Dudas del maestro

¿Es necesario sufrir para evolucionar?

Cuando estás trabajando las energías hay una cosa que se explica en primer nivel de reiki y es lo que se llama Crisis Curativa, esto es que para sanar hay que hacer una limpieza radical, lo que implica que puedas tener fiebres, diarreas o un ligero empeoramiento de la enfermedad. Todo ello se pasa y sales reforzado si eres constante en el reiki y en los fundamentos básicos que propuso el Maestro Usui.

Sólo por hoy, no te preocupes

Sólo por hoy, no te irrites,

Sólo por hoy, agradece

Sólo por hoy, se amable con los demás

Sólo por hoy, medita

Incluso los maestros con más o menos experiencia podemos llegar a caer en procesos evolutivos que nos hagan enfermar. Yo siempre he dicho que una enfermedad es un gran proceso evolutivo, para eso hay que estar atento, despertar, pero ¿y si ya “estás despierto”?

¿Para qué sirve enfermar?

Según lo siento ahora, momento en el que estoy trabajando el apego, sirve para seguir evolucionando. La iluminación no es fácil, y aunque tengamos colgada al cuello la etiqueta de Maestros, nos queda mucho camino para ese despertar de la conciencia. El camino es muy hermoso, a pesar del dolor que nos causa o que incluso causamos, pues muchas veces nuestra preocupación es no causar dolor alguno, aunque sabemos que nuestro plan divino es este que llevamos y para poder continuar con él tenemos que hacer sufrir igual que nosotros sufrimos o hemos sufrido. Es parte de la vida, el yin y el yang, siempre hay “algo malo” en lo bueno y “algo bueno” en lo malo”. Todos, absolutamente todos, tenemos que pasar por “eso” que nos hará evolucionar y luchar para evitarlo crea más sufrimiento.

Cada día apuesto más por la vía Budista de no hacer daño a ningún ser viviente, pero todo acto tiene una repercusión y cuando la vida da tantas señales de por dónde tienen que seguir los pasos de cada uno, no querer ver esas señales puede propiciar algo peor. El universo, los ángeles, son así, nos susurran y no los oímos, nos hacen señales y no las vemos, caemos y nos levantamos sin ver por qué hemos caído, al final te pegas contra la pared sufriendo y haciendo sufrir lo que podías haber evitado dando un paso adelante tiempo atrás.

Quizás llegue el momento de “sufrir para evitar el sufrimiento”, quizás sea el momento de despertar y liberarse de todo apego realmente. El amor es un apego y una ilusión.

La ecuanimidad, tal y como la entiendo yo, es la imparcialidad de juicio, para eso habría que situarse como observador de nuestra propia vida, liberándonos de todo condicionante, carga familiar de lo que creamos que está bien según nuestra cultura en la cual hemos sido educados. Eso de por sí es ya un trabajo duro, situarse como observador, y no emitir juicios, sencillamente ser y actuar en todo momento presente tal y cual viene ese devenir en el que nos movemos, entonces ¿la pasión, la ilusión por hacer las cosas? Ese es un tema que tengo que trabajar, porque yo soy muy pasional, ahora estoy pensando en voz alta, y recordando alguna conferencia de Ekhart Tolle que he escuchado últimamente, si escribimos unos libros, unas crónicas, unos artículos y recibimos buenas o malas críticas, eso puede hacer que nos pongamos unas etiquetas que no nos dejan evolucionar, pues actuaremos en torna a lo que la gente piense de nosotros y crearemos un personaje. La esencia pura de nuestro ser es muy sencilla y llana, estar en cada instante, que todo lo que veamos lo sintamos como algo nuevo, único, porque en verdad así lo es. El río no es el mismo río, yo no soy el mismo yo, por mis condicionantes, si me libero de todo apego Yo seré YO en esencia.

Igualdad y constancia de ánimo, es otra acepción de la palabra Ecuánime. ¿Sabéis porque me gusta tanto esa palabra? Porque mi gran maestra y Madre Energética mía recitaba una meditación preciosa:

Que todos los seres tengan felicidad y las causas de la felicidad

Que todos los seres estén libres de la pena y la causa de la pena

Que todos los seres permanezcan junto a la felicidad sagrada

Donde no hay sufrimiento alguno

Que todos los seres mantengan una conducta ecuánime sin demasiado apego ni demasiada aversión.

Que todos los seres traten por igual a todo lo que vive.

Que todos los seres mantengan una conducta ecuánime sin demasiado apego ni demasiada aversión…Me encanta.

Esa meditación en la que me he criado energéticamente es la base de mis principios, eso sí ahora es el momento de saber que hay actos inevitables en la vida, actos que harán sufrir, tenemos que pedir al universo que resuelva todo de la mejor manera para todos los implicados, porque el universo nos dará todo lo que necesitamos en cada momento y aunque duela, lo que necesitamos es eso en ese preciso instante, como dice una buena amiga y gran maestra, todo bonito, y yo reafirmo, todo está bien como está.

Podemos pedir, sintiendo como el universo resuelve todo perfectamente, como todo está bien y es perfecto, y positivo para todos los implicados antes de que suceda, así, a través de nuestros pensamientos crearemos nuestras realidades y todo será tal y como lo hemos concebido.

Todo está bien.

Todo bonito.

Todo es tan bonito cuando se trata de nuestra propia evolución y de la que los que nos rodean.

1 comentario en “Dudas del maestro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *