No hay cojones…

No hay cojones…Así es como los madrileños nos animamos a hacer las cosas…ahora que estoy viajando por muchas partes de la península me doy cuenta de cómo somos en las diferentes capitales, y he de decir que los madrileños sí que tenemos un aire chulito, jajaja, tiene su gracia si no faltamos el respeto…ya me han dicho en varios lugares que no parezco de Madrid por lo amable que soy…Gatitos, dejemos de mirarnos el ombligo…bueno que me voy por las ramas que no quiero ir por ahí. Los madrileños, en los mentideros de la villa, nos juntamos entre colegas y vamos a comernos el mundo…jajaja…una birra , unos torreznos y ¿por dónde empezamos?

Seguimos con la palabrería, por aquí, por allá, din, don come lacasitos…bla, bla, bla…pero alguien dice la frase mágica…!¿a qué no hay cojones?! Para que las alertas de todos los congregados se active…y se acabe por hacer aquella cosa dicha por muy loca, estúpida e infantil que sea…

Mi entrada de hoy quiere provocarte…quiere incitarte a la no violencia.

Quiero que te plantees una pregunta ¿qué es lo que más te gusta que te hagan o que te digan? Y que hagas lo mismo con tu prójimo, siempre respetando y con buenos modales…no vale decir que lo que más me gusta es el sexo y que vayas metiendo mano a todo el mundo…

Primero pedimos ayuda a las musas, y luego te haces la pregunta con honestidad…¿Qué te haría feliz hoy? Que alguien te dijera que buen trabajo estás haciendo. Que feliz se te ve, o que te abracen, que te toquen el pelo…que se yo…hay tantas cosas…

Ahora sal a la calle y haz que las cosas pasen, provoca sonrisas, haz que todas las personas que se crucen en tu camino se vayan con una sonrisa, di que guap@ va sa persona que, quizás por las prisas, no ha tenido tiempo de arreglarse, pues a preferido atender a sus hij@s; o la camarera que atiende a todos deprisa por no hacer esperar, recordarle que bien lo hace…me encantaría saber que podemos hacer el efecto dominó de la felicidad y que esas personas que se han cruzado contigo sigan derribando piezas del domino que hace de muro en una sociedad con ganas de recibir cariño y atenciones…haz que sean visibles las virtudes de todos y así harás que las tuyas resalten..

Hagamos que sea posible…

o ¿no hay cojones?…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *