¡Perfecto!

En uno de esos post que subo a mi muro de Facebook de vez en cuando se me ocurrió escribir una frase sobre la perfección…

Si quieres encontrar la perfección usa la imaginación para pensar y la mente para llevarla a cabo.

Y se montó una buena tertulia pues muchos decían que lo perfecto no existe.

El hecho de buscar la ola perfecta mantiene al surfista con ganas de viajar y hacer surf.
Dalí cuando acababa una obra decía ME HA QUEDADO PERFECTA CREO QUE LA PODRÉ ARREGLAR, y la empeoraba porque si pintase la obra perfecta tendría que dejar de pintar o dibujar.

Las famosas alfombras persas, creen que hacer la alfombra perfecta es una blasfemia pues solo Dios puede hacer la perfección y querer hacer algo perfecto es querer imitarle, querer ser como Él, por lo tanto, blasfemo si lo intentas, así que dejan mal puesto un punto en la alfombra para para no blasfemar.

Yo creo que deberíamos buscar la perfección para quedarnos cerca de ella, no bajemos el listón porque creemos que no podemos hacerlo.

Busquemos la perfección aunque sea difícil o prácticamente imposible conseguirla…

Una sinfonía, sus notas, sus silencios, puede ser la perfección…una canción, ralla lo perfecto, muchas a mí me lo parecen. En la película Amadeus, Salieri se recreaba con la música del jovencito descarado Mozart y decía que su música era perfecta, no sobraba ni una sola nota, todo estaba exactamente en su lugar, como la música del universo…pues como sabemos, la naturaleza no hace nada en balde, el universo del que hablamos, tampoco. Todo es perfecto como está, con nuestros sufrimientos y alegrías.

¿Qué no hay nada perfecto? Yo no paro de encontrar señales de perfección.

Quizás cuando terminemos nuestras vidas veremos que cada una ha sido como tenía que ser, que es lo que teníamos que vivir y que no sobra ni un sufrimiento ni una alegría pues todo ello nos ha formado y nos forma día a día.

Todo está bien y es perfecto como está.

Quizás como en muchas cosas la propia búsqueda es el camino de perfección y el camino es perfecto en sí mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *