II quedada de Abrazos Gratis y Agoraterapia

Muy buenas

El próximo sábado 6 de diciembre se convoca a la II quedada de Abrazos Gratis y agoraterapia, en la plaza que unen los diferentes edificios del Hospital La Paz, Metro Begoña.

Os esperamos

¿Qué es la Abrazoterapia?

La Abrazoterapia®, al igual que la risa y la música es una más de las muchas herramientas, que la sabiduría de la Naturaleza nos ha regalado y a la que nosotros, en nuestro afán de perfeccionismo inalcanzable, nos hemos dedicado a través de muchos años de férreo entrenamiento a contaminar, desvirtuar y hasta casi por ultimo aniquilar.

A través de la «educación», venimos desde hace siglos destruyendo, este simple y poderoso acto atávico, natural y espontáneo, que es el abrazo.

¿En qué se basa la Abrazoterapia?

La duración media de un abrazo entre dos personas es de 3 segundos. Pero los investigadores han descubierto algo fantástico. Cuando un abrazo dura 20 segundos, se produce un efecto terapéutico sobre el cuerpo y la mente. El fundamento científico del alto poder terapéutico del abrazo, queda marcadamente de manifiesto en el gesto de la madre cuando toma a su hijo y, al igual que en el alumbramiento o cuando le amamanta, su cerebro se encuentra segregando la maravillosa hormona de la oxitocina, conocida por ser la hormona del «apego». Gracias a ella, el bebe se siente unido a su madre y resguardado de todo peligro.

Pero todavía hay más, en el acto del abrazo no solamente actúa la oxitocina, sino que también, el abrazo activa en el cerebro la liberación de serotonina y dopamina, por lo que resulta fácilmente entendible la razón por la que experimentamos una maravillosa sensación de bienestar, sedación, armonía y plenitud en el momento del abrazo.

En las jornadas de Abrazos Gratis no pedimos dar abrazos, pedimos que nos abracen, los que necesitamos sus abrazos somos nosotros.

Recuperemos el poder terapéutico del abrazo

Sin embargo y a pesar de estas maravillosas razones fisiológicas, cuando hablo de Abrazoterapia®, anhelo humildemente ir aún más allá.

Lo hago pensando en los abrazos como herramientas fundamentales del lenguaje no verbal.

Este maravilloso lenguaje que no conoce de idiomas, que comunica desde la diversidad y sin distinciones, con una alta eficacia las emociones que experimenta nuestro cuerpo y, que nuestros sentimientos quieren transmitir.

«Un abrazo expresa más que 1.000 palabras»

Probada está la utilidad de los abrazos en todas aquellas situaciones en que sobran las palabras o no logramos encontrar las adecuadas.

Los abrazos que desconocen los límites del tiempo y el espacio. No tienen plazo de caducidad, pues basta con cerrar los ojos y mirar en el cajón de los recuerdos, para evocar «aquel» maravilloso momento, y así poder revivir plenamente la sensación del abrazo auténtico.

Con abrazos se tejen abrigos para el alma

¿Abrazo auténtico? ¿O mejor debería llamarlo simplemente abrazo, a secas?

Los abrazos son abrazos y los otros son pseudos abrazos, abrazos impostores que pretenden confundirnos invistiéndose de tales y no quedan más que en el frío y descarnado remedo del acto de estirar y ceñir con los brazos.

Esos no merecen ser llamados abrazos. Esos no han nacido del corazón y, por lo tanto no están transmitiendo su mensaje.

Resulta altamente interesante, la paradójica situación de que para abrazar, no hacen falta brazos; es posible abrazar con la palabra, con la mirada, con un perfume, una melodía y es posible también abrazar/se a las esquivas olas del mar, a la caricia del viento, la tibieza del sol, la dureza de la piedra o a la sabia del árbol…

Toda la naturaleza se encuentra ávida de ser abrazada y dispuesta permanentemente a prodigarse a nosotros en un abrazo integrador en sintonía con el Universo.

Es por ello que me refiero al abrazo de forma literal, pero también y fundamentalmente de manera metafórica.

El abrazo más que una aptitud es una actitud, una posición frente a la vida.
Podría decirse que estamos refiriéndonos a una forma de ver, a una filosofía de vida.

¿En qué nos puede ayudar la Abrazoterapia?

Los Abrazos, dicho así a secas pero con mayúscula, son fácilmente reconocibles ya que sus beneficios son inmediatos:

  • Nos rescatan de la soledad y el aislamiento. No estamos solos, no somos el centro del Universo. Somos el Universo.
  • Guían el auto conocimiento potenciando la autoestima.
  • Facilitan los desbloqueos físicos y emocionales.
  • Nos permiten vivenciar la integración de cuerpo, mente y emociones.
  • Nos ejercitan en la empatía.
  • Nos sitúan plenamente en el Aquí y el Ahora.
  • Favorecen la comunicación afectiva con nosotros y con el otro.
  • Estimulan la gratitud.
  • Despiertan la creatividad.
  • Impulsan a una actitud pro-activa en la vida.
  • Conectan con la intuición.
  • Favorecen el entrenamiento de respuestas asertivas.
  • Devuelven la ilusión, la alegría y el buen humor, puesto que la risa es su fiel compañera.
  • Le brinda reconocimiento y protección a nuestro «niño interior».
  • Potencia la resiliencia.

Origen e historia de la Abrazoterapia

Los orígenes de la Abrazoterapia® como tal son tan antiguos como el hombre. Existe desde aquella primera madre que al recibir a su hijo, lo coge entre sus brazos atrayéndolo tiernamente hacia su pecho y le sostiene dándole protección. Una protección que todos tendemos a recrear a lo largo de la vida. Sea ofreciendo o buscando unos brazos amorosos.

Compartiendo en definitiva un abrazo de homenaje a la Vida.

Por todo ello, te propongo que en vez de construir muros que lejos de protegernos, nos sumen en la incomunicación, construyamos entre todos puentes de Abrazos por los que transiten libremente las emociones.

Abrazar es una grandiosa medicina. Transfiere energía, y da a la persona que es abrazada un estímulo emocional. Necesitamos cuatro abrazos al día para sobrevivir, ocho para mantenernos, y doce para crecer. Un abrazo te hace sentir bien. La piel es el órgano más grande que tenemos y necesita mucho

cariño. Un abrazo puede cubrir una gran parte de la piel y da el masaje que necesitas. Es también, una forma de comunicarse. Puede decir las cosas para las que no tienes palabras. A cosa más buena acerca de un abrazo es que no puedes dar uno sin recibir uno.

¿Qué es la abrazoterapia?

El término se le atribuye a Pataleen Keating, quien escribió un libro, sencillo pero con mucho talento, humor y calidez sobre el tema de los abrazos. «Abrázame». (ED. Javier Vergara)

Para mi, la definición perfecta sería una «sesión de mimos». ¿Quien no necesita mimos hoy en día en esta sociedad, cada vez más fría, competitiva, que constantemente nos invita al individualismo, al reto de las metas personales…? Un abrazo de verdad «no tiene receta». Un abrazo de verdad, «es cuando en contacto con el otro cuerpo sientes una vibración de armonía. Si tú te sientes bien, ese abrazo es de verdad. No es lo que has dado o lo que has recibido, sino lo que has compartido, y si prestas atención a su lenguaje no verbal apreciarás que la otra persona se siente tan bien como tú.

Es un hecho cierto y comprobable que el tocarse, la caricia, el «achuchón», son actos reservados prácticamente a las relaciones más intimas y familiares, o situaciones eróticas. Con todo este tabú, nos privamos de algo que puede ser perfectamente natural también en otros ámbitos y resultar milagrosamente sanador, pues esta comprobado que el contacto físico, mucho más allá del contenido sexual, tiene poderes curativos y amplia nuestro bienestar emocional. Cuando nos acariciamos o nos abrazamos, llenamos de vida nuestros sentidos y nos reafirmamos como seres vivos. Investigaciones de la medicina de la Nueva Era han descubierto que los mecanismos energéticos se ponen en marcha simplemente con tocarse. Cuando nos damos la mano, besamos o abrazamos, los niveles de energía sutil (no detectables con los medios de que disponemos) se interpenetran. De este modo se produce un intercambio de energías entre quienes se tocan, besan o abrazan semejante a la de los campos magnéticos de alta densidad. En ese campo de energías que rodea y penetra los sistemas vivientes, y que se conoce como cuerpo etérico, se superpone a nuestra estructura física y es posible que se produzca el intercambio de energías independientes del tiempo y de la propia materia.

Los abrazos de la madre ayudan a los bebés prematuros a tolerar los procedimientos médicos a que deben ser sometidos. Los prematuros son los bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación. Deben pasar un tiempo en unidades de cuidados intensivos hasta que se desarrollen completamente sus órganos y puedan mantener la temperatura corporal.

El contacto con la madre, o con el padre, es en general muy positivo para el progreso del bebé prematuro, siempre y cuando salir de la incubadora no represente ningún peligro para su salud. Este método, que se conoce como método canguro y consiste en alternar la incubadora con el contacto piel con piel, está siendo implantado en hospitales de todo el mundo.

Los doctores comprobaron que los bebés sostenidos amorosamente por sus madres antes y durante el procedimiento se quejaban menos que los que estaban en la incubadora. La conclusión evidente es que el contacto con la piel de la madre favorece la tolerancia al dolor.

Es curioso sin embargo, que pese a lo mal visto que esta el abrazo fuera como hemos dicho de lo estrictamente íntimo, se utilice tantas veces como una mera pose social para «salir en la foto», un claro ejemplo lo tenemos en los políticos que después de mostrar sus peores maneras en una reunión son capaces de abrazarse y darse golpecitos fraternales mientras los periodistas les apuntan con sus cámaras y que al minuto siguen diciéndose «pestes» al ser entrevistados.

Más Beneficios Que Salen de los Abrazos

  • es ecológicamente firme (no lastima al medío ambiente)
  • guarda la energía
  • es portátil
  • no requiere maquinaria especial
  • no exige lugar en particular (el lugar adecuado para dar un abrazo es cualquier lugar como al pie de la puerta, un cuarto de conferencia ejecutivo … una iglesia o un campo de futbol)
  • hace que los días felices sean más felices
  • imparte la sensación de que pertenecemos
  • llena los sitios vacíos en nuestras vidas
  • sigue funcionando a dar beneficios hasta después de que el abrazo se termina
  • se siente bien
  • deshace la soledad
  • derrota el miedo
  • abre las puertas a las sensaciones
  • ayuda al auto estima (wow, ella o el me quiere abrazar a mi!)
  • alienta el altruismo (no puedo creerlo, pero quiero abrazar a esa persona!)
  • retrasa el envejecimiento (aquellos que abrazan se mantienen jóvenes más tiempo)
  • ayuda a reducir el apetito (comemos menos cuando nos nutren con abrazos y cuando nuestros brazos están envueltos en otros!)
  • Refuerzan el sistema inmunológico y disminuyen la presión arterial, por lo que se vuelven la mejor “medicina” para un corazón sano.

Origen de de la campaña ABRAZOS GRATIS

En el año 2004, Juan Mann (seudónimo cuya fonética coincide con One Man, «un hombre») regresa a Australia, su país natal. Una vez allí, el sentimiento de soledad comienza a invadirlo, sus padres acababan de divorciarse, se había separado de su prometida y su abuela había fallecido.

Para animarse decide ir a una fiesta, donde una desconocida le regala un abrazo, «Me sentí como un rey, fue lo mejor que me ha pasado nunca», así describiría ese momento tiempo después, en una de las pocas entrevistas que hay de este personaje [1]. Con ese sentimiento, un 30 de junio, decide salir a repartir abrazos a la gente que transitaba por Pitt Mall Street en Sídney.

Así fue como conoció a Shimon Moore, quien grabó al protagonista abrazando y el intento frustrado de la policía de prohibir los abrazos gratis. Precisamente, sería ese video alojado en YouTube, el que llevaría una simple actitud a transformarse en todo un movimiento a nivel mundial, conocido como Free Hugs Campaign o Abrazos Gratis entre los hispanohablantes.

A partir de 2006, el movimiento se logra expandir alrededor del mundo gracias a personas que, motivadas por el vídeo original, deciden lanzarse a las calles a repartir afecto, y posteriormente, gracias al boca a boca originado por estas espontáneas acciones.

Actualmente, el movimiento continúa por todo el mundo, y en YouTube se alojan centenares de vídeos creados por los abrazadores que simplemente pretenden compartir sus experiencias con más gente.

http://es.wikipedia.org/wiki/Abrazos_Gratis

El Abrazo Ideal:

1-Sonreír y mirar a los ojos

2-Dar un abrazo de cuerpo prolongado*

3-Sonreír
4-Mirar a los ojos y compartir el “catch phrase” o mensaje

«Todo lo que necesitamos es un poco de afecto, porque con afecto, todo sale mejor»

5-Implementar el Elemento de Contagio

6-Despedir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *