Microrrelato: Recuperar el valor que tiene la palabra

Hemos de recuperar el valor que tiene la palabra dada… y firmada

-El tiempo es oro_ dijo el empresario a sus trabajadores.
-Todos nacemos con una joya interior_ dijo la responsable de recursos humanos.
-El dinero no hace la felicidad, pero ayuda a conseguirla_ dijo el administrador.
-Dadme tiempo y dinero y hallaré la tan preciada joya interior_ dijo Jonás, el trabajador. Pero para mí lo más valioso es la palabra. Si no vendes tu palabra por beneficios ni dinero, habrás llegado a la cueva del tesoro y esa sí que está en tu interior.
-Eso es imposible_ continúo el dueño de la empresa_ firma aquí.
Jonás piensa: Ya no tiene valor la palabra. Antes se daba la mano para sellar un pacto, ahora se firman extensos contratos con mucha letra pequeña y anexos que tienes que leer y firmar en tiempo récord. Ahora se trabajan doce horas firmando contratos de ocho. Y se usan las palabras para amenazar: “Hay más gente para tu puesto, alguien hará tu trabajo…”
-Firmo.
-Pero antes lee el contrato.
-No hace falta, tu firma es la cadena que me esclaviza.
-No se hable más, las palabras sobran.
-Ya, el tiempo es dinero.
-Esa es la actitud, llegarás muy lejos en la empresa. Bienvenido a la familia.

Jose Mª Escudero Ramos. Madrid, noviembre 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *