Editorial de Mayo

Jose Escudero Ramos, editor Revista Susurros de luz. Madrid, 30 de abril de 2019

¿Deberíamos hablar de las elecciones? ¿De política? El pasado domingo 28 de abril fueron las elecciones generales. No queda más remedio que hablar de ello… Pues vamos a buscar un nuevo enfoque, algo que no haya sido mencionado anteriormente.

¿Qué tal si hablamos del respeto por todos los colores? No he seguido mucho los discursos post electorales, me pregunto si alguno de los partidos ha expresado su satisfacción porque haya ganado toda la sociedad. No importa quién ha sacado más votos, lo importante es que los que gobiernen lo hagan para todos. Esperemos que deje de haber noticias de corrupción o de las que segregan en lugar de unir, o de las que siembran el odio en lugar de amor. Ojalá no haya mentiras, se encuentre el equilibrio y se gobierne con justicia para el bien común, sin amenazas, respetando, ofreciendo opciones de unión y de crecimiento.

Un famoso presidente de Estados Unidos dijo en una ocasión “no preguntes que puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer por tú por tu país”. Me encanta esa reflexión.

Se dice que tenemos el gobierno que nos merecemos, que es nuestra representación y yendo a un nivel más metafísico, tenemos un gobierno que hace de espejo nuestro, entonces usando la herramientas de la biodecodificación nos podemos preguntar ¿qué es lo que me molesta de este gobierno? ¿de estos políticos? Y trabajar la teoría de los espejos a través de ellos. Lo que me irrita de ellos es lo que tengo que trabajar en mi. ¿Te llama la atención que roben?, ¿a quién estás robando?, ¿Te llama la atención que mientan,? ¿a quién estás mintiendo?, y así podríamos seguir.

Otra cosa que podemos hacer, si son nuestra representación es intentar ser lo más justos posibles con todo el mundo, como en la película de Jim Carrey, “Como Dios”, vamos a pasar una semana escuchando a todo el que se cruza en nuestro camino para ver de que manera podemos mejorar sus vidas, sin robar, sin estafar, sin contar con amigos ni familia… escuchamos y damos soluciones para mejorar sus vidas o podemos hacer un juego en casa en el que cada miembro sea una comunidad, o un ministro, unos piden y otros tienen que repartir con equidad y justicia, ¿a quién ayudarías?, ¿a quién escucharías primero?

¿Qué miedos tenemos que nos hacen inclinarnos hacía un lado u otro? ¿Cuáles son los ideales por los que vives? ¿y por los que estarías dispuesto a morir?

Esperemos que no haga falta morir por un ideal, prefiero que aprendamos a respetar y a no emitir juicio, es más, a no dejarnos influenciar por los juicios ajenos.

No todas las ideas de los partidos que no son mis favoritos tienen que ser malas. A mí me encantan los gobiernos en los que se tiene que dialogar, convencer y trabajar duro para gobernar. Las mayorías no son buenas. Los gobiernos que dialogan enriquecen al mayor números de ciudadanos o al menos debería ser así.

Confiemos en que el universo no hace nada en balde y que este es el resultado que nos merecemos, que de aquí saldrá algo tan bueno y próspero que todos estaremos felices por lo que nos toca.

Si nosotros creamos realidades con nuestros pensamientos vamos a crear algo bonito para estos próximos años.

Ahora a visualizarlo en presente como si ya estuviese ejerciendo su labor.

Tenemos un gobierno que trabaja duro para el bien de toda la humanidad.

Son grandes profesionales que trabajan con amor por cada uno de nosotros.

Honrados, honestos, incorruptibles, bondadosos y sabios. Cero errores.

Tenemos el gobierno perfecto para el bien de todos los españoles.

Así es y así se cumple.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *