¿Cuál es el significado del dibujo que está recorriendo el mundo?

Muy posiblemente te haya llegado, o te llegará, un mensaje y una foto por WhatsApp. A mí me ha llegado por varios amigos.

Dice así:

Una amiga profe está haciendo un experimento con sus alumnos de 3º ESO para que tomen conciencia de la rapidez con la que se difunden imágenes sin poder controlarlas.

Y aparece una fotografía de un pueril dibujo en lugar de una foto de una niña o una joven, o un niño o joven, de tercero de la ESO, posando o haciendo algo indebido para que, de una manera inocente, se enseñe que una imagen puede dar la vuelta al mundo…imagínate que es una foto tuya o de alguno de tus hijos, hijas…

Cuando me llegó por primera vez confieso que pensé que era un chiste, pero tras releer el corto texto detenidamente me di cuenta de que era un experimento maravilloso. La “profe” que ha tenido la idea es genial.

El mensaje nos tiene que hacer reflexionar varias cosas. La primera, tener cuidado con lo que se manda por WhatsApp. Estamos saturados de información y casi no asimilamos todo lo que absorbe nuestro cerebro. Este mensaje no es un juego tonto como el que me llegó hace poco avisando de que el 2017 es un año mágico en el que el 1 del 1, el 2 del 2, el 3 del 3, etc…iban a caer todos en domingo y que me reenviaron varias veces hasta que respondí a una amiga que leyese y comprobase lo que reenvía, que nos están tomando el pelo. Pero este experimento va más allá.

La segunda reflexión,  y más importante, que podemos sacar es el valor que damos a nuestra identidad, nuestra imagen, nuestro cuerpo. Iba a decir los jóvenes, pero en verdad somos todos, estamos mostrándonos como objetos de consumo. Usamos las redes sociales para gustar, no nos sirve ser como seamos y si gustamos …hay una especie de poder manipulador, una sombra, que hace que nuestra luz se apague. Nos mostramos poniendo caras de tonto porque un actor en una película hace ese papel de tonto al que ahora todas y todos nos queremos parecer. Es irónico. Y que decir tiene de las escenas con sexo explícito, mucho peor si son de menores… estamos jugando con identidades, emociones muy personales, sentimientos. Hace poco una chica se acabó suicidando porque su novio había grabado una noche pasional, cuando rompieron, el chico subió el vídeo a unas webs que no eliminaron el vídeo porque decían que la joven había consentido en la grabación. ¿Dónde quedó el derecho a la intimidad?

Por eso este mensaje tiene tanta importancia. Nos tiene que remover para que hagamos conscientes a todos, en este caso a los jóvenes de 3 de la ESO de todavía no sé cuál colegio, que no nos podemos regalar tan fácilmente. Nuestra imagen es nuestra identidad, una imagen vale más que mil palabras y una escena sacada de contexto, una foto en malas manos puede hacer mucho daño irreversible.

Olé por esa profesora y su experimento. Me encanta la idea y desde aquí me apunto a su difusión. Espero que pronto pueda saber quién es esa profe y publicar el resultado de su experimento, aunque ya sé las conclusiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *