Luchar

Según el diccionario de la RAE (Real Academia de la Lengua)

lucha.

(Del lat. lucta).

  1. f.Pelea en que dos personas se abrazan con el intento de derribar una a otra.
  2. f.Lid, combate, contienda, disputa. U. t. en sent. fig.
  3. f.Oposición, rivalidad u hostilidad entre contrarios que tratan de imponerse el uno al otro.
  4. f.Esfuerzo que se hace para resistir a una fuerza hostil o a una tentación, para subsistir o para alcanzar algún objetivo.

~ interior.

  1. f.La que uno mantiene consigo mismo.

 

luchar.

(Del lat. luctāri).

  1. intr.Dicho de dos personas: Contender a brazo partido.
  2. intr.Pelear, combatir.
  3. intr.Disputar, bregar, abrirse paso en la vida.

Según el pensamiento sufí, la Yihad es la lucha interior de la que habla la Rae, la Yihad o guerra santa es la lucha contra el infiel, pero ese infiel es el que está dentro de nosotros mismos, según Joan Borysenko, Biologa celular; autora de artículos y libros como Minding the body; Mending the Mind; Fire in the Soul; The Power of the Mind to Heal) “Satán en hebreo significa El Adversario, puede que en cierto sentido esto sea el mal, pero ciertamente hace que nos replanteemos las grandes preguntas” y es el que nos hace avanzar cuando luchamos en esa lucha interior.

Querer evitar el dolor, el sufrimiento o las luchas, son batallas perdidas, y uso la palabra batalla, al igual que lucha, porque quiero usar lenguaje que se  puede considerar belicista, ese que algunos temen.

Yo estoy por la lucha pacífica, sea interior o no, Ghandi consiguió muchas cosas a través de esa forma de protesta, pacifica, pero no deja de ser una forma de lucha.

Una de las películas de motivación más vistas es El Guerrero Pacifico, la aconsejo, distribuida por Karma Films…GUERRERO…no digo más.

No por ocultar las palabras van a dejar de existir sus significados, no por no querer enfrentarse a los hechos van a dejar de tener sentido las batallas, luchas o guerras santas, contra el infiel, ese satán, adversario, que llevamos dentro, que nos hace avanzar, ese que nos hace trabajar nuestro interior para buscar el equilibrio que nos haga, no solo evolucionar, sino tener una vida plena, viviendo al filo, entre luces y sombras…otra vez el juego de sombra y luz, bien y mal.

Hoy, viendo un documental llamado Nada es lo que parece, habla de que antes de la creación todo era oscuridad, luego, según el Génesis, se creó la luz, la conciencia del bien, pero entonces, ¿La oscuridad es el mal? Nos plantea…

Según algunos científicos, físicos y biólogos, se nos percibe por la luz, somos energía y se nos ve cuando incide la luz sobre nosotros, si entramos a un cuarto oscuro ¿se nos vería? No, solo se nos ve por esa luz que reflejamos, por lo tanto ¿solo existimos cuando nos incide la luz?

La oscuridad no es el mal, es la otra parte que nos hace falta para formar el equilibrio, y no quiero ser malentendido, no podemos evitar “caer en tentaciones” no podemos vivir en la plena consciencia sin sufrir los ataques del mal, muchas veces los conocemos cuando ya hemos caído en sus garras, no por ello tenemos que flagelarnos toda la vida, todo lo que se pueda considerar error nos ha de servir para nuestra propia evolución a través del despertar de la consciencia.

Hay otro documental tipo conferencia, El Efecto Sombra, de Debbie Ford, nos plantea muy al estilo americano todo lo que estoy diciendo. Os la recomiendo también.

De todo se puede sacar partido.

Mi lucha interna actual es luchar por la coherencia, por encontrar sentido a mis palabras y el equilibrio entre pensamientos, palabras y acciones.

Amar y no infringir dolor. Amarme para poder ser amado. Encontrar el equilibrio que me refleje como lo que realmente somos, susurros de luz.

Películas Recomendadas

Nada es lo que parece de DDLA Detrtás de la apariencia

El Guerreo Pacífico de Victor Salva con Nick Nolte y Scott Mechlowicz

El Efecto Sombra de Debbie Ford

Post de Jose Mª Escudero Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *