Objetivos

Jose Mª Escudero Ramos. Madrid, 21 de noviembre de 2021

A lo largo del último mes me han preguntado varias veces cuál es mi objetivo personal con respecto a Susurros de luz y sus proyectos, ahora centrados especialmente en dar cenas o repartir desayunos. Es una buena pregunta que me ha hecho reflexionar.

Vivimos entre la búsqueda de objetivos y dejar fluir. En una misma conversación se pueden nombrar estas dos palabras tan antagónicas y eso me ha hecho pensar que quizás el problema es tener que hacer las cosas por objetivos. ¿Y si simplemente se hacen y observamos lo que pasa?

Cuando lanzamos una piedra sobre el agua, si la lanzamos de una forma determinada podemos poner el listón alto y presumir con el famoso salto de la rana, ¿hasta dónde llega el lanzamiento?, ¿cuántas veces rebotará la piedra en el agua antes de hundirse?; o podemos dejar caer la piedra sobre el agua para observar las ondas que hace y disfrutar del espectáculo sin más. Incluso podemos meditar sobre la vibración y la similitud que tienen esos movimientos generados por el choque de una piedra sobre el líquido elemento y nuestras buenas (o malas) ondas, vibraciones, que desprendemos según nuestros diferentes estados de ánimo, y no me refiero solo a cuando somos, metafóricamente hablando, «golpeados por una piedra».

Susurros de luz es una asociación a la que le gusta hacer que las bellas cosas sucedan. Sí, ese es nuestro lema, se puede decir que nos gusta hacer hacer. Hace una semana leí un artículo de nuestro amigo Jordi Nadal «No cerrar el camino» se titula, publicado en La Vanguardia, en el que menciona una frase, atribuida al empresario Mariano Puig, sobre los estadios de la vida profesional de un trabajador, y dice: “Aprender a hacer; hacer, hacer hacer y dejar hacer”. Me gustó tanto que necesitaba compartirla. Así es como me he decidido a escribir este texto sobre objetivos.

Aprender a hacer. Ciertamente en Susurros de luz, y yo personalmente, nunca dejamos de aprender. Cada experiencia es un aprendizaje, cada acción que desarrollamos implica preparación, acción y observación, análisis y mejoras.

Hacer. Hacemos, es la acción. «El pensamiento positivo» es un gran movimiento pero mejor que no se quede en un pensamiento por muy positivo que sea. Nosotros queremos llevar a la acción pensamientos positivos, en plural.

Hacer hacer. Hacemos que las cosas bellas sucedan. Hoy mismo una familia nos ha traído 6 kits contra el frío, compuestos por esterilla, saco de dormir, mochila, buff, gorro, galletas, chocolate y toallitas húmedas. Esta familia se acercó a nosotros un día que estábamos dando un bastón de ciego a un invidente que vivía en la calle Gran Vía de Madrid y nos preguntó si podrían aportar donaciones en especie para que nosotros se lo hagamos llegar a las personas que lo necesitan. Ese día otra persona se acercó y nos ofreció 20 euros «para que sigamos haciendo estas cosas», y mientas nos daba el dinero me dijo que nos había estado viendo hace rato y que le encantó nuestra acción. Nos gusta ser ejemplo, nos apasiona hacer hacer.

Dejar hacer. En Susurros de luz aceptamos a toda persona con buena voluntad para que se una a nuestras causas. Queremos que personas de cualquier edad se comprometan en nuestros proyectos y dejamos hacer. Así que mientras que dejo hacer, volvemos al punto primero y aprendo a hacer. Todo es un aprendizaje para mí como presidente de la asociación y como persona.

He de reconocer que el camino no es fácil, que a veces tirar del carro, conseguir que el grupo de voluntarios y voluntarias responda no es fácil y que en alguna ocasión he pensado en tirar la toalla. Actos como el que hemos vivido hoy, el hecho de poder llorar de gratitud por recibir estas sorpresas de la vida hacen que todo esfuerzo tenga muchas recompensas.

El universo proveé. No es solo cuestión de fe, se trata de no tener ni una duda. Dejamos hacer. Agradecemos que se haga. ¡Qué importante es la comunicación! ¡Cuánto aprendo de mis errores! ¿Cuánto me queda por aprender?… ¿Cuál es mi objetivo? Fluir aprendiendo. Agradecer en la acción, haciendo. Regocijarme en el hacer hacer y permitir hacer con humildad, aunque a veces se imponga mi soberbia.

No es fácil tirar del carro, conseguir fondos, que se hagan reuniones periódicas de formación, cuadrar fechas… menos mal que formamos un gran equipo con bellas personas muy voluntarias.

Un gran objetivo: poder aprender cada día un poco más si dejas fluir y permites que las cosas sucedan sin oponer resistencia, simplemente aplicando la formula del Señor Puig: “Aprender a hacer; hacer, hacer hacer y dejar hacer”.

Gracias a toda persona que permite que las cosas bellas sucedan. Esa energía se expande como las ondas vibratorias que produce una piedra al caer sobre el agua.

Gracias.

Gracias.

1 comentario en “Objetivos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.