MANOS

DESAM. FERRÁNDEZ, Asunción, 30 de agosto de 2019

Manos que recorren la piel

Manos que son ojos para un ciego

Manos que exploran a su nuevo amante

Manos que recorren los entresijos de una piel conocida

Manos delicadas capaces de erizar pelos

Manos que tocan buscando un reconocimiento

Manos que se liberan en una danza, tocando al desconocido, abrazando al extraño Manos que buscan el contacto

Manos que a veces se detienen para sentir la energía

Manos qué arden cuando se ora con devoción

Manos que queman cuando se canaliza la energía

Manos suaves qué calman el dolor

Manos extrañas a las que eres capaz de contar tu vida en un minuto… o en una noche Manos que arrebujan tu cabello y deseas que no paren

Manos que hacen parar al más loco

Manos capaces de hacer magia, de crear lo increíble, lo maravilloso

Manos capaces de retratar el paisaje más hermoso dándole vida

Manos que acunan a su hermano

Manos que cruzan fronteras

Manos que sólo ven amigos

Manos que cuelgan el arma, cuando se dan cuenta que ésta no sirve para dar paz Manos que lloran con el dolor del prójimo

Manos que atesoran vida, experiencia

Manos que acarician al amado una y otra noche

Manos que no conocen límites

Manos que no conocen colores

Manos que sólo reconocen pieles

Manos que reflejan miradas

Manos que observan y viajan

Manos expertas con escucha atenta

Manos que sólo quieren amar

Dame tu mano y caminemos.

Tú mano y la mía juntas harán todas las acciones anteriores, duplicando la energía, la bondad y el amor.

Gracias amor…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *