Calidad de vida

Hablando el otro día con mi amigo Fernando sobre el fracaso o el éxito, me contó algo que no sabía. Todos conocemos el dato, el espermatozoide más veloz, el más capaz, el más fuerte, es el que alcanza el óvulo, luego tiene que fecundar. Para que fecunde uno de ellos, tienen que haber fracasado millones antes… hasta aquí lo conocido, lo que no sabía y Fernando me liberó de mi ignorancia, es que los espermatozoides que quedan fuera, rodean al óvulo y lo mueven, lo agitan como un coctel, para ayudar al “ganador” a que haga su función y fecunde el óvulo. Es un trabajo en equipo y no hay fracasados. Gana uno pero gracias al equipo y todo por el bien de la humanidad. Todo eso es instinto de supervivencia para que la especia humana perviva generación tras generación.

Poco tiempo después, en otra conversación con mi amiga Desam, hablamos sobre la calidad de vida. El decir calidad de vida es tan relativo… Lo podríamos enfocar por el lado del materialismo, por el lado del trabajo, del ocio…yo la quiero mirar hoy desde el lado energético,  el de la entrega a los demás. Si nos viésemos, como dice el Dr. Lipton en El efecto Luna de miel, a nosotros bípedos inteligentes, como células dentro de un inmenso ser llamado Humanidad, podríamos sentirnos como esos espermatozoides que ayudan a su prójimo para alcanzar una meta, fecundar el óvulo, y que, al procrear subsista otra generación de humanos, pero en nuestra ocasión, como humanos formados, podríamos ser seres en proceso de evolución constante, de tal forma que con cada carrera, con cada acto, ayudamos a los demás a fecundar su alma para hacer que se cumpla su camino de evolución. En tal caso, la calidad de vida es la forma en que te entregues a los demás para la correcta evolución de la humanidad, del ser que formamos todos.

Millones de células en un cuerpo, millones de cuerpos en una humanidad. Todos somos uno.

Para mí la calidad de vida es la disposición de cada uno a entregarse por un bien común, basados en los valores universales inherentes al ser humano, amor, empatía, compasión… y se hace posible trabajándose mucho uno mismo, teniendo estímulos positivos que seguir y basando nuestras vidas en esos principios básicos que sí son posibles de seguir.

También entiendo que no podemos hacer cosas que agraden a todo el mundo, somos seres iluminados que a la vez producen sombras.  Eliminado el sentido de culpa se pierde el sentido del perdón pero mientras lo asimilas perdona, perdónate. Ama, amate. Cree en ti y cree en la humanidad, esa es la esperanza de superveniencia de la especie. La Fe en nosotros mismos.

Todo está bien como está, todo es factible de ser superado, de ser integrado, de ser asimilado y de evolucionar. Todo se puede cambiar, o no, quizás cambiamos nuestra forma de percibir las diferentes realidades, o la forma en que nos puedan afectar. Todo lo que nos pase es para que nos demos cuenta de algo, son mensajes del universo para que volvamos al camino del que nos hemos alejado. Si queremos evolucionar hemos de ser conscientes de que es lo que no nos permite hacerlo, para eso tenemos que enfrentarnos a qué es lo que debemos variar para nuestra correcta evolución como ser humano, como ser espiritual, como humanidad…

Vamos a ayudarnos para crecer y avanzar hasta fecundar ese óvulo de conciencia global. Es bueno para ti, para mí, para nuestros progenitores, para nuestros descendientes y para toda la humanidad.

1 comentario en “Calidad de vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *