Diario de Felicidad- 4 Noviembre

30- Ayer fui inmensamente feliz redescubriendo el valor de la amistad.

29-Ayer fui inmensamente feliz en cada instante. Todos los días son una nueva sorpresa, vivirlos así te permite disfrutar de cada instante como algo nuevo y hermoso.

28- Ayer fui inmensamente feliz hablando con María una de esas conversaciones transcendentales. Es importante tener un buen educador en el colegio pero la labor principal de educación está en la mano de los padres. No podemos dejar solos a los hijos en manos del colegio, la educación es un trabajo en equipo Familia, colegio y sociedad,

27- Ayer fui inmensamente feliz cuando me enteré de que el Coro del Colegio de María, mi hija, ha pasado a la final en el Certamen de Villancicos del ayuntamiento de Madrid.

26- Ayer fui inmensamente feliz cuando me encontré, nada más dejar a María en el colegio, a otro padre con el que he hecho un par de colaboraciones fotográficas y me dijo que estaba sorprendido con mi trabajo y mi forma de trabajar. rápido, buenas fotos, limpias, claras. Me gusta cuando te alaban tu trabajo.

25- Ayer fui inmensamente feliz escuchando como el Coro infantil del Colegio Jesús Maestro, en el que canta mi hija, interpretaba, bajo la dirección de Raúl González y el piano de Ramón Gil, compositor de la pieza, el villancico al que he puesto letra. Escuchar a los niños cantar siempre es elevarse a lo más alto del cielo, pero ayer fue muy especial.

24- Ayer fui inmensamente durante una mesa redonda a la que asistí, tuve un momento de lucidez que me hizo «despertar», algo en mi que he de mejorar. Tengo que trabajar mi afán de protagonismo. Yo no soy el centro del universo, soy el centro de mi universo, o quizás ni eso. Otro tema más para meditar. Me encanta, más trabajo interior.

23- Ayer fui inmensamente durante todo el día en el XIV Foro Coral pero hubo un momento mágico en la que se detuvo el tiempo y unos cuantos adultos de un perfil tipo «artistas geniales» nos regocijamos con la perfección del microcosmos a través de la contemplación de un estrellita de nieve.

22- Ayer fui inmensamente durante todo el día en el XIV Foro Coral «Más que música», ensayando y conviviendo música pero fui especialmente feliz hablando con Josu Elberdín, uno de los compositores que más me gusta de música coral.

21- Ayer fui inmensamente feliz cuando recibí, en varios momentos del día, mensajes de un valor inmenso que me han enviado varios amigos como respuesta a un post que escribí en una red social.

20- Ayer fui inmensamente feliz en dos momentos clave, uno hablando con mi madre sobre mi futuro, a veces nos preocupamos en exceso y nos olvidamos de la esencia de la vida. Las madres quieren lo mejor para nosotros, a veces lo mejor no es lo material, entiendo que eso es difícil de entender o de aplicar. Lo otro que me hizo inmensamente feliz fue el llegar a casa, abrir la bandeja de correo electrónico y encontrar el mail de una antigua alumna de primer nivel de reiki quien me da las gracias con un hermoso mensaje, gracias por haber nacido, el mensaje lo entendí como que el universo me confirma que estoy yendo por buen camino.

19- Ayer fui inmensamente feliz ensayando la función de Navidad con el coro Jesús Maestro.

18- Ayer fui inmensamente feliz preparando el Foro de canto Coral del próximo fin de semana. Lo organiza mi amigo Ramón, un todo terreno de la música.

17- Ayer fui inmensamente feliz haciendo amigos nuevos. Un amigo  es un regalo que el universo nos hace porque cree en nosotros.

16- Ayer fui inmensamente feliz acabando un curso online de Empresa, ha sido corto pero me ha dado claves para hacer un proyecto que tengo un poco atravesado.

15- Ayer fui inmensamente feliz yendo con mi hija al hospital a ver a una de sus mejores amigas, no porque estuviese su amiga en el hospital sino porque fuimos e hicimos dos cosas, la más importante, hicimos feliz a nuestra amiga hospitalizada, la otra es que para mi una de las cosas más importantes en la vida es la atención y visita a los enfermos. María se quedo tranquila al ver que su amiga estaba bien, pues cuando se enteró de que estaba hospitalizada se quedo muy preocupada. La atención y mismos a los amigos es muy importante, la amistad es un jardín que hay que mantener a diario.

14- Ayer fui inmensamente feliz en un taller al que he asistido de Aceites de esencias. Fui con mi amiga Alicia, más bien gracias a ella. He aprendido mucho sobre aceites esenciales.

13- Ayer fui inmensamente feliz en la feria de Biocultura, acompañado de mi amiga Alicia, hablando de temas serios y riéndonos como niños con humor sano. Dejándonos sorprender y disfrutando mucho del momento.

12- Ayer fui inmensamente feliz haciendo una meditación contemplativa a las 11:11 del día 11, siendo consciente de todo lo que me rodeaba y prestando atención a lo que hacía en relación al mundo, sintiéndome conectado con todo el mundo, vaya, la Unicidad. Fue una hermosa experiencia  llena de aprendizajes.

11- Ayer fui inmensamente feliz volviendo del colegio paramos  preguntar en una tienda de móviles, nos atendieron muy bien y compré dos móviles nuevos, para María y para mi. Los que teníamos ya no funcionaban y estabas alargando la compra de los nuevos. Lo bueno de la tienda es que tienes móviles más baratos sin marcas conocidas pero con las mismas prestaciones. Además fueron extremadamente simpáticos. Ya tienen clientes fijos, no me gusta comprar por eso cuando todo fluye y sale bien, bonito y barato, me fidelizan.

10- Ayer fui inmensamente feliz paseando por el bulevar de los sueños conseguidos.

9- Ayer fui inmensamente feliz en una reunión, otra sí, está vez con un grupo de trabajo energético en Valencia. Es una forma de poner una semilla de amor para que crezca y alimente a toda la humanidad. Fue un gran día, una hermosa experiencia.

8- Ayer fui inmensamente feliz en una reunión sorpresa que se me preparó, el grupo de Montanejos. Fueron momentos muy hermosos de crecimiento, de compartir, amar y evolucionar a través de la meditación y la amistad. Surgieron nuevos planes y se dieron forma a proyectos muy hermosos de los que se dará cuenta en su momento. Muy ilusionado  feliz.

7- Ayer fui inmensamente feliz durante el Encuentro Cultura Local y Construcción de Ciudadanía. Segundo día retoamando mi consciencia artística.

6- Ayer fui inmensamente feliz a lo largo del día durante el Encuentro Cultura Local y Construcción de Ciudadanía, enfocado a temas artísticos sobre todo, mi «otra realidad». Me sentí privilegiado por estar ahí, aprendiendo y tomando buena nota para despertar a las musas de la cratividad.

5- Ayer fui inmensamente feliz pasando toda la mañana con mi amigo Pedro, padre de na compañera del colegio de María. Nos acompañamos durante una mañana de burocracia en la calle, mientras debatíamos sobre el bien  el mal.

4- Ayer fui inmensamente feliz y fui muy ilusionado a ver un piso, luego no era lo que yo quería pero ilusionarme mientras que iba a verlo me hizo inmensamente feliz, luego no hubo desilusión, estoy aprendiendo tanto visitando pisos, me refiero energéticamente,  tiene tanto juego. Todo es consciencia y evolución.

3- Ayer fui inmensamente feliz disfrutando del último día del largo fin de semana con María. Fuimos a descambiar unos regalos de cumpleaños que me hicieron Antonio y mi madre, no me gusta mucho comprar pero ayer dijimos unas palabras mágicas antes de ir y todo fue genial. Nos atendió un gran vendedor y me lleve todo lo que necesitaba. Luego fuimos a por pastelitos a Embassy, todo un lujazo para nosotros que nos lo merecemos.

2- Ayer fui inmensamente  feliz en el cine con mi hija, viendo Little Boy, es una de las mejores películas que he visto, no puedo contar nada para no estropeárosla, pero para mí es de las que hay que ver varias veces en la vida. Además, invita al debate. María y yo lloramos y salimos con un gran sabor de boca del cine. Películas que dejan huella.

1- Ayer fui inmensamente feliz durante todo el día, fue mi cumpleaños. Desde que despertó María, mi hija, hasta que nos fuimos a dormir, fue odo una bendición, a pesar de que hubo momentos de tensión típicos deñ «date prisa», «no llegamos», etc. Cosas normales de niños o quizás de padres. al final los niños viven en su mundo sin prisas y nosotros, los adultos evolucionados, tendríamos que recordar esto. Fue precioso la cantidad de regalos en forma de felicitaciones que recibí y algo muy bonito. Fuimos al teatro por la mañana, en ese momento sin prisa, pensábamos que la función comenzaba a las 12:30, cuando llegamos a la puerta nos dicen que empezó a las 12:00. Les enseñamos las entradas compradas en Atrápalo y vimos que ponía la hora equivocada. Nos dejaron pasar pero nos sentaron en el piso de arriba, nos regalaron entradas para otro día, nos perdimos 10 minutos de obra, pero disfrutamos de otra hora como auténticos niños. El universo nos quiere y nos regla lo que necesitamos en todo momento, Gracias, gracias, gracias. Luego comida con la familia y tarde de disfraces y Halloween. A seguir disfrutando de mi peque, de la familia, de los amigos y del universo, de la vida, ahora que comienza el camino a los 50.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *