Música como terapia

Cada día me gusta más la música, de siempre me ha gustado mucho, lo que ocurre es que ahora soy consciente de la maravillosa aportación de la música a la vida, ya sea como terapia para enfermos, como relajación, como medio para elevar el espíritu… Hay teorías de la conspiración que vinculan la música con el satanismo, y aquí va mi pequeña aportación, una pistola no mata, mata el ser humano que maneja la pistola, incluso podría tener responsabilidad el que la vende, el que la fabrica, pero la pistola en si, no. Con la música ocurre igual, puede aborregar, manipular, puede ser utilizada  para que nos quedemos con mensajes subliminales que nos hagan ser de una forma determinada, pero creo que por encima de toda esa mala utilización de la música está la maravilla de ver las mejoras espirituales, físicas y educativas que tiene.

Desde siempre el ser humano ha sentido algo especial por los ritmos, por los sonidos, la percusión, han creado instrumentos de la nada…los tambores que usan los chamanes, las campanas tibetanas, las arpas, la guitarra…en fin, cada instrumento es especial. La forma en que se utilice es cosa de cada quien, más allá del intento de control mental hay algo más elemental, la educación, lo de siempre, educando bien  y con valores, poco más hará falta para hacer una sociedad feliz. Hay un vídeo con la música de Michael Jackson, los presos de una cárcel de máxima seguridad en Filipinas crean una coreografía, los ves bailando tan sumamente bien, demostrando que no importa la dureza de la vida dentro de esa prisión, no importa la dureza de sus vidas, lo que hayan hecho para estar encerrados allí. No importa lo malo que hayan sido, en ese momento están unidos a través de la música y del baile, dando un mensaje de paz al mundo. Paz e igualdad, aunque estén recluidos en esa cárcel de máxima seguridad, a mi me llega el mensaje y me emociona. No juzgo, no quiero juzgarles porque para ello igual habría que juzgarnos a nosotros y ver cuales son las razones por las que están allí y analizar las responsabilidades del llamado primer mundo. Todos somos parte del todo y su culpa es la mía, de eso va el Ho’oponopono, Lo siento, perdón, te quiero, gracias…Gracias, gracias, gracias.

Por cierto I Do care about you. A mi sí me importáis.

La música es un milagro en presente continuo.

Jose M. Escudero Ramos

1 comentario en “Música como terapia

  1. Anonimo

    Hola querido contador de historias
    Me gusta el video, me parece una coreografia muy currada
    La musica es magia para los sentidos y aunque hay detractores para todo, yo hay momentos que los necesito con musica, para recogerme o para todo lo contrario, cantar a grito pelao. Cuantas veces he llorado con un tema o me he puesto romantica…en fin que creo que la musica es vital.
    Gracias

    Responder

Responder a Anonimo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *