El peregrino cuántico

¿Y si fuese posible que hubiese universos paralelos?  Multiversos que definen algunos científicos.

¿Y si fuese posible que tuviésemos un doble en uno de esos universos paralelos que viven exactamente igual que nosotros pero unos minutos por delante? Hace poco vi un vídeo de Mónica Villamarin, donde menciona la posibilidad de contactar con tu doble, se basa en las teorías del físico francés Garnier Malet. No tiene desperdicio. Lo podéis ver aquí:

 Últimamente me ha dado por leer mucho sobre física cuántica y una cosa te lleva a la otra y todo a lo mismo. Pensamiento positivo. El contactar con tu doble, Mónica lo explica sensacionalmente, te da la posibilidad de que a través del sueño, hacer que situaciones futuras sean completamente óptimas para ti gracias a la labor de tu doble, que ya ha vivido la experiencias que tu deseas que pase. Es muy curioso y si crees en universos paralelos, en agujeros negros y masas oscuras no es difícil pensar en que bien podríamos tener un doble que nos puede hacer la vida más fácil, y yendo un poco más allá, ¿por qué no ser nosotros mismos los dobles de otros Yos que van por detrás de nosotros? Claro, la respuesta es que nosotros no estamos tan avanzados, pero ¿y si lo estuviésemos? No digo que toda la humanidad, pero unos pocos privilegiados si lo están, por eso existen figuras como Leonardo Da Vinci, Julio Verne y otros descubridores curiosos e inquietos que se han adelantado a su época varios siglos.

Si tuviésemos un doble que fuese por detrás de nosotros podríamos pensar que nuestros errores les benefician, sobre todo para que ellos no los vuelvan a cometer. Eso dejaría la teoría del libre albedrío para revisar. Sobre ello he de decir que según los últimos estudios científicos, el libre albedrío nos elige, no es que elijamos nosotros es que según unas intuiciones y señales que nos manda el universo, actuamos de una forma u otra. Sin más. No elegimos, nos hacen elegir el camino.

Ya hablé de esto en otro post. En cierta ocasión tuve que hacer de ángel en una meditación, fue entonces cuando descubrí la belleza de ayudar a los demás si n que sepan que estás ahí. Con susurros, como un aire que pasa a su lado, con inspiraciones, soplidos o sencillamente dejando que se tropiece aquí porque sabes que eso va hacer que no tenga un accidente peor más adelante.

Me encanta la idea de tener un doble en un universo paralelo. Me encanta poder contactar con él y hacer que mi vida mejore. Quizás sólo sea el poder del pensamiento, pero es que el pensamiento lo es todo. Es consciencia. Es ser. Y ya que pensamos, hagámoslo en positivo.

El otro día entré corriendo al metro, casi pierdo el tren…en esos momentos en los que según estás bajando por las escaleras escuchas el pitido de aviso de que se están cerrando las puertas y un mecanismo en tu interior hace que salga corriendo para intentar meterte a última hora…Siempre pienso en que no hace falta correr tanto, que el próximo tren pasará en unos minutos y que el riesgo de provocar un incidente, ya no que se caiga uno, más pienso en que pueda empujar a alguien… y muchas veces me río, cuando veo a esto inconscientes que saltan al vagón cuando apenas queda una rendija de apertura entre las puertas. Siempre me imagino que no llegan a tiempo y que se dan contra ellas en plan coyote persiguiendo al correcaminos.

Me río yo solito, mi imaginación no para.

Hace unos días entre en el vagón y me dio por mirar la cara de todos los pasajeros, uno a uno. De pronto sentí como si ya les conociese. Me lleve una gran impresión, les conocía de otras vidas pasadas. A uno especialmente le reconocí de otra vida, él me había salvado la vida en otra vida, éramos guerreros, así que le miré con mucha paz y gratitud.

Me gustó la experiencia y la pienso repetir. Sentir a todos a mí alrededor parte de una historia preciosa que nos une vida tras vida.

Tengo que meditar más sobre la influencia del tiempo y el espacio en nuestras vidas. Como sentimos el presente como algo a lo que no le damos importancia pero es lo realmente esencial en nuestras vidas.

Se nos pasa la vida enganchados a electrodomésticos como la televisión o los gadgets electrónicos y nos olvidamos de sentir nuestras propias vidas, con lo maravilloso que es poder descubrir que todo lo que te cuentan en las películas uno lo podría haber vivido ya…

Sentir el poder de la consciencia, de la meditación en movimiento. Escuchar a tu alma, a tu ángel susurrándote al odio, crear teorías, sentir que no estamos solos…mi mujer era fan de una serie muy rara llamada Fringe, alguna vez la intentaba ver pero siempre me quedo dormido mirando a la televisión, entre sueños, en cierta ocasión vi un capítulo en el que se hablaba de un salto cuántico a otra dimensión. Me llamó la atención y quedó grabado en el subconsciente. A los pocos meses me llegan, de diferentes procedencias, documentales, revistas y libros sobre universos paralelos, física cuántica y dobles…¿será que estoy recibiendo algún mensaje del universo, de los multiversos?

Estaré alerta y muy pendiente de las señales como buen peregrino cuántico que soy. No hay límites en el peregrinar, el camino nos elije a nosotros, solamente hay que dejarse llevar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *