Archivo del Autor: Susurros de luz

Acerca de Susurros de luz

Susurros de luz, la asociación que hace que las cosas positivas pasen y además las cuenta.

Una deliciosa tarta de chocolate

«Una deliciosa tarta de chocolate» es otro artículo que nunca se llegó a publicar en la revista de la Fundación ANDE y como ya está escrito lo compartimos nosotros con mucho cariño y gratitud.

El Giving Tuesday es un día creado hace relativamente poco tiempo. Según tengo entendido el origen es el siguiente:

El día de Acción de Gracias es en E.E.U.U. como la Nochebuena es España. Todas las familias se reúnen en la tradicional cena donde se come pavo, puré de manzana y otros deliciosos manjares. Ese fin de semana, el del último jueves de noviembre, es el momento del año en el que más se viaja en ese país. Se cena, se prolonga la fiesta, se trasnocha y el viernes siguiente no se madruga. Los comerciantes observaron que ese viernes era el día de menor consumo de todo el año y crearon el Black Friday para incentivar las ventas. La locura del Black Friday se ha extendido a todo el planeta. Consumismo en estado puro. Una locura.

Un grupo de artistas crearon el Fair Saturday, ese sábado tras el «viernes negr0» quería compensar la saturación consumista invitando a ver y disfrutar de arte en cualquiera de sus expresiones, realizado ese día por los artistas y ofrecido a diferentes causas solidarias. Revista Susurros de luz, desde sus comienzos cuando se llamaba Revista IMO, pudo hacer algunas actividades en varios Fair Saturday. La energía del arte al servicio de la humanidad es muy hermosa. Y llegó el CyberMonday, es decir, locura de ventas ahora el lunes por internet. Y el consumismo sigue expandiéndose, cada año las ofertas del Black Friday y el Cyber Monday se prolongan en el tiempo, hasta tres semanas antes del día en cuestión.

Entonces surgió otro día especial: Giving Tuesday, el día de la solidaridad.

Este año fue el martes 30 de noviembre. Me encontraba haciendo las últimas correcciones de nuestro próximo libro, cuando recibo la llamada de Alicia Fabián del Centro Ocupacional San Fernando, nos invita a que vayamos a por una tarta que nos han hecho los chicos y chicas del taller de cocina para que lo llevemos el miércoles a los desayunos que damos en la puerta de la Casa de Baños de Embajadores a personas que no tienen recursos, a los conocidos como Sin Techo o Sin hogar.

Mi compañera Desam. Ferrández y yo, fuimos al Centro Ocupacional San Fernando, donde nos estaban esperando Zulma, Alicia y un par de jóvenes usuarios del centro con unas pulseras y una caja blanca que protegía a la más deliciosa tarta de chocolate que jamás se haya visto en todo el barrio de Usera, barrio muy goloso por cierto, goza de diversidad de pastelerías.

Nuestra labor ahora era repartir esa delicia entre esas personas que todos los miércoles nos esperan en la puerta de la Casa de Baños.

Llegamos a la hora de siempre, una cola de unas 40 personas nos esperaba. Servimos los cafés, nuestros amigos de la calle van cogiendo su kit de aseo, su zumo, plátano, snack de chocolate y cuando llegan a la tarta les preguntamos si desean un trozo, el primero dice que no. Nos quedamos sorprendidos… pienso rápidamente, ¡falta decir el ingrediente secreto de nuestra tarta!. Digo en voz alta para que me oigan también los del fondo de la fila: la tarta la han hecho unas personas muy especiales para vosotros, con todo su amor, y explicamos.

En cuanto escucharon esto, ni uno quiso perderse el dulce regalo que les llevamos.

Digno de ver las caras de placer que tenían mientras se comían la torta, como dicen los latinos. ¡Espectacular!.

Los usuarios de los baños tienen diferentes costumbres, unos toman el café y comen y se van a la ducha para aprovechar el día; otros aprovechan para hablar unos con otros o con nosotros, nos encanta escuchar la historia que hay detrás de cada persona y si podemos echar una mano, pues se hace lo que se puede.

Pedí a las personas más accesibles, que dijesen unas palabras de agradecimiento para grabarlas y que junto con algunas fotos hicimos un vídeo que se puede ver en nuestra web.

Toda comida extra, casera y hecha con amor, nuestros amigos de la calle la saborean de manera especial.

En Madrid hay muchos lugares donde pueden conseguir comida pero ninguna es tan deliciosa como la que se ofrece con tanto amor. Gracias por hacerlo posible. En Susurros de luz nos encanta hacer que las cosas bellas sucedan.

Jose Mª Escudero Ramos

www.escuderoramos.com

www.susurrosdeluz.com

Indefensión aprendida de Marta Díez Ruiz de los Paños

Libro recomendado mes de mayo

Título: Indefensión aprendida. Las claves para vencer un estado emocional que nos paraliza

Autora: Marta Díez Ruiz de los Paños

Nº de páginas: 160

Editorial: AMAT Editorial

ISBN: 9788497357630

Año de edición: 2022

Según nos cuenta Marta Díez Ruiz de los Paños en su nuevo libro «Indefensión aprendida. Las claves para vencer un estado emocional que nos paraliza», la indefensión aprendida es la principal causa de fracaso escolar. A lo largo del libro nos plantea ejemplos reales, casos de niños y niñas que han pasado por su consulta, testimonios y ejercicios que se pueden hacer con nuestros hijos para que cambien esas creencias limitantes.

A lo largo de nuestras vidas crecemos con algunas ideas que han quedado en nuestro inconsciente que no nos permiten disfrutar de ciertas actividades pues creemos que somos unos inútiles para ello. Se me viene a la cabeza, a modo de ejemplo, en el tiempo en el que cantaba en el coro del colegio de mi hija comentaba con algunas familias lo maravilloso que era cantar en el coro a veces incluso compartiendo escenario con nuestros hijos e hijas para luego invitarles a que probasen la experiencia. Muchas personas me respondían que eran unos negados para la música, que no tienen buena voz o nada de oído musical. Este tipo de comentarios muestran esa indefensión aprendida de la que Marta nos da cuenta en su libro y nos da pistas de cómo podemos trabajarlas para superar esas creencias limitantes.

Si de adultos tenemos esa clase de pensamientos nocivos, imaginad lo que puede ser para estos niños y niñas que se pasan los días enteros sobrecargados de materias, algunas asignaturas o temas un tanto tediosas, cuando se traban con alguna materia y los compañeros o profesores hacen burla… Cuan limitantes pueden ser lo comentarios fuera de lugar que muchas veces emitimos sin pensar en sus consecuencias. Sabiendo que la indefensión aprendida es la principal causa de fracaso escolar, mucho se está tardando en poner remedio a este gran problema.

Podemos encontrarnos con personas con IA en parejas muy enamoradas; en la tercera edad, en cualquiera que caiga en una enfermedad de larga duración, crónica o corta pero que aparentemente dependa de otras personas; nos encontramos con trastornos IA en el ámbito laboral; en el terreno de la salud mental e incluso en el uso de las nuevas tecnologías. Vaya, que todos podemos pasar por una experiencia de indefensión aprendida en cualquier momento de nuestras vidas.

A lo largo de diez capítulos la autora enumera los diferentes tipos de IA que existen. Sorprende mucho descubrir lo extendido que está un problema tan fácil de erradicar si prestásemos un poco más de atención y tiempo en la detección y mejora de la calidad de vida de las personas que lo viven. Marta también nos ofrece una estupenda guía para padres y profesores con la que podremos aplicar el conocimiento adquirido a través de la lectura de este libro con aquellos que lo necesiten.

Nos atrevemos a a recomendar este libro en el mes de mayo, mes de las flores, de las madres y del trabajador para que tomemos conciencia de un problema que puede desarrollarse por una mala gestión de nuestras palabras, un error en nuestra comunicación, como padres, madres, o como jefas, jefes… Pensemos dos veces antes de decir una palabra que pueda cortar las alas de la creatividad y fomentar el menosprecio y las creencias limitantes.

Enhorabuena, Marta, «Indefensión aprendida. Las claves para vencer un estado emocional que nos paraliza» puede ayudar a conocernos y entendernos mejor.

Editorial Mayo 2022

Creativos

Fotografía de Jose Mª Escudero Ramos

Gracias a la creatividad el ser humano ha podido evolucionar, transformarse, adaptarse y sobrevivir incluso en las peores circunstancias. La creatividad ha servido para desarrollar grandes inventos; para escapar de injustas prisiones; para escribir epopeyas, comedias o dramas; para hacer arte hasta el punto de sacar de un trozo de mármol bellas esculturas en las que se pueden apreciar los dedos de una mano apretando una pierna o la textura de la seda sobre un cuerpo desnudo.

En el proceso de creación interviene desde la intuición hasta la necesidad.

Muchos de los grandes descubrimientos son fruto de una intuición, así como muchos de los inventos son fruto de la necesidad de buscar soluciones a los problemas o desafíos que van a apareciendo a lo largo de la historia. La rueda se hizo para poder transportar y a su vez una variante sirve para moler cereales. Con imaginación podemos adaptar lo ya inventado y mejorar sus funciones.

Toda persona tiene un punto de creatividad.

A veces cuesta creernos creativos debido a que crecemos en una sociedad que limita los dones artísticos, pero todos lo somos en mayor o menor medida. En mis talleres expongo que la creatividad aflora fácilmente en esos momentos de tensión en los que la mente crea ideas y nos hace adelantar acontecimientos que no se llegan a producir pero que nos generan unas películas mentales peliagudas esperando, por ejemplo, el diagnóstico del médico o a que nuestros hijos o hijas lleguen a casa cuando tardan, sobretodo por las noches de fin de semana. ¿Cuántas novelas se podrían escribir por esos pensamientos nocivos?

Personalmente a mí me viene muy bien meditar tanto para desarrollar la creatividad como para aquietar la mente, dejar que se vayan los pensamientos nocivos para que tengan cabida los más positivos y constructivos. Y en mi creatividad me inspiro en la naturaleza, en lo cotidiano, para hacer instantáneas con mis cámaras de fotos. Para escribir observo, siento e imagino vivir mil vidas; o transcribo pensamientos en forma de ensayos o de cuentos para contar aquello que me aflige y si puedo, en mi historia, acabo con un final feliz, para hacer que así la vida se parezca a lo que escribo. Todo está en el universo de las infinitas posibilidades.

Cada persona debería buscar su don creativo y desarrollarlo, ya sea pintando, fotografiando, moldeando, escribiendo o con cualquiera de las artes de las que disponemos… la música, canta tus emociones; la poesía, seamos un poco underground, rompamos moldes, salgámonos por un momento de este sistema perfeccionista, hagamos un collage con los trozos rotos de nuestras almas.

Invito a los lectores a que se atrevan a ser conscientes de su poder creativo. Atrevámonos a crear sin miedo a hacer el ridículo, no seamos jueces de nuestro arte. No existe el menosprecio cuando se crea, todo es perfecto, además, cuanto más se practique mejor se hace. A crear se aprende ejercitando nuestras habilidades, ensayo-error-aprendizaje.

Tenemos que atrevernos a expresarnos de la forma que más nos vibre sabiendo que no a todos gustará aquello que hagamos. El arte no tiene porque gustar, tiene que remover, tiene que hacer sentir, tiene que hacernos sentir y removernos y que salga de nuestras entrañas. Cuanto más adentro nuestro busquemos, más removerá a los demás.

Llevo varios meses asistiendo a talleres de poesía, me atrevo a recitar en público desde el primer día a sabiendas de que no siempre voy a gustar, pero me arriesgo para aprender y mejorar, para perder el miedo escénico de la vida; para soltar lo que me atormenta, para hacerme escuchar, para escucharme, para sentirme vivo y con las mismas ganas de cambiar el mundo que cuando tenía quince años, por cierto, a esa edad también escribía poesía, entonces gritaba mi disconformidad con mi mundo… ¿Cuánto ha cambiado el mundo desde entonces? Sigo escribiendo poesía.

A lo largo de la historia la poesía ha servido para narrar las mayores hazañas y gestas; también para enamorar, para reír, para llorar… Las letras son herramientas que forman palabras; las palabras son la alquimia del pensamiento con poderes sobrenaturales.

Además de los cursos de poesía, también he hecho recientemente un taller de creación de monólogos de comedia. Estoy impresionado, no sabía todo el trabajo que hay detrás de un monólogo. Observación, documentación, ingenio, palabras, humor, sensibilidad y memoria. Los monólogos también sirven como forma de denuncia social. Usando el humor inteligente, que no falte al respeto, se puede dar en la diana mostrando aquello que sintamos se puede mejorar en la sociedad.

Elijamos la forma de expresión que sea, hemos de intentar que gracias a nuestras palabras mucha gente se replantee aspectos vitales de la vida.

A través de la palabra podemos influenciar sobre las personas, que mejor que hacerlo con humor y con amor, respeto y esperanza, aunque tengamos que mostrar las partes más oscuras de la humanidad para que se tome conciencia del bien y del mal.

Observar lo que nos rodea y reflexionar qué cosas se pueden mejorar para contarlo a través de poesía, guiones de monólogos, ensayos, novelas, con humor, en verso, en prosa, con collages, fotografías, esculturas de mármol o de plastilina… crea, creemos, creer es crear, creamos mundos hermosos, crearemos un mundo, el nuestro, tan bello como nuestra propia esencia divina.

Somos creativos creadores de un mundo perfecto. Observar para adaptar y mejorar aquello que está a nuestro alrededor para llegar a vivir en el mejor mundo posible.

Crear es abrir el baúl de las infinitas posibilidades.

Creemos. Creamos.

Jose Mª Escudero Ramos es fundador de la Asociación y Revista Susurros de luz

Artículo compartido por el autor en Pressenza, Agencia de prensa de noticias por la paz y la no violencia

El superpoder de crear un libro… de superpoderes

«El superpoder de crear un libro… de superpoderes» es un artículo que nunca se llegó a publicar en la revista de la Fundación ANDE y como ya está escrito lo compartimos nosotros con mucho cariño y gratitud.

¿Qué es más difícil definir qué superpoder te gustaría desarrollar o crear un libro?

En el taller «El superpoder de crear un libro… de superpoderes» se pudieron hacer las dos cosas.

El 27 de septiembre de 2021 tuvimos la oportunidad de disfrutar de este interesante taller que Desam. Ferrández y Jose Mª Escudero de la Asociación Susurros de luz vinieron a impartir al Centro Ocupacional San Fernando en Usera.

A pesar del poco tiempo del que dispusieron para prepararlo, Desam. y Jose hicieron un trabajo muy hermoso con un resultado impactante: la edición digital de «Mi primer libro de superpoderes».

Contactamos con ellos un par de semanas antes del taller, les conocimos gracias a la presentación del libro «El superpoder está dentro de ti» que Susurros de luz presentó en nuestra vecina Biblioteca Pública José Hierro de Usera. A lo largo de la presentación contaron cómo este libro que presentan tiene un poder mágico, una muestra de ello es que lo publicaron con dos fines, uno conseguir fondos para seguir desarrollando sus proyectos y otro, poder repartir libros entre la gente que viven en la calle los conocidos como Sin Techo o Sin Hogar, o personas con pocos recursos, porque saben, gracias a su labor de escucha amorosa, que la soledad de la calle es más leve leyendo. En el libro participan catorce autores y autoras de todas partes de España. Una autora, Ana María Santos, dejó libros en depósito para vender en una herboristería de El Masnou, cerca de Barcelona. Miguel ángel, el dueño, conoce los planes de Susurros de luz así que el día que un indigente entró para «pedir algo de alimento», no dudo en darle un ejemplar del libro. No pasó una semana cuando este hombre que un día fue pidiendo ayuda, regresó con algo de dinero para comprar otro libro para un amigo. Y nuestro anónimo superhéroe contó los beneficios que le había aportado cada uno de los cuentos, uno a uno, a su Miguel “Ángel”, por eso se lo quería hacer llegar a su amigo necesitado.

Durante el taller que Desam. y Jose impartieron, hablaron de los poderes que aparecen en el libro. Anaska Fisher cuenta el superpoder de crear una cúpula protectora, Juancho Escudero el de la escucha y dar buenos consejos, Desam., el de poder leer la mente de las personas para poder ayudar… los jóvenes integrantes de la clase escuchaban atentos. «Ahora os toca a vosotros, ¿escribir o dibujad el superpoder que os gustaría tener?», preguntaron.

Alberto, Juan Antonio, Teresa, Cristina, Laura, Andrés, Pablo, David, Ángel, Sonia, Estela, Alberto, Israel, dibujaron y escribieron, uno a uno narraron sus superpoderes: Mi madre es mi superpoder; mi hermano; tener una autocaravana para poder ir por el mundo ayudando a las personas… hasta que llegamos a Teresa quien nos dijo que quería tener el superpoder de ayudar la gente de La Palma, con unas botas con las que podía ir sobre la lava sin quemarse y así apagar el volcán. A la pregunta de cómo lo apagaría respondió que con una tapa. Obvio. Así que Desam. y Jose plantearon hacer un ejercicio: «Vamos a visualizar que todos agarramos una manta muy grande, visualizamos el volcán en el medio de la clase, a la de tres saltamos y tapamos la boca del volcán… una, dos… tres…» Saltaron… y siguieron con el taller. Ese mediodía, en las noticias, informaron de que el volcán dejó de erupcionar dos horas, comenzando justo en el momento del taller. El superpoder está dentro de cada uno de nosotros, cada una de nosotras. No es tan complicado desarrollar nuestros dones, solo tenemos que tener la fe suficiente, buscar en nuestro interior, tener una intención y creer. Así es y así se cumple.

La buena disposición que mostraron desde un principio fue, como diría Humphry Bogart “el comienzo de una buena amistad” que se prolongará, seguro, en el tiempo. Juntos podemos hacer proyectos muy hermosos e interesantes.

Susurros de luz hace que las cosas bellas sucedan.

Si queréis un ejemplar de El superpoder está dentro de ti, podéis ver cómo adquirirlo en la página web de la asociación Susurros de luz.

www.susurrosdeluz.com

Patinaje sobre hielo… un pensamiento, una poesía

Desam. Ferrández, Castellón, (importado de Revista IMO publicado el 27 de enero de 2018

La música envuelve esos giros

Dando forma a la danza,

Quitando peso a mi cuerpo

Brindando sutileza a las vueltas.

Cuento los pasos para no adelantarme,

Freno mi ritmo que es empujado por mi ansia.

Quiero que roce mi cuerpo,

Sentirme envuelta por unos brazos fuertes,

Sintiendo el deseo del éxtasis,

Pues él me arrolla con su firmeza,

Con el brío de la pieza que resuena en mi cabeza.

Agradezco ese brazo que acompaña mi voltereta.

Con la mirada le pido “acaricia mi espalda”.

Las manos marcan un ritmo frenético,

El viento desmelena los pelos y las ropas.

Pienso que ahora es solo mío,

Pido que no se acabe esta pieza,

Mientras siento su entrega

En una coreografía nada improvisada.

Me sé los pasos,

Sé cuando me roza y cuando se aleja,

Cuando voy a escuchar sus latidos

En un escarceo cercano.

Cuando las miradas se encuentran

Su armonía apaga el ruido del hielo,

Su aroma embriaga mis sentidos

Intento estar concentrada.

El baile esta memorizado.

Puedo estar presente en los sentidos insignificantes

Las miradas ajenas no me imponen.

Me recreo en la delicadeza de sus movimientos,

Quiero esta flexibilidad en la intimidad,

Caldear las ropas de los sueños,

Haciendo temblar hasta la respiración.

Y así llega el final de la pieza

Despertando con los vítores  y aplausos.

El pulso acelerado marca el fin de este capitulo,

Sabiendo que en el próximo entrenamiento

Volverá a ser solo mío.

La fuente esencial de la calma de Steve Taylor

Título: La fuente esencial de la calma. Reflexiones y meditaciones para el despertar espiritual.

Autor: Steve Taylor

Editorial: Urano

ISBN: 978-84-17694-64-7

Nº de páginas: 128

Año de edición: 2022

 

Eckhart Tolle, autor de El poder del ahora, dice sobre La fuente esencial de la calma que “es la encarnación contemporánea de esa antigua tradición de discurso espiritual poético que envuelve el pensamiento de los grandes movimientos espirituales de la historia, desde los Upanishads, el Bhagavad Gita; los inefables textos sufís de Hafiz, Rumi, los cristianos poemas de san Juan de la Cruz o la prosa poética de Maestro Eckhart”.

Que Eckhart Tolle escriba el prólogo del libro de Steve Taylor y diga todo esto es argumento más que suficiente para leer La fuente esencial de la calma.

Personalmente me ha encantado saborear los versos libres de esta prosa poética con la que nos invita a reflexionar el autor.

Tal y como menciona Tolle, a lo largo de la historia se han contado desde las epopeyas más destacadas hasta los pensamientos más profundos en forma de poesías. Estamos viviendo un momento tan importante en la historia de la humanidad que me resulta imprescindible recomendar volver a leer a los clásicos tanto como leer estos pensamientos espirituales escritos de una forma clásica, a través de versos con sentido para que recordemos nuestra verdadera esencia de luz.

Muchos de los poemas de Steve Taylor nos han recordado el poemario de Micaela Serrano Quesada que recomendamos hace ya años, Palabras de luz, del que tuve la oportunidad de escribir el prólogo.

Para terminar la reseña me gustaría compartir una estrofa del poema La alquimia de la atención:

La atención es una alquimia

que transforma la monotonía en belleza

y la ansiedad en serenidad.

Reseña hecha por Jose Mª Escudero Ramos

Acciones de susurros de luz en 2022

En el primer trimestre de 2022 hemos repartido 811 desayunos (zumos, plátanos, café, té, Cacao, Huesitos, bizcochos o magdalenas), kits de aseos (champú, gel, jabón, maquinillas y crema de afeitar, pasta y cepillos de dientes, paquetes de kleenex) y más de 1000 tickets de ducha.

Hemos repartido 200 churros donados por Churrería Flores de Usera.

Hemos repartido 100 cenas (caldo de verduras, café, tortillas, bocadillos, zumos, fruta en lata y plátanos) entre las personas que viven en la calle.

Hemos repartido 600 yogures donados por AMER- Las Rozas, entre usuarios de comedores sociales y con los desayunos.

Hemos repartido 290 panes donados por Pandome Madrid en comedores sociales y asociaciones afines para que compartan junto con las comidas que preparan para las personas sin hogar.

Hemos donado 150 libros y 60 DVD´s en la la Sala Milagros de Carabanchel para que los puedan disfrutar los vecinos del barrio.

Hemos repartido ropa de abrigo, mantas, camisetas, ropa interior (calcetines y calzoncillos), sacos de dormir, esterillas para combatir el frío invernal entre las personas sin hogar.

E informamos y derivamos a otras asociaciones a las personas que nos preguntan por necesidades que nosotros no podemos cubrir.

Pero lo más importante para las personas sin hogar: escuchamos y les hacemos sentir visibles.

 

La mejor dieta

Desam. Ferrández. Madrid, 10 de abril de 2022

Hace días que llevo una dieta que me está sentando fenomenal: Estoy a dieta de emitir juicios. También podría llamarse la dieta de no hablar mal de nadie. Tengo que puntualizar que en esta abstinencia entran también los pensamientos aunque no se verbalicen. Que cada uno haga lo que quiera o lo que pueda; no podría meterme en los zapatos de todos para saber sus vidas y sus porqués y si lo hiciera, como dice el refrán, me metería en camisa de once varas, aunque seguro que de calzar el zapato de otro le entendería mucho mejor o por lo menos le comprendería un poquito más en su forma de actuar.

A veces cuando estamos en una reunión y el juicio empieza a volar libremente de boca en boca, de mente en mente, me doy cuenta y digo “no-no”, aquí no entro, esto no es la tarea que tengo hoy, no voy a contagiarme de ese ritmo de calificativos o descalificativos que no sirven para nada, mejor me salgo de la reunión.

Aparte de esto estoy notando como una extraña calma que se ubica en mi interior que no sé de dónde sale.

Miro a mi alrededor e incluso cuando hay ruido, alboroto, estrés… tengo una calma interna que hasta me hace hablar despacio, sosegada, tanto que a veces hasta yo misma me sorprendo de ese mismo sosiego.

¿Cómo no me contagio del estrés que me rodea? No soy capaz de ver porqué no me contagio y hasta me resulta curioso; me miro hacia dentro y me pregunto de dónde sale esta calma. Miro hacia fuera y hay movimiento, miro hacia dentro y hay calma.

Tengo que decir que mi mente, sin lugar a dudas, tiene más movimiento que la otra parte de donde sale esa serenidad. Esa calma sale de las entrañas, del corazón, de un lugar muy profundo dentro de mí. La mente parlotea y me lleva de aquí para allá. Incluso en la meditación tengo que parar a la mente para que no me saque de mi concentración, eso sí, no me enfado y le digo ahora no, para continuar en silencio, meditando, observando mi respiración y el tic tac imparable del reloj del comedor, solo me tengo que sujetar a esas dos cosas: la respiración y el tic tac. Cuando pierdo la respiración y el tic tac, ya no sé lo que sucede, hay una energía que envuelve mis manos y sube hacia los brazos para envolverme completamente y en ese momento máximo de plenitud en el que me siento súper bien, es cuando aparece la mente con su parloteo inservible -luego voy a poner una colada, luego voy a ir a comprar- ¡qué más da! ya está la mente mandando. Me doy cuenta y le digo “ahora no”, y no me enredo con sus miles de tareas que me manda insistentemente. Vuelvo a la meditación, a ese momento de quietud y de sosiego.

Ahora están de moda los retos, yo he comenzado uno muy particular que espero no tenga una fecha de término sino se convierta, más bien, en un hábito más de los que tengo.

Creo que mi dieta va unida a la aceptación y al respeto tanto hacia los demás como hacia mí, ya que yo soy mi mayor juez. Por favor, le susurro a la inagotable mente; por favor, le digo al insaciable ego; dejadme respirar, soltad vuestro lazo que me voy a tratar muy bien, voy a ser amable y cariñosa conmigo; los dardos cargados de reproches y reprobaciones los voy tirar lejos para que no puedan volver a mi amado templo. Gracias.

Y sigo en mi paz que es donde me siento bien. ¿Hasta cuándo? No lo sé, lo que importa es el ahora. Hoy estoy en calma y con la Dieta libre de juicios. Y tú, ¿te apuntas?

Cuéntame cuántos días seguidos has estado, o cuantas veces has empezado “de nuevo” la dieta.

En realidad no importa la de veces que tengamos que empezar este ayuno de atribuciones libres soltadas desde el ego más destructor, importa darnos cuenta de las flores que salen de nuestros labios.

Gracias y suerte en nuestro desafío.

Libro de abril 2022: Humanizar la soledad de Consuelo Santamaría y José Carlos Bermejo

Título: Humanizar la soledad. Comprenderla y acompañarla

Autores: Consuelo Santamaría y José Carlos Bermejo

Editorial: Desclée De Brouwer

Nº de páginas: 176

ISBN: 9788433031648

Año de edición: 2022

Consuelo Santamaría y José Carlos Bermejo comparten en su libro «Humanizar la soledad. Comprenderla y acompañarla» muchas de las experiencias vividas a lo largo de sus carreras en el Centro de Humanización de la Salud de los Religiosos Camilos. Allí se enfrentan a situaciones muy difíciles relacionadas tanto con el duelo como con los pacientes que viven sus últimas horas. Los Camilos intentan humanizar la salud, la enfermedad, los últimos días, el duelo y, en definitiva, la vida. Conocemos bien su labor porque somos fieles seguidores de sus talleres, muchos de ellos gratuitos, que imparten ya sea online, en el centro que tienen ubicado en Tres Cantos o en diferentes centros hospitalarios. Recomendamos seguirlos porque ofrecen muchas posibilidades de acompañamiento, crecimiento y aprendizaje.

Humanizar la soledad es un libro de consulta muy útil. Una herramienta para conocer a fondo lo que muchos damos por sentado que conocemos: la soledad. A veces ese conocimiento, o creer que sabemos, nos puede servir de excusa para la no acción. Humanizar la soledad es conocer para hacer, hacer se hace sosteniendo, estando. No hace falta conquistar espacios intergalácticos para creer en grandes gestas, pequeños pasos para el hombre pero grandes para la humanidad; las gestas se hacen con pequeños gestos, con pequeñas preguntas, ¿Cómo estás? ¿Cómo te llamas?. Ofreciendo la mano a aquel que la necesite, o esté en una fase de tormento en el que crea que no necesita nada pero hacerles sentir que no están solas hará a una persona que su soledad sea más llevadera. Hacer creer que no se está sola. ¿Cuántas personas conocemos que a pesar de tener pareja no se dirigen la palabra en días? La soledad cuando se está acompañada da frutos amargos. Consuelo Santamaría y José Carlos Bermejo no tienen una varita mágica que nos ofrezcan la solución perfecta pero si dan pautas para que sepamos distinguir los tipos de soledades. Es importante, el conocimiento adecuado para reaccionar mejor en cada circunstancia. Dar buenos consejos, asesorar, abrazar cada momento.

A lo largo del libro se trata el tema de los malos tratos, el suicida, el suicidio y los familiares que lo sobreviven. Se habla de la soledad buscada, la forzada, tras una pérdida, la que sientes tras recibir una mala noticia; nos hacemos dependientes de alguien, ¿qué tipos de dependencia hay?; los factores sociales, la edad, los amigos, las parejas…

Hay capítulos que se hacen duros pero lo que más me ha gustado es que el último pues lo sentí como un grito de optimismo.

Recomendamos la lectura de este libro, si te sientes sola porque así te sentirás menos sola en tu soledad; si estás al cuidado de enfermos, ancianos, adolescentes (que etapa tan difícil que nos hace sentirnos tan solos e incomprendidos) porque se puede aprender más.

Me gustaría compartir unas líneas de ese último capítulo que tanto me ha gustado:

-Educar para vivir es enseñar a agradecer la vida, a cuidarla como un valor único que se nos ha dado, enseñar a amarla gustando todos y cada uno de los momentos de existencia. Esto no solo educa para la vida, sino que educa para la soledad.

-La soledad es una oportunidad para sanar, encontrarnos a nosotros mismos y fortalecer las relaciones con los demás.

La vida está llena de momentos en los que podemos sentirnos solos, sacar provecho de ello depende de cada uno de nosotros. Por eso es bueno educar para la soledad. No es un castigo, a veces es hasta un privilegio.

¿Cuántas veces nos permitimos el placer de estar en soledad y silencio con nosotros mismos?