La Belleza está tras la piel

Desa,. Ferrández. Asunción, 12 de mayo de 2019

La Belleza está tras la piel

No importa como te vistas ni el color de tu carmín

porque tú belleza está debajo de tu piel.

Dime amor, dime que a ti tampoco te importa el color de mí vestido.

Dime amor, que tú también ves mi belleza a través de mi piel.

El brillo que desprendes atraviesa la barrera

que te sirve de protección hacia el mundo.

Yo puedo ver esa luz.

Dime amor que tú ves esa luz que fecunda en el interior.

Esa luz tímida, que no quiere ser descubierta,

que quiere pasar inadvertida.

Pues te diré que es imposible…

Que cuando la has visto por primera vez,

ya la reconoces en los seres.

Esa luz que como una chispa

apareces en mi camino en el momento adecuado.

Esa chispa que brota del vientre fértil.

O esa otra que nace de un corazón amable.

Otras chispas se aprecian en las manos solidarias.

Pero no importa donde la veas, lo magnífico es que la veas.

Porque no hay piel tan opaca que pueda ocultar de por vida tanta intensidad.

Yo con los ojos cerrados la veo con claridad.

Y te diré que no sé porque te vi, ni sé por qué así…

Solo sé que descubrirte fue hermoso.

Nunca te había visto antes.

Me has encantado a primera vista.

Cómo puedes ser tan fuerte con una apariencia tan frágil.

Cómo tanta luz puede salir de un ser.

Ni el peor estado puede ocultarla.

Ni el mejor estado puede aumentarla.

Porque esa chispa es, es luz, es intensidad.

Sirve de luz tanto en una noche oscura como en un momento terrible.

Sirve de faro que devuelve la fe y la confianza.

Sirve de lámpara para el gran camino.

Sirve de guía en el momento oportuno.

Y sobre todo sirve de amor simiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *