Emociones y Sentimientos II

El otro día tuve la gran fortuna de tomar un café con mi amiga Belén, un ser de luz muy especial que he conocido gracias al gran y muy admirado Fidel  Delgado. Belén me citó en el café de una librería porqué quería preguntarme algo. Lee mi blog y le gusta, le emociona, lo que escribo.

Para mí es un honor tener ese feedback con mis lectores, creo que de todos se aprende algo nuevo, a Belén la admiro porque es una gran coach, una gran pensadora, tiene un trabajo precioso. En su “Escuela de padres” hace un labor impresionante “poniéndonos espejos” con los que poder educar mejor a nuestros hijos. Os lo recomiendo.

Belén y yo nos sentamos frente a frente, no para de mirarme a los ojos y me pregunta, yo me siento al principio algo tenso, como presionado por si me pide algo que yo no pueda responder, jajaja, la vanidad del querer tener respuesta para todo. Puede pasar, de hecho pasa,  que yo no sepa la respuesta en el momento, puede ser que la respuesta la encuentre Belén al hacerme ella misma la pregunta, muchas veces nos respondemos nosotros mismos al plantear en voz alta la pregunta…a mí me pasa mucho, tanto cuando hago una pregunta como cuando me la hacen a mí,  digo “te estás respondiendo tú mismo”.

No voy a contar que me preguntó porque eso se lo dejó a ella. Nada más quería decir que el mundo está lleno de preguntas, la habilidad para responder desde el corazón, con humildad y sabiendo que la respuesta es un trabajo de equipo,  y que se dará una contestación perfecta cuando tenga que llegar. La humidad para preguntar, la humildad para responder, tomarse su tiempo para reflexionar…Y como suele ser habitual, de una pregunta salen veinte más. ¡Cuánto trabajo por hacer!

Y nos volveremos a juntar, a reír a meditar y a reflexionar…a hacernos más preguntas que quizás no tengan una pronta respuesta, pero que dejan su poso que fermentará en algo más, en crecimiento personal. Gracias por tu confianza, Gracias por hacerme pensar, eres de las personas que me gustan ¡me haces pensar!…y escribiré más de un post sobre lo que ayer hablamos, pero permíteme que reflexione las respuestas…ahora soy como una marea en un humano bajo la influencia astrológica del momento, en busca de sensaciones,  emociones y sentimientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *