¿Para qué es bueno el Reiki?

La mayoría de las ocasiones se habla de las propiedades del Reiki en relación a la salud, a como puede sanar enfermedades. Se ven videos y se leen artículos de cómo el Reiki se da en hospitales, llama mucho la atención de cómo mejora los nocivos efectos secundarios de la quimioterapia pero se habla poco de como lleva el Reiki a otros sitios, como por ejemplo la Asociación Namasté La Plana tiene un voluntariado que va a dar Reiki a personas con parálisis y minusvalías varias. Toman la tensión antes y después de cada sesión, preguntan a cada persona que recibe Reiki, y hay una mejoría en el estado de ánimo de los receptores.

Hablar de sanación, para mi, no es sinónimo de curación. Una enfermedad se puede curar, la sanación es más espiritual, se sana el alma. Para curar una enfermedad hay que sanar el alma, a veces hay que morir para hacer que otras almas avancen y sigan su trayectoria de evolución, la de cada quien, cada uno la suya, personal e intransferible.

Nosotros no somos quienes para decidir quien tiene que curarse, vivir o morir, no hacemos milagros, somos canales, como ángeles, seres de luz, guerreros de luz, no podemos interferir, no podemos actuar, solo observar y dar amor. No podemos ponernos medallas ni culpas. Tenemos que vivir en la ecuanimidad. Vivir, observar, aprender y evolucionar.

Podemos ayudar en la búsqueda del equilibrio del alma, con una sonrisa, escuchando, dando amor.

El Reiki, para mi, es decir, vivido en mi piel, me ha hecho evolucionar, no he necesitado curar ninguna enfermedad, aunque en mi proceso evolutivo he pasado por varias crisis “evolutivas”. El Reiki me ha ayudado a romper miedos, a saltar barreras, a no ver límites sino posibilidades. Me ha ayudado a ser mejor persona, a crecer como ser humano dejándome guiar por mi ser interior, ese ser de luz que nos une a todos, siempre que rompamos viejos paradigmas que nos limitan. El Reiki me sirve para soñar y saber que puedo conseguir mis sueños, para crear, para aprender a amar aunque sea después de haber odiado. Me ha enseñado a creer en mí y en ti. A confiar y a dejar fluir. A vivir en el presente, a sentir que todo pasa por algo y hace que trabaje, como detective energético para averiguar porqué ha pasado.

El Reiki me ha enseñado a disfrutar, vivir y sorprenderme como un niño, como si fuese hoy el primer, único y último día.  A sentir y a amar sin límite.

Vivo en Reiki, no como terapia sino como forma de vida. Eso no se pude cuantificar, ni definir cono pseudociencia, porque no lo es, es sencillamente una forma de vida. Así de sencillo, quizás no se pueda demostrar en un laboratorio pero si en la vida diaria.

2 comentarios en “¿Para qué es bueno el Reiki?

  1. Anonimo

    Jose que bien explicas el camino del reiki y estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo llevo años en este camino y para mi es la herramienta diaria. Gracias

    Responder

Responder a Anonimo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *