Sentir

Sentir

¿Por qué no arriesgar? Preguntaba a Raquel mientras preparábamos nuestra primera entrevista. ¿era una de las preguntas que quería hacer al personaje que hoy tendríamos la oportunidad de ver o era una pregunta que me hacía a mí mismo?

Desde entonces me lo repito como un Mantra.

Si pido señales todas me indican lo mismo, veo en la entrega de mi alma a la humanidad una forma de vida, dejo fluir el universo a través de mí y noto como mi corazón se hace cada vez más grande.

¿Por qué no arriesgar? Si lo que deseo está más allá de mi propia consciencia, si hay algo fuera de ésta dimensión que me empuja a dar el salto.

¿Por qué no arriesgar? No se trata solo de ti o de mí, se trata de toda la humanidad.

Entonces, ¿por qué no arriesgar?

Vamos a ello.

Salta y la red aparecerá.

Pensamiento Zen

Post por Jose Mª Escudero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *