paredes y yo.

Aunque esta nueva etapa en solitario ya estaba pactada, quizás hay un pensamiento en que te cuestionas, sólo es un segundo porque desde luego que quiero estar en los brazos de mí amado, pero también me quiero quedar aquí, no sé si por demostrarme algo, por cumplir mi sueño o porque todavía no estoy preparada para regresar a España jaja. Lo que sí sé es que Paraguay y sus gentes me han cautivado, es un país que como ya he mencionado en otras ocasiones tiene unas diferencias brutales, pero tiene tanto amor, tiene tanta bondad que está compensado con creces.

En la etapa que he estado con Jose estábamos hacia fuera, hemos trabajado con tesón durante estos meses para realizar proyectos y llevarlos a término, con él es muy fácil vivir volcado hacia los demás, ya que él siempre está creando otra acción buena para el día siguiente. Ahora a mí me es muy fácil trabajar hacia adentro, trabajar conmigo energéticamente hablando con registros, con sanación, con mí espiritualidad más intrínseca, codo con codo con mí “Yo Superior” que hacía días que no hablaba con él, aunque siempre está conmigo. Con el sonido de los pájaros y sin el ruido del teclado del ordenador es fácil escucharme, hablarme y mimarme.

Así es que voy a seguir disfrutando de esta preciosa etapa que empieza, estaré muy atenta para aprender, aprender y aprender tal y como hemos hecho los dos juntos y enamorarme más sí, es que se puede, de Paraguay y sus personitas.

Claro que me gustaría que Jose estuviera aquí conmigo, pero extrañarlo lo que se dice extrañarlo, no creo que suceda, porque nuestro amor va más allá de las distancias, estamos conectados siempre, nos amamos con tal intensidad que aún sin estar hablando sentimos el corazón del otro y estoy enormemente agradecida de que me haya acompañado durante estos 90 días, en esta magnífica etapa que tanto y tanto me ha aportado y no paro de dar gracias al universo y a todos los seres que han intervenido para que pueda estar aquí viviendo, al otro lado de donde siempre he vivido.

Sólo con abrir la puerta  se escucha la música de la naturaleza, desde aquí se aprecian flores, insectos y pájaros que dan un toque exótico a este lugar con unos seres de luz fantásticos, con personas respetuosas, amables, sí ya sé que me repito, pero es que lo siento así.

Mil bendiciones para el planeta, para el creador de esto que estoy viviendo, para toda esta luz que me ha traído hasta aquí para que yo tenga esta experiencia inolvidable con un aprendizaje de primera mano y no a través de la lectura.

Como se dice aquí “SUERTE”

GRACIAS

Desam Ferrández

 

¿Y ahora qué?

Ahora es el momento de agradecer al Universo todo lo que he podido recibir, dar, aprender.

Recibir: He ido a dar y, como ya sabemos, se recibe más de lo que se da ¡Siempre!. Ya lo he dicho en otras ocasiones, uno desde aquí da un poco, un pequeño porcentaje, pero el que está ahí viendo pasar colaboradores, da todo lo que tiene más todo su amor y toda su confianza.

Dar: Porque tengo la posibilidad de hacerlo. La sociedad actual te obliga a tener compromisos que vas adquiriendo según tu nivel de progreso, así se forma la falsa zona de confort de la que a la larga no te atreves a salir. Yo tengo la suerte de tener una hija que me ha permitido realizar esta experiencia, me ha dado su aceptación y su amor a distancia; mis amigos me han apoyado en todo, han confiado en mí y me han estado esperando para hacer más cosas juntos; mi amada Desam quien me ha empujado a vivir esta experiencia. Soy muy afortunado por poder dar por poder vivir fuera de esa zona de confort.

Aprender: Desam y yo hemos superado miedos, los teníamos, los tenemos, nos hemos conocido más, hemos aprendido tanto del uno y del otro como de los demás, de las buenas y de las malas experiencias, porque de todo se aprende cuando vives con la mente, ojos y corazón abiertos y Desam y yo no los he cerrado en ningún momento. Personalmente he aprendido lo suficiente como para poder seguir dirigiendo mi ONG Susurros de luz como os merecéis todos vosotros, que apoyáis mis/nuestros sueños.

He de agradecer especialmente a Amor en acció por darme la posibilidad de tener experiencias tan enriquecedoras y a todas y cada una de las personas a las que he podido conocer a lo largo de esta enriquecedora etapa.

Ahora es el momento de seguir con la vida tal y como la deje antes de irme, continuar con la clase expresando desde el corazón: ¡cómo decíamos ayer!… porque el tiempo no existe, porque ayer, es la medida que nos forma para que hoy seamos mejores personas y podamos trasmitir experiencias desde la humildad, desde el corazón, con amor. El movimiento se demuestra andando y el amor, amando.

Regreso de una experiencia que me ha situado en mi mundo, un único mundo, ni primero ni tercero, Uno que está unido por el amor, que está lleno de oportunidades para dar amor, de la manera que sea, da igual, lo que importa es amar, hacer que las personas que nos rodean se sientan importantes, porque lo son, porque lo somos. Porque las personas que hay a catorce mil kilómetros de distancia están justo al lado de nuestros corazones y esa unión se nota si vives conectado a la esencia.

Podría seguir escribiendo respuestas… ¿Y ahora qué?  Pero no es la hora de añorar Paraguay, ni de contar batallitas, es la hora de vivir Paraguay en Madrid, vivir amando, entregándose, esforzando, creando, creyendo, motivando y lo que es más importante, confiando en que uno es capaz de todo lo que se proponga…¿Y ahora qué? Habrá más retos ¿Nos acompañas?

Jose Escudero Ramos

1 comentario en “¿Y ahora qué? reflexión tras una primera etapa

  1. María José Durán

    Impresionante! Maravillosa experiencia. Me impresiona especialmente la que habéis vivido entre vosotros como pareja. Tengo la sensación de sentirlo y sentiros. Vosotros pareja, la convivencia mutua y hacia los demás… Qué cantidad de sensaciones, de aprendizaje, vivencias a cada segundo…
    Y ahora qué? Pensado en vosotros me lo he preguntado cientos de veces desde aquí… Es duro y es fantástico a la vez. Es la VIDA con mayúsculas. Qué grandes sois!
    Mis felicitaciones y mi agradecimiento, pues toda experiencia y aprendizaje, como sabéis, repercute en todo y en todos. Todo seguirá siendo mágico…

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *