DesprogrAMARSE

Yo sigo insistiendo en que el ser humano nace bueno y la sociedad es la que le convierte en malo dependiendo de las circunstancias.

Tras nacer mi hija he podido ver como un bebé ama incondicionalmente al comienzo de sus días que según van pasando, se torna en amor interesado, busca sus premios y recompensas. También he descubierto que su capacidad de amar estará en relación a su capacidad de sorprenderse, de descubrir algo nuevo.

No nos damos cuenta pero cada palabra que escucha una criatura  lo programa para su futuro. Yo he sido programado por una forma de pensar de mis padres, ellos por la de los suyos y los suyos por mis bisabuelos, y así sucesivamente. Los padres hacemos las cosas de la mejor manera que sabemos, lo podemos hacer mal, pero es lo mejor que sabemos.

Cuando María era pequeña, recién entró al colegio. tuve la oportunidad de hablar con una madre que me decía que había dicho a su hijo que si le pegan lo devuelva más fuerte, yo he dicho siempre a María que devuelva bien por mal, respondí en su momento y lo sigo diciendo ahora. Aquí descubrí que también marcará en mi hija lo que vea en el colegio, si su profesor le dice que no todos valen para todo, los chicos crecerán creyendo que hay límites, cuando lo cierto es que todos tenemos la posibilidad de hacer todo lo que queramos, otra cosa es que nos guste. No existe aquello de que no tengo oído, soy un negado para… todos valemos para todo, solo hay que tener el interés suficiente para desarrollar esas capacidades que autolimitamos porque nos han programado para pensar que no valemos, castran nuestras ilusiones. Si mi hija ve que un niño consigue algo de una forma violenta, se programará para creer que con la violencia se consigue todo.

Hace poco fui a ver Little Boy, me encantó porque el padre del chico le programa para que creyese en si mismo, es cuando la fe entonces moverá montañas. Eso y el sincronismo, que no es otra cosa que la forma que tiene el universo para hacer que creamos en nuestras capacidades. Toma ya, casi nada. ¿Creer en mí? Para eso primero hay que desprogrAMARSE. Sí, AMARSE, porque otra de las cosas a las que nos programan es a no querernos, a no creer en nosotros, en nuestra capacidad de poder, de amar, de sentir…nos enseñan que hay sentimientos que nos hacen débiles, que llorar es de niñas o de cobardes, que hay que sacrificarse y sufrir pero, eso sí, devolviendo un golpe mayor del que te han dado.

Yo empiezo a desprogramarme, para ello tengo que ser consciente de muchos de mis errores, indagar e ir al origen de cada uno de ellos, como un detective energético en busca de las pistas que te lleven a la fuente del conflicto, observar sin juzgar, amando todo lo que ha hecho posible que yo sea como soy hoy, siendo conocedor de que todo lo que han hecho lo han hecho por amor, solo puedo amar y abrazar cada hermoso recuerdo que me venga a la cabeza, dejarlo fluir para permitir que otras cosas, personas o vivencias pueden llegar.

1 comentario en “DesprogrAMARSE

  1. Amelia

    Hola Jose
    De acuerdo contigo, hay que enseñar en positivo, ensalzar las cualidades diciendo lo bien que lo han hecho y cuando hay errores, observarlos y aprender de ellos. No solo estoy pensando en los niños…..a veces alabo la tarea de mis compañeras, tambien le digo a mi madre lo bien que hace las cosas y porque no?
    ¿Por que nos cuesta tanto decir que lo han hecho bien?
    Esto forma parte una desprogramacion que hice, igual que otra, en la que me enseñaron que por ser mujer tenia que servir!!!
    Que bueno que se eduque desde el respeto y el amor. Gracias por compartir

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *