Editorial diciembre 2021

Diarios

Escribir en un cuaderno las emociones vividas y sentidas día a día es un acto tan hermoso que se debería enseñar a hacerlo desde bien pequeños en los colegios. Escribir diarios es uno de los mejores remedios de autoayuda que conozco, válido para cualquier situación, no importa si estás pasando una enfermedad, un mal momento o uno bueno. El caso es escribir, transcribir emociones.

Durante un año compartí en este medio Diarios de Intenciones, Gratitud y Felicidad, cada día escribía un nuevo renglón en mis respectivos diarios. Leerlos hoy me emociona pues recuerdo, vuelvo a sentir, lo vivido. Más emociones positivas.

Los diarios son confidentes, confesores, válvulas de escape, cómplices… ¡Qué necesarios son! Y que poco se fomentan.

Hoy quiero proponeros que compréis un cuaderno y una pluma, siempre se escriben mejor los pensamientos con una pluma. Os invito a que empecéis a escribir cada día una línea en vuestro cuaderno, contando algo que os haya pasado en el día que os haya hecho sentir felices, algo nuevo cada día digno de agradecer y una intención o propósito, un plan de futuro, un sueño.

Rhonda Byrne, autora de «El secreto» y «La magia», nos invita, en este último libro, a realizar el Diario de Gratitud. En su momento lo hice, de ahí la idea de escribir los tres diarios como entradas a lo que antes era mi blog, ahora Revista Susurros de luz. Agradecer, ser agradecido, es una gracia que atrae cosas buenas, no es que atraiga exactamente, es que enfocas tu atención en aquello que es digno de agradecer, de esta forma se deja a un lado las quejas y lamentos.

Hacer un Diario de felicidad sirve para lo mismo, es crear el hábito de ver las razones que tenemos para ser felices, llevo más de 10 años trabajando este tema a través de varios proyectos. ¿Qué te ha pasado hoy, algo diferente cada día, que te ha hecho sonreír? Seguro que encuentras algo nuevo, más de lo que imaginamos. Una sonrisa, una llamada imprevista, una invitación, un abrazo de alguien especial… El mes de diciembre es un gran momento para comenzar este diario.

Recientemente escuché en una conferencia a la eminente psiquiatra Marian Rojas, a quien también tuvimos el placer de entrevistar, que hacer planes genera la hormona de la oxitocina, lo que produce sensaciones agradables y bienestar físico y mental. Hace pocos meses, durante el confinamiento, se nos prohibió todo aquello que genera oxitocinas: salir, hacer planes, abrazar, escuchar, hacer deporte… Si por un casual volviese a ocurrir, podemos recurrir a estos diarios escritos para recordar ese Diario de Gratitud, de Felicidad y de Intenciones para poder destilar esas hormonas que se generan en la vida cotidiana, en los momentos más comunes, tanto que a veces pasan desapercibidos. Escribir es tan buena terapia como leer. Leer nuestros diarios a nuestras parejas, a nuestras familias, se puede convertir en verdaderos actos de comunión y felicidad.

Los diarios invitan a soñar, a contar cuentos, a poner protagonistas en nuestras vidas, a serlo nosotros mismos… nos invitan a ver la vida de otra forma.

Si os animáis a hacerlo, o si ya lo hacéis, contadnos cómo os sentís y si queréis, podéis compartir un poquito de vosotras, vosotros, con nosotros.

Gracias.

Feliz diciembre

Jose Mª Escudero Ramos es fundador y editor de la Revista y Asociación Susurros de luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.