AISLADOS

Hace años paseé por las calles de Madrid haciendo fotos de las ventanas que había de un punto a otro de la ciudad. Viéndolas hoy, se me antoja hacer un pequeño ensayo visual. 

Vivimos en el país de sol pero de puertas a dentro, justo donde nos cobija la sombra. ¿O acaso nosotros nos resguardamos de la luz cuales vampiros sin saber que la sombra está dentro de nosotros? ¿seremos nosotros nuestras propias sombras? ¿Nos da miedo vivir?¿ O qué nos vean?

Preferimos vivir aislados, sin contacto con el exterior. 

Nos da miedo entregarnos a la vida, al compromiso con el universo…ese «confía»…esa actitud de creer en la providencia…

Realmente no hace falta nada porque todo viene como tiene que venir…

No te encierres, deja las puertas abiertas, al menos las ventanas…nada malo va a pasar y la energía…

La energía fluye más fuerte que nosotros.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *