Intención, objetivos y expectativas.

El otro día me desperté  con la sana intención de reflexionar sobre tres palabras: intención, objetivos y expectativas.  Salí a correr y medité en movimiento. Y empecé a darle vueltas a las palabras.

Tengo el objetivo de correr el Maratón de Castellón, para ello pongo la intención de correr todos los días. No tengo expectativas con el maratón, lo que tenga que ser, será. Si no llego a meta, no pasa nada, ese es el objetivo, llegar y con buen tiempo, si no consigo bajar de las 5 horas, pues genial, que no termino, pues que bien que he podido disfrutar de 6 meses de entrenamiento corriendo. Las expectativas pueden crear sufrimiento cuando no sale lo que se tenía en mente.

El objetivo ¿es realmente correr la maratón o esa ha sido la excusa para salir a correr, disfrutar y ponerme en forma? El objetivo real es disfrutar, haga lo que haga, disfrutar. Corro 5 kilómetros, disfruto. Corro 42 km, disfruto. Si no hay disfrute dejaré de correr. Si no hay mariposas en el estómago, no habrá interés por la acción de correr.

Tengo la intención de entrenar para hacer una buena carrera. 42.195 m. de pura meditación, diversión y emoción. Pero la intención inicial es salir a correr, aunque no me hubiese apuntado al maratón. La carrera final es la escusa. Lo importante es tener la intención diaria de hacer el ejercicio pertinente, correr, caminar, bici, y no dejarme llevar por la pereza.

Cunado puse en una red social que me había apuntado al maratón para tal fecha me enteré de que es el mismo día que el cumple de un ser muy especial, Ainvar, hijo de Fran y de Belén, otro gran ser de luz. Así que es día que  le ofrecí el maratón a Ainvar y a Belén, y ya que estamos a la familia entera. Así ya tengo un por qué y aguantaré todos los comos…

En resumen mi objetivo es amar, disfrutar y correr, pase lo que pase, sin expectativas, pero con mucho amor. Disfrutar cada día y el día del Maratón la recompensa.

Gracias a una intención conseguiré un objetivo. Disfrutar el día a día como el día de la carrera, sin expectativas, dejando fluir como hoy que me he permitido salir a correr y meditar, reflexionar sobre la vida…y es tan hermosa.

correr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *