El día internacional de la felicidad.

El día internacional de la felicidad.

Joder, pues yo soy feliz todo el año….

Ésta mañana me desperté feliz, como todos los días, “entero” como digo yo, bien de salud, con mis necesidades cubiertas, lo mismo no llego a fin de mes, pero tenga casa, familia, perros, un techo y comida y muchos amigos con los que compartir y de los que aprender.

Preparando el desayuno me corté en el dedo, salió sangre y la primera reacción fue la de sentir como el cuchillo cruzaba el límite del pan y se metía en el dedo. Sentí el frío metal en mi carne. No pasa nada. ¿Sentí dolor? Pues no. Conocía el origen del dolor, la causa del dolor y la forma de controlarlo, ¿por qué aferrarme al drama y al dolor en lugar de seguir viviendo mi vida feliz?

Empezó a sangrar y yo continuaba con mi desayuno, feliz. No pasa nada. Procuraba no manchar. Acabé el desayuno y el dedo ya había dejado de sangrar y comenzaba su proceso de curación.

Yo había aprendido una lección. Conozco una vez más mis límites  e intento superar las adversidades sin que por ello se altere mi estado natural de paz y felicidad.

La felicidad es un estado de ánimo o una forma de vida, pero no deberían ser premios que se alcanzan a lo largo de la vida.

De camino al colegio me encontré con un padre zen. Las charlas con éste amigo son cortas pero muy profundas…a veces no son tan cortas, pero siempre profundas.

Hablamos de la búsqueda de la evolución a través del dolor.

Me gusta….escucho…Hay un cuento zen que habla de la búsqueda de la evolución en la oscuridad no en la luz, , hay que buscar en la zona oscura, en las sombras, en la parte oscura de la cueva…(por ahí va el tema del reiki también) si buscas en la luz no encontrarás más evolución, si buscas en el sufrimiento en la parte oscura del corazón hallaras evolución si lo iluminas con la luz del corazón, (de nuevo Reiki).

El símbolo del Yin y Yan significa que siempre hay un punto de luz en una zona oscura, y un punto oscuro en una zona Iluminada…es precioso, el equilibrio, como siempre, es lo que marca el camino.

Yo siempre digo que detrás de un sufrimiento hay una gran evolución, hay un despertar, hay que mirar en nuestro interior, aunque nos asuste. Con ello no quiero decir que solo los iluminados sean personas que hayan sufrido, pero no hay que aferrarse al dolor. Al sufrimiento se le mira a la cara, se es consciente de ello, se busca la causa de ese sufrimiento, se extingue y se acepta las bendiciones para la extinción de ese sufrimiento. Es la senda de Buda. No lo digo yo, ojala fuese tan iluminado…

Yo sólo curioseo y aplico en mi vida lo que me puede ayudar a ser mejor persona, sea cual sea la fuente de conocimiento.

20 de marzo 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *