En busca de la felicidad

Hace poco vi una película que me resistía a ver pero que ahora, por circunstancias personales, entendí que me había llegado el momento.

En la película el protagonista menciona a Thomas Jefferson, el autor principal de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, y dice que al redactarla  se escribió lo siguiente:

“Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”

En la película, En busca de la felicidad, se hace una reflexión un tanto negativa, se pregunta si Jefferson sabría qué tan difícil es ser feliz que el hombre tiene solo el derecho a ir en su búsqueda aunque sepa que no va a poder encontrarla.

Yo creo que el ser humado tiene la obligación natural de ser feliz, no el derecho de ir en su búsqueda, hemos nacidos programados para ser felices.

Ya he escrito sobre esto en otras entradas de mi antiguo blog, nacemos felices pero la sociedad nos programa para creer que no nos merecemos alcanzar esa meta, olvidamos que no es una meta, nos creemos las mentiras que nos imponen a través de falsa información y miedos y acabamos convencidos de que no merecemos ningún tipo de premio ni “caramelos de felicidad”…eso sí, nos venden pastillitas de colores para que alcancemos artificialmente lo que cualquiera de nosotros podría conseguir naturalmente.

Cuando leí El efecto Luna de Miel del Dr. Bruce H. Lipton y tras la entrevista que le pude hacer para la Revista Imo, recordé lo que hace años comentamos mi buen amigo Suso y yo, la felicidad es una forma de vida, una actitud, SER FELIZ. Puede que se nos atragante algún episodio en la vida pero siempre se sale reforzado con la actitud correcta, espíritu de lucha, sacrificio, entrega, ideas claras… también hablan de ello en la película. “Jamás permitas que alguien te diga que no puedes hacer algo… si tienes un sueño tienes que protegerlo”

La vida es felicidad por el simple hecho de estar vivos, de poder respirar, de poder ser conscientes…hay tantas razones para ser feliz, tantas…que me dejó impresionado saber que en la declaración de independencia, firmada el 4 de julio de 1776, se limiten a buscarla… ¿será que ya estaban pensando en programar y limitar la mente de los ciudadanos estadounidenses?

Otro punto interesante de la Declaración de Independencia es que “apelan al juez supremo del universo”, anteriormente han mencionado “igual al que las leyes de la naturaleza y del Dios de esa naturaleza” y en otro punto dicen “Creador”…es interesante, aunque no sea nuestra historia, leer y aprender la historia del país que actualmente se cree el juez supremo del universo, dicho con todos mis respetos. ¿Si se tuviese que redactar esa declaración ahora, en el siglo XXI, ¿qué utilizarían “Dios, Jehová, Yahvé, la Fuente, Universo? Da igual cómo se defina, lo que importa es el respeto a esas leyes de la naturaleza que fielmente defendían los indios nativos americanos, a los que dedicaré algún escrito en breve, sin duda su espiritualidad merece más de una reflexión.

Por ahora me quedo con mi «búsqueda constante de la felicidad», la buscaré en mi interior, corriendo, haciendo ejercicio, meditando, alimentándome correctamente, respetando mi cuerpo y mi mente y sobre todo, dando amor a mí mismo y a los demás, entonces haré de la felicidad una forma de vida, sin más pretensiones que ser feliz.

Jose Mª Escudero

3 comentarios en “En busca de la felicidad

  1. Margarita

    Yo miro mi vida en retrospeccion y la veo con retazos de felicidad, distaba mucho de ser feliz, pero creia que era lo normal, ahora con las canas y mas conocimiento de la vida soy feliz, aunque mantengo momentos de inquietud o conflicto por el dia a dia. Tambien es cierto que no busco la felicidad, aparece con mi propio vibrar, agradezco lo mucho que tengo y eso me hace darme cuenta de lo privilegiada que soy.
    El ultimo libro que he leido lleva por titulo: Tambien esto pasara y te aseguro que la frase me sirve para todo.
    Feliz verano Jose

    Responder
  2. belen

    ¿Y si lo que creemos que es la felicidad fuera un invento de algunos pocos para mantenernos en una búsqueda constante y en un mundo dual de felicidad y tristeza? La felicidad forma parte de todo y de todos, es un estado del ser.
    No pide ni exige porque ya está en cada uno de nosotros. La felicidad se alimenta de coherencia, de la coherencia que nos da nuestro corazón. Aprendamos a escucharle y nos dará el as de guía del sentido de nuestras vidas.
    Gracias Jose, siempre es de agradecer que alguien te ayude a repensar conceptos y así poder transmutar tus propias creencias.

    Responder

Responder a Jose Escudero Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *