Brote verde en el asfalto gris

Brote verde en el asfalto gris

Nadie le dijo que no podía hacerlo, el viento la llevo hasta allí y ella solo hizo lo que era su naturaleza. Rompió su carcasa, estiro una pequeña raíz, luego otra, creció un tallo fuerte y salió robusta de entre la caliente masa gris del asfalto.

Nadie le dijo que no podía ser y lo hizo, sola, valiente, feliz, porque nadie le dijo que no podía. Y fue feliz, a pesar de los ruidos, la contaminación y el calor.

Fue feliz porque no sabía que había otra opción de vida.

Fue feliz porque agradeció cada día que, a pesar de las circunstancias, pudiese ver el sol cada mañana, lo que le hacía crecer fuerte, para intentar alcanzar esa luz que tanto calor le daba.

Nadie le dijo que no podía alcanzar el sol y murió intentándolo, porque ese era su plan de vida…creer que si se podía, y murió feliz.

Jose Mª Escudero Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *