¡TAXI!

Jose Mª Escudero Ramos, Madrid, 12 de octubre de 2021

Tenemos ganas de hablar del sector del Taxi de Madrid, tenemos algo muy bello que contar.

¿Os imagináis tener que estar 8 o 10 horas al volante para llevar un sueldo a casa? Hay que reconocer que el taxista tiene que tener paciencia para aguantar el tráfico de la cuidad y, a veces, a los pasajeros. Me pregunto ¿Cómo es un taxista? Pues son ¡Humanos, muy humanos!. He conocido unos cuantos fuera del horario de trabajo, es verdad que hay de todo, y seguro que si pregunto podemos escuchar muchas historias muy negativas, como digo somos humanos y en todos los sectores nos podemos encontrar diferentes tipos de personas, unos más humanos que otros. Pero hoy vamos a compartir algo muy hermoso. Cuando ahora escribo que son ¡Humanos, muy humanos!, me refiero a que son personas solidarias, llenas de humanidad. Recuerdo que en pleno confinamiento, me encontraba en Sol dando una bolsa de comida a un Sin Techo cuando se acerca un taxi, conducía una mujer, y me da un bocadillo. Le digo que yo también estoy repartiendo y se lo ofrezco a la persona con la que estaba hablando en ese momento quien lo acepta encantada. En ese momento me sentí como si me diese el bocadillo a mí, realmente me lo ofreció a mí, ya que en confinamiento lo normal era ver por la calle nada más que a los Sin Techo o a trabajadores esenciales, yo no iba identificado, no llevaba chaleco identificativo, ahora si los llevamos, y me confundió.

Llevamos más de 60 semanas yendo a dar desayunos a los Baños Públicos situados en Embajadores. Alguna vez hemos tenido que ir en transporte público, cuando vamos cargados es mejor ir en Taxi por llevar más cómodamente los termos, las bolsas con los kits de desayuno y de ducha, los plátanos y zumos, pero la mayoría de los días nos ha venido a buscar Javier, un gran voluntario de la Asociación que ahora está pasando momentos delicados de salud y no ha podido venir a recogernos a Usera para llevarnos a nuestro destino en las últimas dos semanas. Desde aquí le deseamos que se mejore pronto, necesitamos sus servicios, y no para que nos lleve sino para que colabore con la labor de repartir su sonrisa entre todas las personas que reciben los kits de desayuno, higiene y amor que tan bien sabe hacer. Tanto los usuarios de los baños como tus compañeros, Javier, te deseamos una pronta mejoría y te echamos de menos, siempre preguntan por ti.

El caso es que gracias a que nos hemos visto con la necesidad de ir en taxi hasta Embajadores, nos encontramos con ese tipo de taxistas solidarios, que nos ven madrugadores y cargados de bolsas. Cuando les contamos lo que hacemos nos preguntan, nos cuentan y lo que es mejor, nos invitan a la carrera. No nos permiten que les paguemos. Cuando nos bajamos del taxi nos sentimos muy agradecidos y tenemos lágrimas de emoción en los ojos. Ya van dos semanas seguidas que nos encontramos a personas así. Nos conmueven. El último miércoles de septiembre fue Ángel quien nos invito al trayecto. Gracias a Jesús, un gran amigo que siempre está pendiente de darnos buenos consejos, al saber de la historia que ahora estoy contando, me aconsejó que pidiese el nombre del conductor, que etiquetase en redes sociales al sector del taxi, a veces muy mal tratado. Así que a la siguiente oportunidad recordamos las palabras de nuestro amigo, el primer miércoles de octubre, está vez fue Jesús Dimas el generoso taxista que nos regaló la carrera y su charla. Nos contó que en ocasiones, cuando ve a alguien en la calle pasando hambre, le lleva a un restaurante y come con él. Un mes atrás, Iván, un usuario de los baños públicos, uno de los Sin Techo que atendemos, nos dijo que hacía poco una señora le cogió del brazo, le llevó a una cafetería y le pagó un menú que le supo a gloría. Nos lo contó con intensidad, muy agradecido.

Gracias a nuestra actividad en Susurros de luz podemos escuchar y compartir experiencias preciosas, cargadas de humanidad. Hay muchas personas buenas en el mundo y a nosotros nos encanta poder encontrarnos con ellas.

Gracias, queridos amigos taxistas, y hablo en masculino porque son mayoría hombres. Hay veces que el genero no importa, lo esencial es el corazón. Susurros de luz somos todos, todos somos Susurros de luz.

Gracias por hacer que el amor se expanda por el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *