Pensamientos compartidos

Pensamientos compartidos 

En mi entrenamiento de hoy, en ese momento de meditación en movimiento, cuando estás solo con el frío, la nieve, la naturaleza, el sonido de tu respiración y tus pisadas, que ya no esquivan los charcos…que hermoso sonido es el de la pisada cruzando el charco, el arroyo…el agua salpicando tu pierna, el suelo, es cuando aprovechas para dejar parte de tu energía en el camino, para que el que venga detrás y la necesite la recoja y se lleve puesta esa semilla de amor incondicional que seguro dará su fruto en su corazón…Hoy he meditado sobre la muerte y el amor, otra vez.

El amor, eso que incondicionalmente a todos nos une,  pero cuando pone condiciones, nos puede separar.

La muerte es aquello que a todos nos separa pero que nos vuelve a unir. Sí, yo creo que la energía no se destruye, se transforma y en ese proceso de transformación somos todos lo mismo, energía pura de amor incondicional…otra vez esas palabras, amor incondicional.

Solía juzgar, etiquetar, sembraba odio…alguna vez todavía se me escapa alguna frase poco conveniente, pero despierto e intento mejorar. Prefiero sembrar amor que odio, entendimiento que duda. Prefiero poner mi mano en una espalda que mi pie en otro pie.

Me gusta aprender de los errores y evolucionar, aunque suele pasar que por el camino sufres, o haces sufrir.

Hoy he pensado que no es bueno irse a dormir con fantasmas de rencor, porque nunca sabes si mañana estará esa persona con la que te has enfadado para que puedas darle un abrazo.

Se hace difícil vivir amando, pero es como salir a correr con nieve. Te cuesta, da pereza, pero una vez que llegas de regreso a casa, empapado, con frio, pero con una gran sonrisa y una  mirada de paz que refleja tu interior, entonces no hay quien te pare. Lo puedes todo, hasta convertir el amor en tu forma de vida. Vivir amando a los demás es vivir amándose a uno mismo. Es sencillamente un sano ejercicio de egoísmo. Ama para que te amen. Servir, darte, es dejar que el universo fluya a través de ti y te dejas llevar y te das…te entregas…

Hoy he vuelto a rozar el cielo, he sentido ángeles en el camino, me han susurrado, me han alentado a seguir por el camino, el camino del peregrino, el camino iniciático de la vida y el amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *