Vivir sin expectativas

Cuando hacemos planes, cuando creamos expectativas, ponemos todo nuestro entusiasmo en hacer que todo salga según nuestras ilusiones. Escribimos un guion y adelantamos los acontecimientos en nuestra mente, por un lado así creamos las realidades, según la metafísica convencional e incluso la física cuántica que plantea la elección de nuestras realidades en base a un sinfín de posibilidades, como si de un espacio con muchos universos,  lo que denominan multiversos.
Pero,  ¿qué ocurre cuando las cosas no salen según nuestras expectativas?
Hasta donde yo sé y haciendo gala de valentía e intuición más que de conocimiento, al esperar resultados perdemos la objetividad del observador, pues al esperar un resultado no dejamos fluir la vida, es como mirar un semáforo esperando que cambie de color, esperas y esperas perdiéndote el presente,  perdiendo la consciencia del aquí y el ahora para adentrarse en el fascinante mundo de las expectativas, ¿y si no se cumplen?

¿Irá?  ¿Desilusión?  Desilusión, Guau,  vaya palabra.

Para pedir al universo algo son necesarias dos cosas,  saber pedir y gratitud.
Saber pedir con coherencia y equilibro entre mente, cabeza y corazón. Si es bueno para ti,  será.

La gratitud es esencial,  pero hay que agradecer con la alegría y el convencimiento de que se te ha dado ya. Y te será dado.

Yo tengo lo que necesito en todo momento. Lo que necesito.
Lo que no obtengo es porque no es para mi,  puede que lo que me venga no sea bueno para mí,  pero sea bueno para la humanidad. Así todo se digiere mejor.

Lo claro es que si no quieres sufrir,  no tengas expectativas,  deja fluir y acepta.
Todo está bien,  todo es hermoso.

Muchas veces escribir guiones de la vida no es buena idea,  porque la vida ya tiene escrita tus renglones, los vamos escribiendo nosotros en base a instintos.

Yo antes me hacía preguntas que no obtenían respuesta con la cabeza,  ahora me vienen las respuestas,  directas desde el corazón.

Escrito por Jose Mª Escudero el 12 de julio de 2015

2 comentarios en “Vivir sin expectativas

  1. Jaime

    Gracias, tus palabras me han hecho recapacitar, el domingo hice un evento en el que hubo poca colaboracion, me frustre, habia tanta gente y tan cerca que pense que seria un exito, en seguida la espectativa de triunfar, pero me equivoque.
    Ahora me doy cuenta que no importa la cantidad, sino más bien la calidad

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *