No juicio

Pensamiento compartido por Jose Mª Escudero Ramos. Madrid, 7 de agosto de 2021

Una tarde de verano en Madrid. Nos encontrábamos un grupo de voluntarios esperando a comenzar el reparto de cenas por las calles del centro, vamos en busca de aquellos que no tienen hogar para alimentar cuerpos y almas.

Cuando repartimos amor, no juzgamos, salimos a escuchar, sin dar importancia al pasado o presente de cada uno con quien nos cruzamos. Escuchamos lo que nos quieran contar, si pusiésemos mente y juicio quizás no saldríamos pues “este tipo” (drogadicto, alcohólico, ex-presidiario o asesino) no merecería nuestra compasión…

Estamos en una concurrida plaza, por una extraña razón no paran de pasar coches de policía y ambulancias, sin sirenas, sin prisa. Pareciera que hemos llegado en el cambio de turno. Nos ponemos a un lado de la plaza para no molestar mucho.

De pronto, una ambulancia se acerca haciéndose paso entre la multitud con sus luces azules y su escandalosa sirena. Una mujer con teléfono en mano está de pie en medio de su paso. No se aparta. Está quieta como una columna, sin inmutarse. La gente de alrededor empieza a gritar que se quite. Algunos pensamos que el maldito teléfono nos vuelve majaras hasta extremos insospechados… otra mujer se acerca a la que estaba entorpeciendo el paso quien tras ser alertada se vuelve hacia la multitud y nos hace una señal con las manos: nos dice, con lenguaje de signos, que es sorda.

Como decía, que bueno es no emitir juicios ni poner mente… que bueno es hablar teniendo la mayor información posible para no tener que avergonzarnos de nuestras palabras, pensamientos o actos. Una mujer, una tarde de verano, nos dio otra lección de humildad.

Dos días después vamos a un evento de Los veranos de la villa, Carman, un espectáculo peculiar, valiente, un poco friki, diferente. A Desam y a mí nos gustó mucho, especialmente porque estaba dedicado a un grupo de sordos de una asociación que vino a ver la obra. Pudimos cantar con lenguaje de signos y aplaudir en silencio. Toda una experiencia que hace de un humilde show, un gran evento.

En dos días hemos podido tener la experiencia del lenguaje no verbal y de signos como lecciones vividas en plural y en primera persona.

Vivir, sentir, estar atentos, evitar el juicio, controlar la mente y aprender de los errores sin castigarse. Al final todos estamos en el camino del aprendizaje constante y aunque pensemos que ya lo sabemos todo, todavía queda mucho por lo que podernos sorprender.

Gracias, Universo, por las lecciones de cada día.

 

1 comentario en “No juicio

  1. María José Durán

    Me ha parecido impresionante la experiencia de la mujer parada delante del camino de la ambulancia . Qué fácil es emitir juicios, ese impulso primero, que nos sale con tanta facilidad.
    Gracias por contar la experiencia que nos hace, me hace reflexionar.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *