¿Cómo podría comenzar a contar lo que siento?

Vale, el universo me está poniendo en mi sitio. Así como suena. Llevo unos meses en que me está empujando a tomar decisiones que han pasado por mi mente pero que no me atrevía a ejecutar. Cuando te das cuenta del poder de la mente, de que, ciertamente has de tener cuidado con lo que pides porque se cumple. Cuando uno decide salir de la zona de confort, lo desea y lo pide, se cumple. Sea cual sea las consecuencias. Entonces solo he de estar agradecido.

Ahora estoy trabajando el apego, pero no porque yo lo tenga apuntado en mi lista de deseos, magia y gratitud, es porque es el camino para encontrarme conmigo mismo, es el paso definitivo para hallar el equilibrio entre el pensamiento coherente y actitud. Así que sin darme cuenta me he encontrado sin móvil, ya recuperado, y sin el disco duro externo de dos terasBytes que contiene, contenía, la información, fotografías, proyectos de los últimos 7 años. Un gran amigo está intentando recuperar datos, pero entre el momento en el que se me cayó el disco duro y se rompió, hasta que me entregue el resultado del rescate, estoy aprendiendo a controlar mis emociones, ira en primer lugar, apego, en segundo, e ilusiones, pues ahora tengo la ilusión de volver a comenzar, y desde cero si hiciese falta.

Lo más hermoso de todo es que no sé si voy a poder recuperar los datos que tenía guardados, pero de verdad que no me importa.

Estoy dispuesto a comenzar de cero, y terminarlos, todos mis proyectos sin hacerlos esperar, quizás mi problema ha sido precisamente dejar pasar el tiempo, enredarme con otras cosas y dejar libros terminados pendientes del momento exacto para ser publicados, y justo ayer descubrí que el momento exacto era hoy. Y no es demasiado tarde porque he aprendido tanto en el camino que solo puedo estar agradecido de perder, porque muchas veces, quizás siempre, al perder se gana. Algo se gana siempre si sabemos mirar con los ojos del corazón, dejándonos de egos triunfalistas, de falsas victorias y asimilando que dejando ir das la oportunidad de que vengan las cosas y oportunidades que tienen que venir.

Es todo tan hermoso y mágico que solo puedo estar agradecido por lo que tengo y por lo que no tengo, por lo que se me da y se me quita, por las experiencias, éxitos y fracasos, que no son otras cosas que oportunidades para volverlo a intentar.

Gracias, universo, eres perfecto tal como te presentas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *