Soy un hombre de hierro

Cada día estoy más enamorado del Reiki. Es curioso porque el Reiki es Amor, amor incondicional para ser exactos…¿cómo se puede estar enamorado de algo que es propio en sí mismo? Quizás porque el amor es la consciencia, es ser pensador, responsable, artífice de que pasen las cosas, hacedor consciente, creador consciente…Es el todo y la nada, es el error en la perfección, el despertar cuando nos dormimos, el encontrarse cuando nos perdemos…es, es…Reiki es Estar enamorado de la vida, de mi vida, de las personas que me rodean, con las que me cruzo, de los maestros discípulos y de los alumnos maestros.
 
Agradezco y vivo cada instante en plenitud con gratitud y alegría.
 
Hoy, hablando con mi amiga Cecilia, me ha hecho ver algo muy interesante…yo soy un hombre de hierro…sí, con mi cuerpecito y mis debilidades, pero de hierro, ¿sabéis por qué? Porque el símbolo químico del hierro es Fe. Y soy un hombre con mucha fe, fe en el universo, en el amor, en los que me rodean y en mí. Soy el hombre de hierro. Soy Fe. Por eso no hay límites, hay desafíos, y puedo decir que toda cuesta arriba se ve de otra forma cuando has llegado a la cima.
 
¿Quieres ser también de hierro?
 
Me encanta el Reiki…me da fuerza, seguridad y confianza, ¿será por el Reiki o porque amo? ¿no será lo mismo? ¿Vivir en reiki es vivir amando y confiando?

1 comentario en “Soy un hombre de hierro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *